Prueba Peugeot 508 2.0 HDi 140 FAP Allure

Rate this post
peugeot-508-2-0-hdi-140-fap-allure-129666633120.jpg
©Cochesafondo

Prueba realizada por Gabriel Esono

Uno de los signos de identidad de Peugeot, prácticamente desde que se dedica a esto de producir automóviles, lo representan sus berlinas de corte tradicional. El dibujo de tres volúmenes y cuatro puertas, predominante entre las berlinas medias, ha sido una de las constantes en la firma del León.

peugeot-508-2-0-hdi-140-fap-allure-129666632915.jpg
©Cochesafondo

La marca francesa es poco dada a las veleidades estéticas, pero especialmente a partir del Peugeot 405, que contó con el lápiz de Pininfarina para dibujar sus formas, ha sabido dotar a su gama media-alta de unas líneas que le permite, generación tras generación, incluido el Peugeot 407 que ahora nos deja, envejecer con cierta dignidad.

peugeot-508-2-0-hdi-140-fap-allure-12966673026.jpg
©Cochesafondo

Su lugar lo ocupa el Peugeot 508, un coche que, al menos de momento, también deberá cubrir el hueco dejado por el Peugeot 607, todo un veterano en el segmento de las berlinas de lujo.

Así pues, el último modelo de Peugeot no sólo ha de batirse el cobre con la marabunta de sedanes de ya casi cinco metros que pueblan el mercado, sino que además intenta ser una alternativa menos ostentosa a ciertos modelos de lujo.

peugeot-508-2-0-hdi-140-fap-allure-12966673039.jpg
©Cochesafondo

Todo ello, además, ha sido barnizado con el acento premium con el que Peugeot quiere desmarcarse de sus rivales naturales. Es decir, que el Peugeot 508 no sólo es más de lo que fue el 407, sino que también pretende situarse un escalón por encima de modelos como el Opel Insignia, Renault Laguna, Ford Mondeo, el Skoda Superb o, incluso, su primo el Citroën C5 para tutear al coco de su categoría entre las marcas generalistas, el Volkswagen Passat.

Nuestra colaboración con Turycar nos ha permitido traerte, coincidiendo con el inicio de su comercialización, nuestras primeras impresiones del nuevo coche grande de Peugeot.

peugeot-508-2-0-hdi-140-fap-allure-12966673013.jpg
©Cochesafondo
peugeot-508-2-0-hdi-140-fap-allure-12966673012.jpg
©Cochesafondo
peugeot-508-2-0-hdi-140-fap-allure-129666633324.jpg
©Cochesafondo
peugeot-508-2-0-hdi-140-fap-allure-129666730411.jpg
©Cochesafondo

La apuesta de Peugeot por los motores diésel es otro de los puntos clave en su oferta de automóviles. El Peugeot 508 es un claro reflejo de esta filosofía de producto, al exhibir desde su mismo lanzamiento cinco variantes HDi common rail, dos con el bloque 1.6, el HDi 112 CV y el e-HDi 112 con cambio manual pilotado (CMP) y Stop&Start.

peugeot-508-2-0-hdi-140-fap-allure-129666632916.jpg
©Cochesafondo

La opción intermedia la representa el 2.0 HDi, bien el de 140 CV que traemos aquí o la mecánica de 163 CV asociada a un cambio automático, y que deja por encima al 2.2 HDi de 204 CV.

