El BMW M4 Coupé a fondo en circuito

Puntúa este post

El BMW M3, tal y como lo entendíamos hasta ahora, es historia, no hay que darle más vueltas. El nuevo rey entre los coupés de apariencia razonable y prestaciones desbocadas se llama BMW M4, de modo que cuanto antes nos hagamos a la idea mucho mejor, porque podremos centrarnos en lo que verdaderamente importa, como por ejemplo ver cómo va el BMW M4 Coupé a fondo en circuito.

BMW M4 Coupé ©BMW

BMW M4 Coupé ©BMW

Sin duda, en este caso hay que empezar por su motor, una joya tecnológica sobrealimentada que va a tener que lidiar con una tradición de más de 25 años de afinadísimos bloques atmosféricos. De hecho, con la anterior generación del BMW M3, antecesor directo del nuevo BMW M4, la marca de Múnich tuvo que hilar muy fino para justificar por qué había desestimado evolucionar el que probablemente haya sido el mejor 6 cilindros en línea de la historia (3.2 de 343 CV que equipaba el M3 E46).

BMW M4 Coupé ©BMW

BMW M4 Coupé ©BMW

Tan fino, que se olvidó de sutilezas y desarrolló un 4.0 V8 de 420 CV, más que suficientes para que nadie dudara de su poderío. Además, lo hizo sensiblemente más ligero, para eliminar susceptibilidades y arqueamientos de ceja.

BMW M4 Coupé ©BMW

BMW M4 Coupé ©BMW

Para algunos, pues, que el nuevo motor M TwinPower Turbo entregue al eje trasero del BMW M4 431 CV entre 5.500 y 7.300 rpm (apenas 11 CV más que el V8, que además giraba a 8.300 rpm) pueden sonar a retroceso, casi tanto como volver a la construcción de 6 cilindros en línea, con un motor de «apenas» 2.979 cc, exactamente los mismos que el resto de 6 cilindros turbo de gasolina de la marca.

BMW M4 Coupé ©BMW

BMW M4 Coupé ©BMW

Ahora bien, aunque también se comparten ciertas nomenclaturas ya conocidas y combinadas en otros motores (Doble-Vanos, Valvetronic, inyección directa High Precision Injection…), los detalles que distinguen la última creación de M GmbH no son baladí: dos turbos Mono-Scroll, conductos de refrigeración tipo «closed-deck» (hacen más rígido al bloque), cilindros sin camisas (más ligereza por tanto) y con las paredes recubiertas de LDS o el cigu?eñal forjado, ligero y de gran rigidez torsional estarían entre sus rasgos más destacados.

BMW M4 Coupé ©BMW

BMW M4 Coupé ©BMW

Con todo ello, además de un régimen máximo de giro de 7.600 rpm, excepcionalmente alto para un motor turbo, se consigue un mayor par y elasticidad, concretamente 550 Nm entre 1.850 y 5.500 rpm.

Las cifras de prestaciones, como cabía esperar, también marcan claras distancias con el resto de la familia del BMW M4 Coupé, que logra un registro de 4,1 segundos en el ejercicio del 0 a 100 km/h con el cambio opcional M DKG de siete marchas y doble embrague.

BMW M4 Coupé ©BMW

BMW M4 Coupé ©BMW

Se trata de la tercera generación de esta transmisión, que aporta dos novedades contrapuestas: por un lado la función Smokey Burnout, que permite el deslizamiento de las ruedas traseras cuando se está acelerando; por el otro, la función Stability Clutch Control, que desconecta el embrague para reducir el par que llega al tren posterior cuando comienza el sobreviraje.

 

Sé el primero en comentar