¿Qué ofrece la marca Cupra?

Puntúa este post

¿De qué va Cupra?

El pasado enero SEAT anunció de forma oficial lo que era un secreto a voces: Cupra iba a dejar de apelar a las versiones más deportivas y radicales de la marca, para convertirse en una marca con entidad propia, igualmente deportiva y prestacional pero a la vez más refinada y exclusiva.

Ahora ha llegado el momento de dar a conocer los principales detalles de esta nueva marca. Iniciará su andadura a finales de este 2018 con el Cupra Ateca, derivado del SEAT Ateca, pero como decía antes con un enfoque un punto más elitista.

He de reconocer que «osadía» fue la primera palabra que me vino a la cabeza cuando me enteré del nacimiento de Cupra. ¿Acaso se les habían subido los humos a la cabeza? ¿Cómo era posible que la marca española se las diera ahora de sibarita? Porque uno no olvida que durante décadas había subsistido bajo el paciente paraguas de Volkswagen. Y soy lo suficientemente mayor para recordar el paso de producir variantes camufladas de vehículos Fiat a fabricar a coches tomando tecnologías más o menos antiguas del grupo alemán…

Bueno, también hay que reconocer que en los últimos 20 años SEAT ha evolucionado de forma sostenida. Y, especialmente en la última década, añadiría que muy favorablemente. Para mí, el lanzamiento de la anterior generación del SEAT León fue un importante punto de inflexión. La calidad pasó a ser una prioridad en la marca, que tenía en su catálogo otros modelos sobresalientes como el SEAT Exeo y el SEAT Alhambra.

SEAT antes; Cupra ahora

La cosa es que, si bien era cierto que antiguamente SEAT se limitaba a aprovechar plataformas y motores que ya estaban en sus penúltimas etapas de vida en otros coches, esto ya hace tiempo que ha dejado de ser así. Modelos como el nuevo SEAT Ibiza o el SEAT Arona, por ejemplo, han estrenado tecnologías que luego han tenido cabida en sus primos rivales, bien de Volkswagen, de Skoda o incluso de Audi. Y, si bien cada marca trata de mantener su posicionamiento tradicional en el mercado, con acabados y posibilidades de personalización acordes con el status de cada una, a nivel tecnológico y de calidad de construcción las diferencias entre ellas son cada vez más estrechas.

 

Pues bien, esta explicación debería bastar para entender que SEAT, en un afán por distinguirse del resto de marcas generalistas del mercado, se haya lanzado a crear la marca Cupra. Y, ya puestos a diferenciarse, tiene sentido que hayan pensado en crear el Cupra Ateca, un modelo que efectivamente deriva del SEAT Ateca, pero al que se le ha dado un tratamiento mucho más exclusivo, tanto a nivel mecánico y de bastidor, como sobre todo en lo que se refiere a los acabados interiores y posibilidades de equipamiento.

El objetivo, aseguran en SEAT, es posicionar a la marca Cupra en un punto intermedio entre las generalistas y las premium tipo BMW, Audi o Mercedes-Benz. A falta de conocer los precios definitivos del futuro SUV (rondará los 44.900 € en España), de momento por rendimiento mecánico lo clava bastante bien. Monta el motor 2.0 TSI de 300 CV, muy por encima de los 180-200 de los rivales top del SEAT Ateca, pero claramente por debajo de las mecánicas más radicales de modelos como el Mercedes-AMG GLA 45, cuyo motor de 4 cilindros alcanza la friolera de 380 CV.

Una gama basada en la oferta de SEAT

En esta fase inicial, los responsables de Cupra han anunciado ya el lanzamiento de 7 nuevos modelos de aquí a 2021, entre coches de competición y de calle. La cosa tiene un poco de truco, porque cuentan entre ellos al espectacular SEAT León Cupra R, lanzado a principios de año, y a su homólogo familiar, que llegará durante 2019 para despedir a la tercera generación de compacto de Martorell.

Así pues, con el Cupra Ateca ya confirmado como primer modelo 100% Cupra, en el impass entre el último SEAT Cupra y la próxima generación de los, esta vez sí, Cupra León y Cupra León ST que llegarán en 2020, se presentará a finales de 2019 un Cupra «modelo especial» pensado para la competición. Y, para finalizar con los planes a corto plazo, se ha anunciado un Cupra CUV, esto es, un SUV con silueta coupé.

El rasgo común principal es que todos ellos están enmarcados en el segmento de los compactos. Aunque ya se han visto imágenes de un concept de lo que podría ser un Cupra Ibiza, de momento la marca no se pronuncia al respecto.

Líneas paralelas, de momento

Lo que sí han dejado claro es que la idea es que habrá un cierto paralelismo entre las gamas Cupra y SEAT, de forma que en el futuro habrá modelos SEAT convertidos en Cupra y modelos Cupra que luego tengan versiones SEAT con motorizaciones y acabados más modestos.

¿Habrá coches exclusivamente Cupra? La respuesta oficial de la marca es que de momento no, pero que no cierran esa posibilidad. Que se convierta en una realidad dependerá de cómo acepte a Cupra el mercado.

Y, para conseguir una buena aceptación, será primordial trabajar la imagen de la marca Cupra y su diferenciación respecto a SEAT. Se ha creado una línea de ropa y accesorios propia, así como una gama de bicicletas, entre otros artículos, que deberían contribuir a generar el «orgullo de pertenencia».

Por otra parte, aunque se podrá adquirir un Cupra en cualquier concesionario de SEAT, solo una veintena de ellos en España contarán con el denominado «Cupra Corner», un espacio reservado para la exposición de los modelos de la marca top de SEAT, con comerciales especialmente preparados para atender a los clientes de Cupra.

 

Sé el primero en comentar