Prueba Mercedes-Benz Clase S: nobleza retórica

Prueba realizada por Gaby Esono

Dicen que lo que distingue a los ricos de la gente que de verdad tiene dinero es que a éstos últimos no se les nota su condición. Mejor dicho, que en su porte y en sus formas no hay ostentación de ello. Salvando las distancias, se podría decir que a un Mercedes-Benz Clase S le ocurre algo por el estilo.

prueba-mercedes-benz-clase-s-76Desde que en 1972 fue lanzado el W128, la primera generación de lo que hoy conocemos como Mercedes-Benz Clase S (el de ahora es el W222), esta berlina representa lo más de lo más en refinamiento y tecnología sobre un automóvil.

prueba-mercedes-benz-clase-s-13Cuando ves uno pasar, sabes que es un Mercedes grande y por lo tanto asumes que es un coche de lujo, mucho lujo. Ahora bien, salvo por su tamaño, sus formas son casi siempre discretas y elegantes. No llaman demasiado la atención entre el tráfico.

prueba-mercedes-benz-clase-s-81La marca dice que viene haciendo coches así desde antes de 1954, cuando debutó el Mercedes-Benz W180, conocido como Ponton. Llega a mencionar al Mercedes-Simplex 60 CV de 1903 como el antecesor de esta exclusiva estirpe, aunque se trata más de una referencia a la filosofía de la búsqueda de la excelencia que del origen de la saga de uno de los coches más exclusivos del mundo.

Habrá fabricantes que ofrezcan un lujo más exótico. Otras marcas, por su parte, tiran de tradición centenaria para justificar unas formas de hacer coches más artesanal, propia de otro siglo. Pero cuando se trata de reunir en un mismo vehículo todo lo que a uno se le ocurre que un coche puede tener hoy en día, la primera referencia que viene a la cabeza suele lucir una estrella sobre el capó.

©Mercedes-Benz

©Mercedes-Benz

Eso no ha cambiado en absoluto en esta generación del Mercedes-Benz Clase S, que sí presenta sin embargo una novedad de concepto significativa. Por primera vez, en su desarrollo se ha partido de la plataforma larga, en lugar de comenzar por la estándar y diseñar una carrocería alargada posteriormente.

prueba-mercedes-benz-clase-s-24El sentido de invertir el proceso respecto a lo que se había hecho siempre era conseguir por fin un diseño más armonioso para la carrocería larga, de 5.246 mm de longitud y 3.165 de batalla, cuyos principales mercados son el americano y los asiáticos.

La corta –es un decir…-, con 5.116 mm de largo (apenas 3 cm menos que la anterior larga) y 3.035 mm de distancia entre ejes, debería tener mayor demanda en Europa.

prueba-mercedes-benz-clase-s-23Como decía al principio, con el Clase S Mercedes-Benz siempre ha tratado de dar algo así como el do de pecho (“Lo mejor o nada”, es el lema que sus ingenieros tienen grabado a fuego…). Por citar algunos hitos, fue el primer coche del mundo en contar con el sistema antibloqueo de frenos ABS (la serie W116, en 1978); luego el airbag (el W126, para el conductor, en 1981); y posteriormente el control de estabilidad ESP (de serie en el W140 a partir de 1995). Es decir, que incorporó con décadas de anticipación dispositivos que hoy son considerados esenciales incluso en coches de corte popular.

prueba-mercedes-benz-clase-s-34En esta ocasión, la gran berlina alemana presume de no tener ni una sola bombilla. En su lugar han instalado todo un arsenal de LEDs: hasta 56 en cada faro delantero; 35 en los traseros más los 4 de la luz antiniebla; y aproximadamente 300 en el interior, incluidos los de la luz ambiente. Más llamativo, tecnológicamente hablando, es el Magic Body Control, resultado de añadir al chasis activo Active Body Control la información de las cuatro cámaras del Road Surface Scan. Muy resumidamente, este sistema lee la carretera y se anticipa a los baches adaptando la suspensión neumática Airmatic a la superficie que estamos a punto de pasar.

¿Cómo se puede valorar el comportamiento de un coche como el Mercedes-Benz Clase S? Desde luego, no como se suelen analizar la mayoría.

prueba-mercedes-benz-clase-s-72La unidad que tuve ocasión de probar fue un S 500, una especie de opción intermedia entre la eficiencia de los diésel y los híbridos, y el refinamiento de los tope de gama, desde el excelso S 600 y su motor V12, a los prestacionales S 63 AMG y S 65 AMG.

prueba-mercedes-benz-clase-s-35El motor del Clase S 500 es un V8 biturbo de 4.663 cc que entrega unos nada desdeñables 455 CV de potencia entre 5.250 y 5.500 rpm, así como un par motor de 700 Nm entre 1.800 y 3.500 rpm. Instalado bajo cualquier berlina de tamaño medio, estaríamos hablando de un propulsor de altísimas prestaciones, capaz de provocar emociones muy fuertes.

