Primera prueba Ford Focus 2018

5/5 - (1 voto)

La cuarta generación del Ford Focus ya es una realidad, que estará disponible en los concesionarios en España este mismo julio de 2018 a partir de los 19.575 euros. Como en la anterior generación, el Ford Focus cuenta con dos carrocerías, la tradicional de 5 puertas y la familiar o Sportbreak, aunque esta no llegará hasta septiembre.

Ford Focus Sportbreak Vignale

El Ford Focus 2018 es un coche completamente nuevo, construido sobre la nueva plataforma de la marca, denominada C2. Sobre esta base, se ha desarrollado un compacto de dimensiones similares a las de su predecesor, pero que ofreciera una mejor habitabilidad y un (todavía mejor) comportamiento dinámico.

Para conseguirlo, se ha trabajado en el chasis, que es ahora un 20% más resistente a la torsión, pero sobre todo en la reducción general de peso de todo el conjunto. A igualdad de motor y equipamiento (esto es un decir, luego explico por qué), se ha conseguido una rebaja de casi 90 kg. O lo que es lo mismo, es como si te libraras del pesado de tu cuñado, o de los encantadores sobrinos de tu pareja.

Como decía, las dimensiones exteriores del Ford Focus 2018 son similares a las de la tercera generación. Con 4.378 mm de longitud, 1.800 mm de anchura y 1.471 mm de altura, la carrocería de 5 puertas es solo 18 mm más larga y apenas 2 mm más ancha y alta.

De modo que la mejora en habitabilidad -un logro especialmente notable en las plazas posteriores- había que conseguirla alargando la distancia entre ejes hasta los 2.700 mm (53 mm más que antes) y acortando los voladizos. El maletero, por su parte, cuenta con 375 litros de capacidad en el 5 puertas (1.354 litros con los asientos posteriores plegados); en el Sportbreak se incrementa desde los 608 a los 1.354 litros.

Siguiendo la tendencia iniciada en el Ford Fiesta, cada nivel de acabado del Ford Focus cuenta con lo que podríamos llamar una personalidad específica.

Es por ese motivo que tanto los Trend, el Titanium, el ST-Line y el Vignale cuentan con un frontal específico. Más adelante se espera una versión Active, que es como denominan en Ford a las variantes de aspecto más campero de sus modelos de carretera.

En el interior pasa algo parecido, aunque no de forma tan acusada. Lo que sí es notorio es el esfuerzo realizado para mejorar la presentación. El diseño del salpicadero es más limpio y sencillo, con menos botones, mientras que los materiales y ajustes ofrecen un tacto y sensación de calidad muy por encima de los del anterior Ford Focus.

Esa sensación de calidad se ve reforzada, asimismo, por la elevada aportación tecnológica con la que cuenta el nuevo compacto de la firma del óvalo.

Equipamientos como el head-up display o la pantalla táctil de 8 pulgadas desde la que se controla el sistema de información y entretenimiento (compatible con Android Auto y Apple Car Play) lo colocan en la posición de cabeza del segmento.

Pero no solo: el Ford Focus 2018 incorpora dispositivos como el Co-Pilot 360, que integra el regulador de velocidad adaptativo con función Stop&Go, reconocimiento de señales que ajustan la velocidad del coche a la de la vía y el asistente de mantenimiento de carril.

Junto a ellos, el Active Park Assist 2 permite aparcar y desparcar en línea y en batería a las unidades con cambio automático con solo pulsar un botón, y se complementa con otros dispositivos ayuda a la conducción como el asistente de ángulo muerto o la cámara de marcha atrás, el aviso de dirección contraria, el asistente precolisión o el frenado poscolisión, entre otros.

El punto fuerte del modelo es el llamado Co-Pilot 360, que aglutina sistemas como el control de crucero adaptativo con función Stop&Go, el reconocimiento de señales (que puede incluso ajustar la velocidad del vehículo a los límites que vaya leyendo) o un sistema de centrado en el carril que mantiene el coche entre las líneas del carril por el que circulemos, actuando sobre la dirección.

