Audi SQ5 TDI: subiendo escalas

Puntúa este post
http://www.youtube.com/watch?v=AzKuRSzrpqI=&n620

 

Parece que con el reciente restyling del Audi Q5 la firma de Ingolstadt no se ha quedado satisfecha, de modo que han decidido llevar a su SUV intermedio un escalón por encima en deportividad de lo que había hecho hasta ahora en su gama de todocaminos.

©Audi
©Audi

Si hace dos meses nos preguntábamos si la marca de los cuatro aros se atrevería a hacer realidad el Audi RS Q3 concept, con el nuevo SQ5 no hay vuelta atrás, porque han prometido que este aparato llegará al mercado durante el primer trimestre de 2013.

Hasta entonces, los voluntarios para conducirlo tendrán tiempo de prepararse para controlar los 313 CV que emanarán de esta evolución del motor 3.0 TDI de Audi, un V6 que, según aseguran, ha sido diseñado ex profeso para recibir sobrealimentación mediante dos turbocompresores, dispuestos en línea.

©Audi

Esto explica que la refrigeración de las culatas, los tiempos de mando y las alzadas de los árboles de levas de admisión, los pistones y sus pernos, así como la refrigeración de aceite se hayan dimensionado específicamente para soportar el nivel de prestaciones que este bloque puede desarrollar. El sistema de alimentación de inyección directa common-rail trabaja con presiones de hasta 2.000 bares y puede realizar hasta 8 inyecciones por carrera en cada cilindro. Y, contra la costumbre de mitigar en lo posible el sonido del motor propio de un diésel, al Audi SQ5 le han instalado una suerte de altavoz en el sistema de escape.

©Audi

Con todo, además de los 313 CV de potencia que se destacarán en los anuncios, conviene tener en cuenta la entrega de 650 Nm de par motor, disponibles entre 1.450 y 2.800 rpm. Esto basta para tener que limitar la velocidad máxima en 250 km7h, mientras que la aceleración de 0 a 100 km/h la clava en 5,1 segundos.

©Audi

En lo que se refiere a los consumos, los 7,2 l/100 km de gasóleo de media oficial son resultado, entre otros, de incorporar un nuevo tipo de gestión térmica, el sistema de arranque y parada, y la bomba de aceite regulada.

Una caja de cambios automática tiptronic de ocho relaciones se encarga de transmitir el par al sistema de tracción total quattro, que lo gestiona de forma individual a cada rueda.

Sé el primero en comentar