Prueba SEAT Altea XL Ecomotive: ecología refinada

Prueba SEAT Altea XL Ecomotive: ecología refinada
5 (100%) 1 voto[s]
©Cochesafondo

Prueba realizada por Roger Escriche

La carrocería Extra Large para el Altea se convirtió en una necesidad imperiosa cuando se hizo evidente que el futuro del Toledo era más bien incierto. Con el Altea XL, SEAT se permitió competir en igualdad de condiciones en el segmento de los monovolúmenes compactos, donde conviven desde las propuestas más tradicionales hasta carrocerías de inspiración SUV y compactos venidos a más.

DM12615706846.jpg
©Cochesafondo

Técnicamente este es el caso del SEAT Altea XL, que lleva la plataforma de Volkswagen Golf, Audi A3, Skoda Octavia y evidentemente SEAT León hacia un planteamiento totalmente enfocado al espacio interior, la vida a bordo y el talante familiar.

DM12615706868.jpg
©Cochesafondo

Dentro de este enfoque, que el Altea XL reciba junto al inevitable León los últimos avances en materia ecológica de la firma de Martorell tiene todo el sentido del mundo. Si las primeras versiones Ecomotive eran una adaptación ecológica de lo que ya estaba disponible en SEAT, las nuevas se han refinado con novedades técnicas como el Start/Stop o el sistema de recuperación de energía en las fases de deceleración y frenado.

Rondando los 4,5 metros, por arriba o por abajo, existen propuestas como el Citroën C4 Picasso y los Peugeot 3008 y 5008 1.6 HDi de 110 CV que no cuentan con una versión tan amigable con el medio ambiente como el modelo de SEAT, por lo menos hasta la llegada de la versión Híbrid4 para el 3008.

DM12615706879.jpg
©Cochesafondo

El Renault Scénic 1.5 dCi ECO2, a pesar de la pegatina que luce en el portón de maletero, tampoco alcanza al modelo de Martorell en consumos y emisiones, así como el Volkswagen Touran 1.9 TDI Bluemotion de 105 CV.

El Ford C-Max 1.6 TDCi de 109 CV sí se encuentra a la par del Altea XL en las cifras que están más de moda en el mundo del automóvil -léase consumos y CO2-, así como el Toyota Corolla Verso 2.0 D-4D, aunque el precio de compra de este último es claramente superior al del Altea XL.

DM12622026713.jpg
©Cochesafondo

SEAT ha dado un paso importante en la carrera ecológica con las nuevas variantes Ecomotive para el León, el Altea y el Altea XL. Lo que en anteriores versiones era básicamente simplicidad -hacer coches ecológicos sin excesivo coste de desarrollo, con modificaciones en la gestión electrónica del motor, ajustes en el cambio, la aerodinámica o las suspensiones- aquí se ha conseguido refinar con dispositivos que juegan en una primera división.

DM12622026725.jpg
©Cochesafondo

El tímido downsizingque supone colocar un propulsor de 1.6 litros TDI common-rail con turbocompresor e intercooler al Altea XL se complementa con un filtro de partículas DPF, una función Start/Stop, el indicador de marcha recomendada -ya disponible en varios modelos de SEAT- y el sistema de recuperación de energía en las fases de deceleración y frenado.

DM126157068710.jpg
©Cochesafondo

El resultado es que disponemos de unos suficientes 105 CV y, mejor todavía, 250 Nm de par máximo entre 1.500 rpm y 2.500 rpm con un consumo verdaderamente ajustado, y no sólo para un vehículo de sus dimensiones, peso y capacidades.

DM12615706822.jpg
©Cochesafondo

Las cifras oficiales son de 4,5 l/100 km en ciclo combinado -con el añadido de ahorro en circulación urbana gracias al Start/Stop- y unas emisiones de CO2 de 119 gr/km. La eficiencia de sistema queda demostrada con los 99 gr de CO2 que emite el nuevo León Ecomotive, una cifra psicológica pero no por ello menos destacable, reservada hasta hace poco para pequeños urbanos y utilitarios.

En cuanto a la transmisión, la ecología sigue exigiendo alargar las relaciones de cambio, lo que suele mejorar la velocidad máxima del vehículo (183 km/h en el caso el Altea XL Ecomotive) de forma proporcional a la tranquilidad con que se invita al conductor a utilizar el cambio. En cuanto al tacto de la palanca, en la línea de agrado de todos los SEAT.

DM126220267610.jpg
©Cochesafondo

Si en propuestas como la del León o el Ibiza, mucho más enfocadas al comportamiento dinámico, una versión Ecomotive puede percibirse como una limitación, en el Altea XL no altera las pretensiones de un vehículo enfocado a la familia y a la vida a bordo.

DM12622026737.jpg
©Cochesafondo

La conjunción de un motor pensado para no gastar, unas relaciones de cambio largas, unos neumáticos de baja fricción -y por lo tanto también con menos adherencia que unos convencionales- y una altura considerable de la carrocería no invitan a lanzarse por la primera carretera repleta de curvas con la que nos topemos.

Pero por algún sitio tiene que aparecer el pedigrí deportivo del bastidor del Altea XL, que alejan al monovolumen de SEAT de propuestas de una blandez sin compromiso tan comunes dentro de su segmento. En curva los balanceos de la carrocería no son exagerados, y los cambios de apoyo se completan con la agilidad necesaria y por el sitio correspondiente.

