Citroën DS3 Racing: ¿Quién dijo lujo?

Rate this post

citroen-ds3-racing-quien-dijo-lujo-12665791442.jpg

©Citroën

Madrid.- Cuando aún llama la atención el atrevimiento de Citroën al lanzar al mercado una gama paralela de productos de categoría premium, la marca del doble chevron aún va más lejos y presenta una versión especialmente radical de su primer modelo de lujo, el DS3 Racing.

citroen-ds3-racing-quien-dijo-lujo-12665791466.jpg

©Citroën

Se trata de una variante desarrollada por el departamento de competición de la marca, Citroën Racing, que puede presumir de haber ganado 5 campeonatos del mundo de rallies como constructor, además de los 6 logrados por
citroen-ds3-racing-quien-dijo-lujo-12665791454.jpg

©Citroën

Sébastien Loeb y su copiloto Daniel Elena.

El alma del Citroën DS3 Racing es una variante potenciada del conocido 1.6 THP de inyección directa y sobrealimentación, desarrollada en su día por el Grupo PSA Peugeot-Citroën conjuntamente con BMW. Para esta ocasión, los especialistas galos han extraído 200 CV a 5.800 rpm y 275 Nm entre 2.500 y 4.000 rpm del pequeño tetracilíndrico.

citroen-ds3-racing-quien-dijo-lujo-12665791455.jpg

©Citroën

Los 3,94 metros de longitud deberían garantizar una agilidad destacada en esta versión limitada a apenas 1.000 unidades (convenientemente numeradas), pero por si acaso el bastidor ha sido retocado.

Los amortiguadores, por ejemplo, tienen unos reglajes específicos, adaptados a la mayor dureza de los muelles del DS3 Racing, mientras que tanto la vía delantera como la posterior han sido ensanchadas 30 mm para alojar los neumáticos Michelin Pilot Sport2 205/40 R 18.

citroen-ds3-racing-quien-dijo-lujo-12665791453.jpg

©Citroën

La dirección, de asistencia eléctrica, cuenta con una cartografía adaptada a las nuevas exigencias de esta variante, mientras que los frenos son ahora más resistentes y potentes, con pinzas de cuatro pistones delante y discos perforados detrás.

Además, y esto es novedad en el fabricante francés, el ESP es completamente desconectable, para que no haya excusas…

Sé el primero en comentar