A todo esto hay que sumar también desde asistente de ángulo muerto o cámara de marcha atrás, hasta la alerta de dirección contraria (avisos sonoros y visuales si nos metemos en prohibido), el frenado postcolisión (aplica los frenos tras un impacto para evitar una posible segunda colisión), el asistente precolisión con detección de peatones y ciclistas o el sistema de alumbrado adaptativo LED, que es capaz de ajustar el haz de luz (luces largas) para no deslumbrar a otros usuarios de la vía.

Amplia oferta mecánica de salida

La oferta de motores en el momento del lanzamiento del Ford Focus 2018 estará compuesta por cuatro propulsores de gasolina y otros tres diésel.

La cuarta generación del Ford Focus representa un gran salto de calidad y tecnología respecto a las anteriores.

El conocido motor 1.0 EcoBoost de tres cilindros de gasolina se ofrecerá con dos niveles de potencia, 100 CV y 125 CV, mientras que por encima se coloca el nuevo 1.5 EcoBoost, también tricilíndrico, que con 150 CV y 182 CV ofrecerán un mayor nivel de prestaciones.

No se olvida, sin embargo, la eficiencia, ya que todos ellos incorporan un sistema de desconexión de un cilindro, que se activa en los momentos de baja exigencia durante la conducción.

Respecto a los diésel, son novedad los 1.5 EcoBlue de 95 y 120 CV, mientras que el 2.0 EcoBlue con 150 CV (con AdBlue) completa por arriba la gama.

Las mejoras en bastidor, peso y aerodinámica han permitido reducir los consumos del orden del 10% de media, que ahora se sitúan entre los 4,7 y 5,8 litros en el 1.0 EcoBoost (la variación depende de la variante de motor, tipo de caja de cambios, carrocería y tamaño de llanta) y entre los 5,3 y 6,1 litros en el 1.5 EcoBoost. Para los diésel la marca ha homologado entre 3,5 y 4,6 litros.

Todos los motores van asociados de de serie a una caja de cambio manuales de 6 velocidades, de tacto suave y preciso. En opción se ofrece un nuevo cambio automático de 8 relaciones (1.600 €), en el que prima la suavidad, aunque es suficientemente rápido en conducción normal.

Conduciendo el Ford Focus 2018

Tradición obliga, y uno de los requisitos del Ford Focus 2018 era mantener un comportamiento dinámico de primer nivel. Así, alrededor de esa plataforma C2 más rígida se han dispuesto unos esquemas de suspensión no revolucionarios, pero sí muy bien puestos a punto.

Delante un tradicional sistema McPherson y detrás se alterna entre una barra de torsión ya probada en el Ford Fiesta ST para los 1.0 EcoBoost y 1.5 EcoBlue o un eficaz eje multibrazo para el eje posterior, que se pueden combinar además con suspensión adaptativa.

Este conjunto, además, adapta su comportamiento a gusto del conductor, gracias al selector de modos de conducción disponible de serie. Pulsando el botón junto a la palanca de cambios, se puede variar entre Normal, Eco y Sport para modificar la respuesta de la asistencia de la dirección, la respuesta del motor y de la caja de cambios, la dureza de la suspensión (en los que monten la adaptativa) e incluso de los sistemas electrónicos de control de tracción.

Precios Ford Focus 2018

Los precios del Ford Focus 2018 se mueven entre los 19.575 € del Trend con el motor 1.0 EcoBoost de 100 CV y los 30.225 € del 2.0 EcoBlue de 150 CV, en el caso de la carrocería de 5 puertas.

El Ford Focus Sportbreak está disponible a partir del acabado Trend Edition y el motor 1.0 EcoBoost 125 CV, por 22.500 €, lo que representa un incremento de 900 € respecto a la berlina.

Sé el primero en comentar