Dakar 2021 – Etapa 5: De Villiers se sacude el polvo y Sainz se desmoraliza

Giniel De Villiers y Àlex Haro consiguen su primera victoria con su Toyota Hilux en la 5ª etapa del Dakar 2021
Rate this post

Carlos Sainz y Lucas Cruz se están hartando de este Dakar 2021. En la etapa de hoy, de 661 kilómetros (456 de ellos cronometrados) entre Riyadh y Al Qaisumah, la pareja española ha perdido otros 15′ 19″ minutos con su Mini John Cooper Works X-Raid respecto al ganador de la etapa, que esta ocasión han sido el surafricano Giniel de Villiers y el barcelonés Àlex Haro, con su Toyota Hilux de Toyota Gazoo Racing. Mientras, sus máximos rivales, Stéphane Peterhansel/Edouard Boulanger (Mini JCW X-Raid) y Nasser Al-Attiyah/Matthieu Baumel (Toyota Hilux Gazoo), siguen firmes al frente de la clasificación, viendo cómo el madrileño se va dejando una sangría de minutos jornada tras jornada.

Carlos Sainz y Lucas Cruz se cruzan con Sébastien Loeb y Daniel Elena en la 5ª etapa del Dakar 2021

Carlos Sainz y Lucas Cruz se cruzan con Sébastien Loeb y Daniel Elena en la 5ª etapa del Dakar 2021 – Foto: Eric Vargiolu / DPPI / Red Bull Content Pool

Y es que, al margen de los problemas mecánicos que se puedan sufrir, lo cierto es que el itinerario de esta edición del Dakar está resultando todo lo complejo que amenazó la organización. David Castera, su director, tras los comentarios de que el año pasado la carrera había sido por momentos demasiado rápida, para el Dakar 2021 había diseñado un recorrido mucho más técnico y, sobre todo, delicado para la navegación, hasta el punto de que en algunos momentos habría que reducir la velocidad para encontrar los waypoints (puntos de paso obligatorios).

«Esto no es el Dakar, es una gymkana»

Pues tal cual está siendo y, por lo visto, quien más quien menos ha podido evitar problemas con la brújula. Por eso, en cuanto se bajó de su Mini JCW de X-Raid y encontró micrófonos para hablar, Carlos Sainz lo hizo, y claramente: «El rally parece más una gymkana que un rally-raid. Esto no es el Dakar».

Nasser Al-Attiyah y Matthieu Baumel

Nasser Al-Attiyah y Matthieu Baumel, Toyota Hilux Gazoo Racing – Foto: Frederic Le Floch / DPPI

Estas quejas se unen a las de Sébastien Loeb y Daniel Elena, que ayer sufrieron con su BRX Hunter de Prodrive una penalización por exceso de velocidad en una zona limitada, a pesar de que el proveedor del GPS que tenía que dar el aviso sonoro (instrumento proporcionado por la organización) reconocía su preocupación por el funcionamiento de su aparato. Cuando los dos mejores pilotos de la historia del WRC ponen pegas a la organización de tu carrera, puede que venga siendo hora de reaccionar, y no cederlo todo a «la magia del Dakar».

La primera de De Villiers

Dicho esto, lo cierto es que los que están ganando una etapa tras otras son los especialistas «de toda la vida» (aunque con este Sainz lleva ya 14 Dakar a sus espaldas). En este caso, De Villiers y Haro han conseguido hilvanar por fin una buena jornada a los mandos del pick-up japonés y, a pesar de reconocer no haberse sentido cómodos durante la especial.

La pareja no había empezado demasiado bien esta segunda edición del Dakar de Arabia Saudí. Varios pinchazos de neumáticos en la primera etapa, «pinchazos» de navegación en la segunda y el cambio de un palier en la tercera habían eliminado por completo sus opciones de victoria final. Sin embargo, ni el ganador del Dakar 2009 ni el experto copiloto de Òdena han dejado de ser una pareja competitiva, como han demostrado hoy, dominando la especial de principio a fin.

Nani Roma y Alexandre Winocq, por su parte, continúan con su progresión a bordo del otro BRX Hunter, con el que hoy han conseguido llegar octavos, a 10′ 31″ de los ganadores, y alcanzan la séptima posición de la general, puesto que ocupaban sus compañeros Loeb y Elena, hoy con problemas de navegación similares a los de Sainz.

 

 

Sé el primero en comentar