DM126220267712.jpg
©Cochesafondo
DM126220267711.jpg
©Cochesafondo
DM12622026736.jpg
©Cochesafondo

Las ventajas de la versión Ecomotive del Altea XL se aprecian mucho más en su faceta rutera. El destacable aislamiento acústico y el sosiego que transmiten unas relaciones de cambio largas se unen a la buena pisada que proporcionan el equipo de suspensiones para perderse por carretera abierta.

DM12622026759.jpg
©Cochesafondo

El único pero en cuanto a comportamiento es una dirección con una asistencia exageradamente blanda, que resta mucho tacto y no se corresponde con la información que recibimos de asfalto a través del asiento vía suspensiones.

El sistema Start/Stop, la principal novedad que incorporan la nueva gama Ecomotive de SEAT, necesita todavía algún ajuste. En algunas ocasiones el motor tiende a pararse cuando el vehículo no está totalmente detenido, por ejemplo en maniobras a muy baja velocidad.

DM12620359479.jpg
©Cochesafondo

La plataforma del SEAT Altea XL no ha permitido por ahora colocar una tercera fila de asientos en el habitáculo, lo que supone una desventaja importante respecto a opciones similares de la competencia con este tamaño. Por la misma regla de tres, la extensión del voladizo trasero permite al Altea XL ofrecer, cuando no es una prioridad contar con siete plazas, una muy buena habitabilidad interior y mucho espacio para las piernas en la parte trasera.

DM126203594810.jpg
©Cochesafondo

Para el conductor, el Altea XL cuenta con un asiento cómodo y con buena sujeción lateral, en posición ligeramente elevada sin ser exageradamente alta. Todos los mandos se encuentran al alcance y son de cómodo accionamiento, aunque en nuestra opinión la pantalla del navegador sigue quedando algo baja.

Uno de los elementos que destacan de inmediato en el interior del vehículo es su excelente aislamiento acústico. Si la excesiva rumorosidad era un problema que aquejaba hasta hace poco a los superprobados TDI de SEAT, esta versión Ecomotive ha recibido, más allá de las novedades del propio motor, un excelente trabajo de insonorización del que resulta un coche muy silencioso. El interior desprende tranquilidad. En este caso, la cuestión ecológica ha llegado incluso a la polución acústica.

DM12620357561.jpg
©Cochesafondo
DM12620359422.jpg
©Cochesafondo
DM12620359444.jpg
©Cochesafondo

Cuenta con 532 litros de espacio de carga en un maletero muy practicable con doble fondo, aunque la lámina de separación no está concebida para soportar excesivo peso. La banqueta trasera puede desplazarse hasta 16 centímetros hacia adelante para ofrecer unos excelentes 732 litros, teniendo en cuenta que con esta configuración el espacio para las piernas de los ocupantes traseros es bastante reducido.

DM12620359445.jpg
©Cochesafondo
DM12620359456.jpg
©Cochesafondo
DM12620359467.jpg
©Cochesafondo

Los movimientos para desplazar hacia adelante la banqueta trasera u abatir los asientos en proporción 60/40 no son tan intuitivos como los de los consumados especialistas franceses en versatilidad interior. Tampoco es una de las virtudes del Altea XL la luminosidad en el habitáculo, que si bien en las plazas delanteras es buena, detrás se ve limitada por la cintura alta del vehículo y los innecesarios cristales oscurecidos.

DM12615706823.jpg
©Cochesafondo

Con las nuevas versiones Ecomotive, SEAT ha refinado con éxito su oferta verde con dispositivos que juegan en la primera división ecológica como el Start/Stop o la recuperación de la energía de frenado. En el caso de la carrocería XL del Altea, todo esto se combina con una buena habitabilidad interior y una gran comodidad de marcha.

DM12615706834.jpg
©Cochesafondo

El Altea XL Ecomotive se ofrece sólo con dos opciones de acabado, Reference y Style, por 20.150 € y 21.650 € respectivamente, y como es razonable el equipamiento específico destinado a reducir consumos y emisiones se incluye de serie desde el nivel de acceso.

DM126157068811.jpg
©Cochesafondo

Además, las opciones y paquetes de equipamiento son bastante asequibles. El Paquete Technology (329 €) incluye sensores de lluvia y luz, ayuda al aparcamiento trasero, retrovisor interior antideslumbrante y sistema de audio mejorado. El Paquete Technology Plus (1.498 €) cuenta con faros bi-xenon, sistema de navegación, pantalla Dot Matrix, bluetooth, sistema de audio mejorado con conexión auxiliar y ayuda al aparcamiento delantera y trasera.

El Paquete Convenience (96 €) incluye cortinillas traseras y mesillas de respaldo trasero, mientras que el Paquete Family (384 €) añade al Paquete Technology la pantalla TFT de 7 pulgadas y los vistosos pero poco recomendables cristales oscurecidos.

DM126157068912.jpg
©Cochesafondo

Algunos coches invitan a buscar el camino más corto entre dos puntos, otros el camino más rápido, otros el camino más bello y todavía otros, algunos ejemplares escogidos, a lo que invitan es a cubrir lo más rápido posible el camino más revirado entre dos puntos.

DM12622026691.jpg
©Cochesafondo

El SEAT Altea XL Ecomotive pertenece al tercer grupo, el de los coches que consiguen relajar la postura a volante y dejan que lo que nos rodea, un paisaje, una bonita carretera, comparta nuestro viaje.

Todo esto viene al caso porque las fotos que publicamos en esta prueba no habrían sido posibles con otro vehículo. El acceso a tan idílico paraje no era nada fácil y ni siquiera era visible desde la carretera, pero lo de ir a todas partes con la cámara de fotos en la cartuchera y, en este caso, hacerlo con el Altea XL, tuvo su recompensa.

Sé el primero en comentar