©Mercedes-Benz

©Mercedes-Benz

De hecho, la marca declara una aceleración de 0 a 100 km/h en 4,8 segundos. Sí, esta mole de más de 1.995 kg de peso (a pesar de su carrocería híbrida de aluminio) es capaz de moverse, en línea recta, con la rapidez de un muy buen deportivo, pero necesitarás un cronómetro para percibirlo.

©Mercedes-Benz

©Mercedes-Benz

Sólo pisando muy a fondo el acelerador tienes la impresión de que están pasando cosas a tu alrededor.

©Mercedes-Benz

©Mercedes-Benz

El aislamiento es tal, que incluso parece que hayan conseguido hacer desaparecer las inercias. Hasta cierto punto, porque incluso cuando el sistema detecta que tiene que endurecer la suspensión, la suavidad y la capacidad de absorber las irregularidades sigue siendo una prioridad y, por lo tanto, ágil, lo que se dice ágil, no se puede decir que el Clase S lo sea.

En cualquier caso, conducir un coche así es una experiencia diferente porque en ninguno de los que he probado hasta ahora en Cochesafondo (ni siquiera el BMW 730d, lo más parecido a la limusina de Stuttgart) he percibido tanta separación entre el asfalto y el volante.

prueba-mercedes-benz-clase-s-60prueba-mercedes-benz-clase-s-63prueba-mercedes-benz-clase-s-44

La gente de Mercedes-Benz asegura que hasta que no te sientas en un Clase S no sabes lo que es. No te dicen, en cambio, que el cliente que pague por todos los adelantos tecnológicos que aglutina el Mercedes-Benz Clase S, no será consciente de que los está disfrutando.

prueba-mercedes-benz-clase-s-47Una de las razones de que suceda esto es que, como norma general, esta persona irá sentada en uno de los asientos traseros. Tres si es la carrocería corta; solo dos si estamos en uno largo.

©Mercedes-Benz

©Mercedes-Benz

Y es que de lo que se trata en un coche de este tipo es de que te lleven con el máximo confort imaginable, algo que en el Clase S se consigue con creces.

Apenas hay más sonido que el del equipo de sonido o el de la conversación de los ocupantes; el motor está tan aislado que, cuando lo oyes, crees que es el de otro coche, lo cual es imposible, porque los sonidos externos –especialmente los aerodinámicos y los de rodadura- están también muy bien filtrados.

prueba-mercedes-benz-clase-s-45prueba-mercedes-benz-clase-s-50prueba-mercedes-benz-clase-s-53

A eso añádele todo el espacio que puedas necesitar, por alto que seas, o que los asientos (laterales) se pueden regular y climatizar a gusto de cada uno. Entonces puede que llegue un momento, aunque sea cortito, en el que pienses que podrías dejar que condujeran otros.

En Mercedes-Benz se marcaron como objetivo a la hora de idear esta generación del Clase S (y seguramente también en las anteriores…) crear el mejor automóvil del mundo. Ahí es nada.

©Mercedes-Benz

©Mercedes-Benz

Normalmente este tipo de afirmaciones me suelen despertar bastante escepticismo porque, ¿cómo se mide ‘el mejor’? Reformulo la pregunta: ¿Cómo se puede saber que un coche es el más lujoso, o el más refinado, o el más seguro?

Por muchos criterios objetivos que se inventen, dudo mucho que haya forma de evitar que la subjetividad tenga un peso significativo a la hora de juzgar una berlina con este empaque.

prueba-mercedes-benz-clase-s-78No obstante, Mercedes-Benz demuestra con el Clase S que se puede fabricar un símbolo que combina una gran tradición y una muy alta representación, con una exhibición tecnológica de ultimísima generación.

Tal vez no se pueda saber si es el mejor coche del mundo pero, de haber alguno, éste sería sin duda uno de los elegidos.

VersionesPrecios
Mercedes-Benz Clase S 400 Hybrid99.900 €
Mercedes-Benz Clase S 400 Hybrid L102.100 €
Mercedes-Benz Clase S 500 Plug-In Hybrid L112.200 €
Mercedes-Benz Clase S 500122.900 €
Mercedes-Benz Clase S 500 L125.875 €
Mercedes-Benz Clase S 500 4Matic135.350 €
Mercedes-Benz Clase S 500 4Matic L138.525 €
Mercedes-Benz Clase S 600 L188.700 €
Mercedes-Benz Clase S 63 AMG176.550 €
Mercedes-Benz Clase S 63 AMG 4M L184.500 €
Mercedes-Benz Clase S 65 AMG L266.900 €
Mercedes-Benz Clase S 300 BlueTEC Hybrid90.360 €
Mercedes-Benz Clase S 300 BlueTEC Hybrid L91.560 €
Mercedes-Benz Clase S 350 BlueTEC92.550 €
Mercedes-Benz Clase S 350 BlueTEC L93.950 €
Mercedes-Benz Clase S 350 BlueTEC 4Matic97.400 €
Mercedes-Benz Clase S 350 BlueTEC 4Matic L98.300 €

Sé el primero en comentar