Honda presenta el futuro NSX del siglo XXI

Puntúa este post
http://youtu.be/YQowOU2FI_I=&n800

Honda NSX Concept ©Honda

En 1990, Honda quiso probar que no era imprescindible ser europeo o americano para desarrollar un automóvil de altísimo rendimiento y que despertara pasiones con cada paso de curva. Para ello crearon el Honda NSX, un biplaza con motor central, V6 y atmosférico, con el que echaron por tierra más de uno y más de dos mitos acerca de la importancia de la tradición y demás conceptos acuñados en la vieja Europa.

Honda NSX ©Honda

No debieron hacerlo mal del todo, porque mantuvieron más de tres lustros a la criatura en su catálogo.

Por eso, cuando dejaron de producirlo, una cierta sensación de orfandad ha quedado en el espíritu de muchos aficionados, probablemente más en Asia que en nuestro continente, aunque el Lexus LFA ha ayudado en cierto modo a llenar el vacío dejado por el mítico coupé desarrollado con la colaboración de Ayrton Senna.

Honda, que en los últimos tiempos está enfrascada en la producción de coches prácticos y eficientes más el Civic, parece haber decidido volver, aunque sea un poco, a la filosofía que cualquiera que haya crecido en los años ’80 y ’90 asocia a la marca nipona.

Y para ello, nada mejor que recuperar las míticas siglas para crear, de momento sólo en forma de concept, un nuevo superdeportivo.

Honda NSX ©Honda

Como la presentación del NSX Concept ha tenido lugar durante el Salón de Detroit, el nuevo deportivo luce en su frontal el logo de Acura, que para algo es la marca de élite que Honda comercializa en el mercado americano (equivalente a la Lexus de Toyota y a la Infiniti de Nissan), pero el modelo será básicamente el mismo y, si lo traen a Ginebra en febrero, seguro que cambian el escudo.

Chasis de aluminio del Honda NSX ©Honda

Lo que no va a cambiar es la configuración básica del motor instalado en el NSX del futuro: repite el esquema de motor V6 VTEC colocado en posición central, esta vez con inyección directa de gasolina, aunque como estamos en pleno siglo XXI, era de esperar que tomaran alguna medida eléctrica para mejorar el rendimiento. En este caso se ha optado por lo que Honda llama sistema Sport Hybrid SH-AWD o, lo que es lo mismo, un doble motor eléctrico capaz de entregar o restar par a las ruedas delanteras en las curvas.

Esta disposición promete convertir al Honda NSX en un tracción total con un comportamiento de referencia, aunque aún habrá que esperar tres años para comprobarlo. Además, el propulsor de gasolina trabaja junto con una transmisión de doble embrague con un motor eléctrico integrado, con el fin de conseguir una aceleración de superdeportivo sin menoscabar la eficiencia.

Sé el primero en comentar