El Rally Barcelona-Sitges 2019 abre un nuevo capítulo en la historia de la prueba

Puntúa este post

El Rally Barcelona-Sitges 2019 ha cerrado este domingo 17 de marzo una edición que comenzó a prepararse marcada por la incertidumbre. Tras el éxito de participación el año pasado, sin precedentes desde la edición número 50, Foment de Sitges, entidad organizadora de la prueba, tenía ante sí el reto de mantener una inscripción numerosa, de calidad e internacional.

Rally Barcelona-Sitges 2019

Se trataba de una tarea difícil porque esta vez no se contaba con el atractivo de celebrar una edición con un número redondo. Sin embargo, con 71 coches inscritos (de ellos 66 formaban parte de la competición oficial, por haber sido fabricados hasta 1928, y 24 eran centenarios), más 18 motos (todas ellas hasta 1938), con participantes venidos de Asturias, Barcelona, Castellón, Córdoba, Guipuzcoa, La Rioja, Lleida, Madrid, Tarragona, Vizcaya, Francia (y Bretaña) o Austria, el resultado solo puede considerarse como muy satisfactorio.

Rally Barcelona-Sitges 2019

De modo que el Rally Internacional de Coches de Época Barcelona-Sitges ha conseguido mantenerse nuevamente como uno de los más relevantes del vehículo antiguo tanto a nivel nacional como europeo.

Rally Barcelona-Sitges 2019

La concentración del sábado caldea el ambiente

En cualquier caso, los participantes de la prueba parecían totalmente ajenos a estas valoraciones. Muchos de ellos se inscriben en cada edición y, por tanto, se trata del evento que llevan esperando todo el año, de ahí que a lo que dedican más tiempo y esfuerzo es a poner a punto sus coches para el fin de semana del Rally.

Eso pudo verse nada más poner el pie en la acera frente al centro comercial L’illa Diagonal de Barcelona el sábado por la mañana. Como es ya tradicional, tras la exposición de coches de época que acogieron sus instalaciones durante varias semanas, hasta el mismo sábado del Rally, delante del recinto se habilitaba el parque cerrado en el que el jurado realiza las verificaciones de los vehículos.

Rally Barcelona-Sitges 2019

Mientras unos llegaban cómodamente hasta allí con grúa, pero otros tantos lo hacían en marcha desde sus lugares de origen. Especialmente llamativo era el caso de Joan Subirana, mecánico especializado en automóviles de época, que condujo con su compañero Guillem desde Sant Llorenç de Morunys (a unos 120 km de Barcelona) un Ford A de 1928 propiedad de la familia Arderiu que ellos mismos acababan de restaurar.

Rally Barcelona-Sitges 2019

Pero para relevante, el Salmson Val 3 Sport de Claudy Maître, un biplaza de carreras que disputó en 1923 la primera de las que se celebraron en el Autódromo de Terramar. Que este coche participara en el Barcelona-Sitges, precisamente este año en el que Foment de Sitges ha recuperado la relación con el trazado (la empresa hispanofrancesa Grand Prix ha iniciado un proyecto de revitalización de las instalaciones), es todo un guiño nostálgico que da la verdadera medida de la relevancia histórica de este evento automovilístico anual.Rally Barcelona-Sitges 2019

El domingo es el día de la verdad

Despejada la incógnita de la climatología, una variable imponderable en las fechas en las que se suele celebrar el Rally, la primera preocupación de los participantes era que sus galas lucieran lo mejor posible. Y es que otra de las tradiciones inquebrantables de la prueba es la obligación para conductores y acompañantes de vestirse con estilo acorde a la época del coche en el que irán hasta Sitges.

Rally Barcelona-Sitges 2019

En juego están los preciados premios a la Elegancia, cuyo jurado lo formaron Jacobo Menkes (responsable de la prestigiosa tienda de disfraces Menkes), Emiliana López (diseñadora de alta costura y vestidos de novia) y Thaïs Rocha (ingeniera especialista en moda recién llegada de Milán).

Rally Barcelona-Sitges 2019

Desde las 8:30 de la mañana, coches y motos comenzaban a concentrarse en la Plaza Sant Jaume de Barcelona a la espera del banderazo de salida, a las 10:30 en punto. Los minutos previos, aseguraban muchos de ellos, son los más emocionantes de todo el fin de semana.

Rally Barcelona-Sitges 2019

La puesta en marcha de los motores -con manivela en muchos casos-, el petardeo de los tubos de escape al ralentí -que en pocos minutos se convierte en una sinfonía Otto- e, incluso, el olor de la humareda que emitían todos los tubos de escape al unísono -cuyo tono azulado delataba la buena cantidad de aceite que consumen para poder funcionar-, es una experiencia realmente única.

Rally Barcelona-Sitges 2019

Como lo es, sin duda, ver cómo el público se agolpa en las inmediaciones de la calle Ferran para ser los primeros en verlos pasar. De ahí, hasta Sitges, fue un no parar de cruces de miradas de admiración.