Así pues, la que hemos conducido es la versión en principio más equilibrada. En la práctica, la balanza está claramente inclinada hacia donde este motor siempre ha acostumbrado, es decir, hacia la suavidad, el confort de marcha y los consumos.

peugeot-508-2-0-hdi-140-fap-allure-12966669327.jpg
©Cochesafondo

Los datos oficiales confirman la sensación que se tiene al volante, ya que tanto la potencia como el par motor, de 320 Nm a 2.000 rpm, calcan los declarados en el Peugeot 407, que era un prodigio de suavidad. Con el paso a la normativa EU5, el Grupo PSA Peugeot-Citroën evolucionó toda su gama de motores, y en el 2.0 HDi el beneficio ha llegado de la mano de la función ‘overboost’, que permite incrementar hasta los 340 Nm la fuerza de esta mecánica en momentos de máxima exigencia.

peugeot-508-2-0-hdi-140-fap-allure-12966672999.jpg
©Cochesafondo

Sin embargo, el resultado no es tanto una mejora en las prestaciones como una conducción más cómoda, en la que se ahorran cambios de marcha y, de paso, visitas a la gasolinera.

Según los consumos oficiales, la media de 5,0 l/100 km que atesora el Peugeot 508 mejora en más de un 12% los 5,7 l/100 km del Peugeot 407 con el motor equivalente.

peugeot-508-2-0-hdi-140-fap-allure-129667722412.jpg
©Cochesafondo
peugeot-508-2-0-hdi-140-fap-allure-12966672998.jpg
©Cochesafondo

Y esto, con unas cifras de prestaciones en las que el 508 calca prácticamente lo marcado por su predecesor, con la misma aceleración de 0 a 100 km/h, en 9,8 segundos, y una velocidad máxima de 210 km/h (208 km/h en el 407).

El cambio de marchas, por su parte, mantiene también el mismo talante del motor, con un tacto más blando que suave y unos recorridos de la palanca tirando a largos, de ahí que no sea de los que invita a hacer un uso intensivo del mismo.

peugeot-508-2-0-hdi-140-fap-allure-12966678742.jpg
©Cochesafondo

Otro de los aspectos que caracteriza a Peugeot es un cuidado esmerado de sus bastidores. Especialmente cuando se trata de las berlinas medias, está claro que los ingenieros de la marca reciben instrucciones muy claras sobre lo que se espera del comportamiento de sus coches.

Y, en esencia, se trata de que sea impecable. A pesar de que las versiones Allure montan un dibujo de suspensiones delanteras con un sistema pseudo McPherson, en lugar del doble triángulo con eje desacoplado de los GT, lo cierto es que el Peugeot 508 pisa el asfalto con una consistencia de alto rango.

peugeot-508-2-0-hdi-140-fap-allure-12966663133.jpg
©Cochesafondo
peugeot-508-2-0-hdi-140-fap-allure-12966678746.jpg
©Cochesafondo

La dirección, aunque tiende más a suave que a dura, permite guiar el coche con una precisión casi milimétrica, mientras que el eje trasero, sostenido por un esquema multibrazo igualmente bien concebido, ayuda a redondear las curvas con el aplomo de un coche de auténtico lujo. Sin duda la mayor amplitud de todas las cotas, tanto de la batalla como de ambas vías, son un aporte decisivo en este comportamiento.

peugeot-508-2-0-hdi-140-fap-allure-129666693311.jpg
©Cochesafondo

Es cierto que el motor 2.0 HDi de 140 CV no pone en aprietos a un chasis concebido para asumir mecánicas mucho más potentes, pero las buenas maneras que muestra en todo tipo de curvas, más aplomado y a la vez más divertido que el 407, convierte al grande de Peugeot en una de las referencias del segmento.

Esto tiene aún más mérito si tenemos en cuenta que la amortiguación no es especialmente dura. Antes al contrario, se trata de una suspensión que, a la vez que mantiene las cuatro ruedas pegadas al asfalto, es capaz de aislar a los ocupantes de esta berlina de cualquier revoltosa junta de dilatación con la que se encuentre por el camino.

peugeot-508-2-0-hdi-140-fap-allure-12966663144.jpg
©Cochesafondo
peugeot-508-2-0-hdi-140-fap-allure-129666633119.jpg
©Cochesafondo
peugeot-508-2-0-hdi-140-fap-allure-12966663145.jpg
©Cochesafondo

Es importante tener en cuenta que no se trata de un deportivo, por mucho que se mueva con soltura por cualquier tipo de trazado, sea abierto o revirado.

peugeot-508-2-0-hdi-140-fap-allure-129666632813.jpg
©Cochesafondo

Por eso, aunque su velocidad de paso por curva sea muy elevada y los frenos aguanten bien el trato duro, las distancias de frenado son las razonables para un coche de su porte, pero también acordes para un automóvil de casi 1.500 kg de peso.

