Museo Lamborghini: Miura S

Puntúa este post
©Cochesafondo

Roger Escriche.- Muy pocos coches en el mundo pueden presumir de haber sacudido las bases del automóvil, y el Miura es sin duda uno de ellos. Ligero, sensual y brutal al mismo tiempo, inmediatamente reconocible desde todos los ángulos… los elogios pueden llegar a agotarse rápidamente. El diseño final de Marcello Gandini para Bertone se ha convertido en uno de los iconos imperecederos del mundo del automóvil.

museo-lamborghini-miura-s-12634566554733.jpg
©Cochesafondo

Las gloriosas líneas exteriores del Miura escondían un chasis monocasco de acero típicamente de carreras y algo más sorprendente todavía: un V12 central-trasero montado en posición transversaljusto detrás -a menos de un palmo- de la cabeza del conductor. Definitivamente se puso al descubierto la ambición técnica de Lamborghini, su forma de pensar abierta y moderna que hizo zozobrar los cimientos del dinosaurio de Módena, adormecido después de años de conservadurismo técnico.

Ferruccio Lamborghini había conseguido atraer a Gian Paolo Dallara a Sant’Agata Bolognese siendo suficientemente ambiguo sobre la posible entrada de la marca en competición -algo que en realidad siempre rechazó de plano-, y el Miura parece el ensayo más serio de la marca en este sentido.

museo-lamborghini-miura-s-12634566554734.jpg
©Cochesafondo

Dallara presentó a Lamborghini un coche de carreras con motor central-trasero, y Lamborghini decidió que tenía que ser un coche de calle con motor central-trasero. En aquel momento, utilizar un motor central en posición transversal era una solución reservada sólo para prototipos como el Ford GT40.

museo-lamborghini-miura-s-12634566544729.jpg
©Cochesafondo

La versión original del P400 Miura entregaba 350 bhp a 7.000 rpm para un peso total de 943 kg. Aceleraba de 0 a 100 km/h en 4,9 segundos. La potencia del motor se transmitía al embrague montado entre el cigüeñal y el eje de transmisión a través de un engranaje que revertía la dirección de rotación, como en un Mini. También como en un Mini, el motor, el diferencial y la caja de cambios se proveían del mismo circuito de aceite.

El Miura era un coche sorprendentemente compacto, y definitivamente no tenía rival alguno en el mercado. Incluso Ferrari no fue capaz de enfrentarse directamente con el Miura hasta que no presentó el Berlinetta Boxer en 1973, cuando en Lamborghini ya se avecinaba otro auténtico terremoto: el Countach.

museo-lamborghini-miura-s-12634566554731.jpg
©Cochesafondo

Escéptico sobre la posibilidad de vender muchos ejemplares -pensaba que con suerte se podrían colocar 50 Miura en el mercado-, Ferruccio Lamborghini decidió fabricar el vehículo en una serie corta de 275 unidades hasta 1969, cuando apareció la versión S.

La demanda superó la más optimista de las previsiones. En total se fabricaron 474 unidades del Miura, y 140 del Miura S. El P400 S contaba con mejoras en el motor, unas suspensiones revisadas, mejores frenos, y aire acondicionado y elevalunas eléctricos opcionales, acorde con las nuevas preferencias de los adinerados compradores.

En cualquier caso, y muy a pesar de que era un vehículo sólo apto para bolsillos generosos, el Miura exigía un ejercicio de conducción que sólo puede ser practicado en contadas ocasiones. Una aceleración implacable y una tracción excelente estaban al servicio de un comportamiento fundamentalmente neutro, con la aparición de sobreviraje en conducción muy extrema.

Cochesafondo en el Museo Lamborghini I

Continuar leyendo: Lamborghini Jarama

Lamborghini P400S Miura (1969-1971)
MotorV12 a 60º, central-trasero montado transversalmente, construcción en aluminio
Cilindrada3.929 cc
Potencia370 bhp a 7.700 rpm
Par388 Nm a 5.500 rpm
TransmisiónTracción trasera; cambio manual Lamborghini de cinco velocidades; diferencial de deslizamiento limitado ZF
Peso1.298 kg
Velocidad máxima277 km/h
Aceleración (0 a 100 km/h)6 segundos
Unidades fabricadas140

Sé el primero en comentar