Rally Barcelona-Sitges 2019

Incluso en el tramo de las Costas del Garraf, apenas poco más de 10 kilómetros sobre los cerca de 40 de todo el recorrido, pero que representan otro de los puntos que hacen único a este Rally.

La llegada a Sitges, entre multitudes

Cerrados al tráfico, su trazado revirado, con sus buenos desniveles, sus acantilados mirando al Mediterráneo a la izquierda y el rocoso macizo a la derecha, hicieron las delicias de los más volantistas. Habría quien lo negara, pero lo cierto es que quien más quien menos trató de buscar los límites de estas máquinas importándoles un poco menos que de costumbre las décadas de existencia de sus mecánicas.

Rally Barcelona-Sitges 2019

Unidades como el Darracq de 1900 de Guillem Planas o el Berliet de Ramón Magriñá o el Wolseley Siddeley 14HP de José Orriols, ambos de 1908, afrontaron la ruta con una dignidad que no envidiaba el majestuoso paso de los diversos Hispano Suiza o Rolls-Royce presentes en esta edición. Porque, superen o no el centenar de inscritos, en la organización tienen claro que prefieren la calidad de los vehículos a contar con una lista extensa de modelos que no se sabe si serán capaces de llegar a la meta.

Rally Barcelona-Sitges 2019

Prácticamente a la vez que los primeros vehículos entraban en el puerto, donde harían un descanso tomando un cóctel, a las 12:30 en el Paseo de la Ribera de Sitges comenzaba la actuación de Jazz manouche del grupo Djangolé, que animó el ambiente en la zona de La Fragata mientras se esperaba el reinicio de la marcha, a las 13:30, por las calles del centro de la localidad en un recorrido que finalizó en el parque cerrado ubicado bajo Parroquia de Sant Bartomeu y Santa Tecla.
Desde allí, los participantes acudieron al Hotel Dolce Sitges para celebrar la comida de gala y la entrega de premios y homenajes, hasta pasadas las 18:00 horas aproximadamente.

Premios a la elegancia
1. Nº 51 – Ajuntament de Rubí (Ford, 1924)
2. Nº 26 – Olga Torras (Rochet-Schneider 15000, 1919)
3. Nº 45 – Jaume Nolla Gasulla (Gray, 1924)
4. Nº 20 – Mercedes Freixa Alegre (España Torpedo T II, 1917)
5. Nº 12 – Ajuntament de Barcelona (Renault Coupé de Ville, 1914)

Premio a la elegancia en moto
Nº 17 – Alexis Llaveria (Cadillac Descapotable 4P, 1916)

Premio Memoria Gemma Toscas
Nº 19 – Assumpta Arderiu Freixa (Hispano Suiza T-16 Coupé de Ville, 1917)

Premio a la elegancia infantil
Nº 61 – Miguel Arrospide (Buick Standard Touring, 1927)

Mejores motocicletas
1. Nº 2- Francesc Roure Fernández (BSA L24, 1924)
2. Nº 1- Genís Muntané (Peugeot P50, 1920)
3. Nº 9 – Andreu González (BMW R35, 1936)

Automóviles más destacados según su fecha de fabricación
Grupo I hasta 1908
1. Nº 3 – Josep Prat Rusiñol (Renault AX, 1907)
2. Nº 6 – José Orriols (Wolseley Siddeley 14HP, 1908)
3. Nº 2 – Cesar Pau Alentorn (Panhard Levassor, 1907)

Grupo II, entre 1909 y 1914
1. Nº 8 – Javier Martínez Montoya (Le Zebre, 1909)
2. Nº 12 – Ajuntament de Barcelona (Renault Coupé de Ville, 1914)
3. Nº 11 – Carla Martí (Hispano Suiza 8-10HP, 1914)

Grupo III, entre 1915 y 1920
1. Nº 17 – Alexis Llaveria (Cadillac Descapotable 4P, 1916)
2. Nº 21 – Rudolf Ettel (Hispano Suiza T30 16 HP, 1917)
3. Nº 24 – Salvadó Berenguer (De Dion Bouton, 1918)

Grupo IV, entre 1921 y 1928
1. Nº 29 – Paco Minguell Pàmies (Packard Six, 1921)
2. Nº 46 – Jaume Vila Serra (Hispano Suiza T-49, 1924)
3. Nº 57 – Mario J. Hernáez (Rolls-Royce Twenty, 1926)

Premios RACC al participante más joven
Nº 4 – Mireia Magriñà, 19 años (Berliet, 1907)

Premio en memoria a Pere Arderiu
Nº 6 – Jose Orriols (Wolseley Siddeley 14HP, 1908)

Premio “Amigos de los coches veteranos”
Nº 57 – Mario J. Hernáez (Rolls-Royce Twenty, 1926)

Premio Clàssic Motor Club del Bages al coche más antiguo
Nº 1 – Guillem Planas (Darracq, 1900)

Premio Federació Catalana de Cotxes Antics al coche más emblemático
Nº 4 – Ramon Magriñà (Berliet, 1907)

Sé el primero en comentar