Salón de Frankfurt 2015: Porsche Mission E

La última vez que Porsche mostró un prototipo con propulsión eléctrica fue en el Salón de Ginebra de 2010. El Porsche 918 Spyder se desveló como una promesa de concept híbrido de altísimas prestaciones y consumos de coche urbano que, tres años y medio después, se hacía realidad en el Salón de Frankfurt 2013. Una vez recordado esto, ahora llega el Porsche Mission E.

Porsche Mission E ©Newspress

Porsche Mission E ©Newspress

La firma alemana se centra en las cifras más significativas para ponernos en antecentes: más de 600 CV, más de 500 kilómetros de autonomía y, atención, menos de 15 minutos para recuperar el 80% de la carga. Sí, estamos ante uno de los proyectos más ambiciosos de la marca en los últimos tiempos, que no es otro que crear un sistema de propulsión eléctrico que permita mantener un nivel de prestaciones excepcional, que autorice desplazamientos razonablemente largos y que la recarga no dure más de lo que tardas en tomarte un café en un área de descanso.

Porsche Mission E ©Newspress

Porsche Mission E ©Newspress

El conjunto propulsor cuenta con dos motores sincrónicos de imán permanente (PSM) derivados de los que montan los Porsche 919 Hybrid que consiguieron el doblete en las 24 Horas de Le Mans 2015. Su disposición, uno para cada eje, conforma un sistema de tracción total con distribución variable del par en cada rueda individualmente, denominada Porsche Torque Vectoring. Esa misma disposición ha permitido desarrollar un sistema de dirección activa a las cuatro ruedas.

Porsche Mission E ©Newspress

Porsche Mission E ©Newspress

Una enorme batería de iones de litio ubicada en los bajos del coche, entre ambos ejes, alimenta los motores eléctricos. Este acumulador se distingue por trabajar con una tensión de 800 voltios, el doble de la habitual en los coches eléctricos actuales, y responsable del tiempo de recarga más corto y de un peso más reducido. Así, una estación de carga específica de 800 voltios es la que permitiría almacenar la energía más rápidamente, aunque el Porsche Mission E también se puede conectar a una toma de 400 voltios e, incluso, mediante inducción (sin cables).

Porsche Mission E ©Newspress

Porsche Mission E ©Newspress

Todo este conjunto está cubierto por una carrocería construida en acero y una selección de materiales ligeros como el aluminio y plástico reforzado con fibra de carbono.

El interior, por su parte, cuenta con 4 plazas individuales, mientras que para el conductor se ha reservado un cuadro de instrumentos con 5 relojes virtuales con tecnología OLED (LED orgánicos). El resto del salpicadero cuenta con una amplia pantalla holográfica en la que, además de verse las diferentes funciones del vehículo (climatización, sistema multimedia, etc.), se pueden gestionar sin tocarla, sino haciendo gestos que detectan diversos sensores.

Sé el primero en comentar