Volkswagen Polo GTI: recuperando la esencia

Puntúa este post

volkswagen-polo-gti-recuperando-esencia-12664462444.jpg

VW Polo GTI ©Volkswagen

Wolfsburg (Alemania).- Igual que sucede con el Golf, desde hace unos años cada generación del Volkswagen Polo recibe su correspondiente versión GTI, más similar al concepto original de deportivo asequible que nació en 1976 con el compacto alemán.

Los treintañeros avanzados recordarán la sorpresa que supuso en su día la aparición del Polo G40, allá por el año 1986. Aquel polivalente con llantas BBS de serie montaba un motor 1.4 con compresor volumétrico con forma de «G», de ahí su nombre.

Ahora, como si de un déjà vu se tratara, la firma alemana ha equipado al nuevo Polo, Coche del Año 2010, con un motor de similar capacidad y sobrealimentación. Los tiempos, sin embargo, han hecho evolucionar a la versión más deportiva del utilitario de Wolfsburg, que lógicamente ofrece una tecnología y una seguridad a años luz de su antecesor.

volkswagen-polo-gti-recuperando-esencia-12664462432.jpg

Volkswagen Polo GTI ©Volkswagen

Para empezar, cuenta con la versión de 180 CV del motor 1.4 TSI equipado con compresor y turbo, además de la consabida inyección directa de gasolina. La entrega a 6.200 rpm de la máxima potencia delata la facilidad para subir de vueltas de este propulsor, igual que el par máximo de 250 Nm disponible entre 2.000 y 4.500 rpm.

El resultado es un deportivo capaz de llevar sus 1.184 kg de peso de 0 a 100 km/h en 6,9 segundos y de alcanzar una velocidad máxima de 222 km/h, gracias entre otras cosas a la eficacia del cambio secuencial de doble embrague DSG de 7 relaciones asociado de serie a este propulsor. En el lado de las emisiones y consumos, 139 g/km de CO2 y 6,0 l/100 km, respectivamente.

volkswagen-polo-gti-recuperando-esencia-12664462433.jpg

Interior del nuevo Polo GTI ©Volkswagen

El bastidor, por su parte, cuenta con el diferencial electrónico XDS, integrado en el sistema de control de estabilidad ESP, que mejora el comportamiento en curva al minimizar las pérdidas de tracción. La suspensión cuenta asimismo con muelles y amortiguadores más rígidos, y se ha rebajado la altura 15 mm respecto a las versiones conocidas del Polo.

La apariencia del Polo GTI ha recibido los retoques pertinentes para que no quepa duda de sus aptitudes dinámicas. Paragolpes específicos, parrilla con celdas en forma de nido de abeja, doble salida de escape cromada o las llantas de 17″ forman parte de su ADN. En el interior, volante con zona inferior achatada y las levas del cambio, tapizado a cuadros de los asientos (deportivos, naturalmente) y detalles cromados, negros y rojos por doquier.

Sé el primero en comentar