Por cierto, este Peugeot 508, con el motor 2.0 HDi 140 FAP y cambio manual, tiene una tara nominal de 1.430 kg, cuando el peso en orden de marcha de su homólogo de la generación anterior era, como mínimo, de 1.505 kg. Otro motivo que explica la sorprendente agilidad de este coche.

peugeot-508-2-0-hdi-140-fap-allure-129666730412.jpg
©Cochesafondo

En la previa de esta prueba adelantábamos un par de consideraciones acerca del Peugeot 508. Allí decíamos que, para definir la carrocería de tres volúmenes de cualquier Peugeot de la gama media-alta, bastaba con hablar del motor diésel HDi y de su bastidor.

En esta ocasión, sin embargo, en la marca francesa han querido llevarlo más allá. Cambiar el 4 por el 5 implicaba incrementar el tamaño del coche, pero no era suficiente.

Subir del 7 al 8 significaba un salto generacional, aunque eso ya se daba por supuesto. Así que la jugada era apostar por una mejora en la calidad percibida y asegurar, a todo aquel que quiera escuchar, que ahora Peugeot también hace coches de categoría premium.

peugeot-508-2-0-hdi-140-fap-allure-12966676023.jpg
©Cochesafondo

Desde luego, la mejora con sus antecesores, tanto el 407 como el 607, es clara en lo que se refiere al ambiente que se respira en su habitáculo. Hay que decir que la marca ya tendía a hacer interiores más bien sobrios, de modo que no hay sorpresa en ese sentido.

peugeot-508-2-0-hdi-140-fap-allure-12966676025.jpg
©Cochesafondo

Pese a que se requiere un poco más de tiempo de lo deseable para encontrar la postura idónea frente al volante, se puede decir en cambio que hay un claro progreso en cuanto a ergonomía y tacto de teclas y materiales.

Los ajustes son mejores y la presencia general ha ganado varios enteros, con detalles como un nuevo y mucho más práctico diseño del equipo de audio y navegación, cuyo manejo es ahora más intuitivo y agradecido.

También se ha prestado atención a detalles menos sutiles y ahora, por fin, cuenta con el freno de estacionamiento eléctrico, el botón de arranque o la apertura de puertas sin necesidad de sacar el mando a distancia del bolsillo, de serie en las versiones a partir del acabado Allure.

peugeot-508-2-0-hdi-140-fap-allure-129666760410.jpg
©Cochesafondo
peugeot-508-2-0-hdi-140-fap-allure-129666760511.jpg
©Cochesafondo
peugeot-508-2-0-hdi-140-fap-allure-129666760512.jpg
©Cochesafondo
peugeot-508-2-0-hdi-140-fap-allure-129666760613.jpg
©Cochesafondo
peugeot-508-2-0-hdi-140-fap-allure-12966676049.jpg
©Cochesafondo
peugeot-508-2-0-hdi-140-fap-allure-12966676036.jpg
©Cochesafondo

¿Estas mejoras son suficientes como para ponerlo a la altura de las marcas premium típicas, como Mercedes-Benz, Audi, BMW o incluso Lexus? Yo no me atrevería a decir tanto, pero si usamos como referencia el Volkswagen Passat, que es el que la misma Peugeot tiene en mente, creo que el francés no tiene por qué ruborizarse frente a este alemán.

peugeot-508-2-0-hdi-140-fap-allure-12966676037.jpg
©Cochesafondo
peugeot-508-2-0-hdi-140-fap-allure-129668084540.jpg
©Cochesafondo

Tampoco es sólo una cuestión meramente subjetiva. Los 4.792 mm centímetros que mide la carrocería del Peugeot 508 le sacan más de 10 cm al 407 y lo colocan incluso por encima del enorme Citroën C5, a la postre primo hermano de nuestro protagonista.

Peugeot ha derivado este crecimiento hacia el espacio para las piernas de los pasajeros traseros, que es 5 cm superior, y en un volumen de maletero también muy considerable, con 497 litros para las unidades que incluyen la rueda de repuesto de serie, cuando el Peugeot 407 se conformaba con 432 litros.

peugeot-508-2-0-hdi-140-fap-allure-12966676012.jpg
©Cochesafondo

Si se quiere prescindir del lujo de contar con una rueda de repuesto idéntica a las de serie (sí, hoy en día es un lujo, así que punto positivo para el 508), entonces la capacidad del maletero se incrementa hasta unos buenos 545 litros, aunque 20 litros por debajo de lo que ofrece el Passat, que es 23 mm más corto.

Este baile de cifras no tiene mucho más interés que el meramente estadístico. Milímetro arriba o centímetro cúbico abajo, de lo que se trata en realidad es averiguar si este coche merece el tratamiento de vehículo familiar con pretensiones más elevadas.

Pues, para saberlo de verdad, más que ponerse a medir, que también, lo mejor es echarse a la carretera. Es entonces cuando te das cuenta de que el aislamiento del habitáculo alcanza niveles de excelencia y te olvidas por completo de que conduces un diésel.

peugeot-508-2-0-hdi-140-fap-allure-129666730010.jpg
©Cochesafondo

La lista de precios del Peugeot 508 sedán maneja un abanico que parte de los 23.400 € del Access con el modesto 1.6 VTi con cambio CMP de 120 CV y, culmina en los 37.100 € del más prestacional 508 GT 2.2 HDi de 204 CV.

peugeot-508-2-0-hdi-140-fap-allure-12966673038.jpg
©Cochesafondo

Se trata de un salto muy grande en el que el Peugeot 508 Allure 2.0 HDi 140 se coloca prácticamente a mitad de camino, con 29.400 €.

Esta cantidad está unos 1.100 € por debajo del Volkswagen Passat equivalente, y en ella se incluyen de serie elementos como el reglaje lumbar eléctrico, la tapicería mixta tela/piel, llantas de aleación de 17 pulgadas, climatizador bizona, el sensor de parking trasero, sensor de lluvia y de luz o el kit manos libres Bluetooth.

Si se quiere completar este equipamiento, Peugeot ha puesto una lista de opciones que incluye elementos como el climatizador cuadrizona junto con cortinillas traseras (433 €), los faros de xenón con cañones LED y encendido automático de luces de carretera (769 €), el sensor de parking delantero con medición de espacio de aparcamiento (336 €), el navegador (entre 817 € y 1.682 €, si se incluyen el Head-Up Display y equipo de sonido Hi-fi).

peugeot-508-2-0-hdi-140-fap-allure-129666633222.jpg
©Cochesafondo

Así pues, en Peugeot no se han vuelto locos y han colocado a su nuevo buque insignia donde le corresponde, sin dejarse llevar por la tentación de inflar el precio en exceso con el pretexto de haber creado un producto premium.

peugeot-508-2-0-hdi-140-fap-allure-129666633017.jpg
©Cochesafondo

Ciertamente, este Peugeot 508 tiene detalles que lo sitúan en una órbita superior al 407. Un comportamiento excelente y un habitáculo muy cuidado en casi todas sus variables, especialmente en espacio y aislamiento, dejan en un segundo término las modestas prestaciones de este motor, aunque es una pena que el salto hacia un nivel superior de prestaciones sólo contemple una opción, mucho más cara, y que la oferta de gasolina sea tan modesta.

Sé el primero en comentar