Prueba Mazda3 SportSedan Skyactiv-D 2.2 150: larga vida


Prueba realizada por Gaby Esono

Puede que el titular de esta prueba me haya quedado un poco regio, pero nada más lejos de mi intención. El Mazda3 SportSedan Skyactiv-D 2.2 150 no pretende ser un coche señorial, por mucho que se trate de una berlina de 4 puertas. Antes al contrario, a pesar de formar parte de ese reducido grupo de modelos compactos con carrocería de 3 volúmenes que, por tamaño, se acercan al segmento superior, su enfoque es el típico del chico para todo -y algo más- propio de los antiguamente llamados «cuatro metros».

cochesafondo-prueba-mazda3-sportsedan-skyactive-d-150-154La razón de ser de este nicho de modelos de 4 puertas en formato relativamente contenido no es otro que ofrecer una alternativa a quienes, por vocación o necesidad de espacio, apuntarían a coches de mayor tamaño, pero que han decidido dedicar un presupuesto más reducido a su inversión en movilidad familiar.

cochesafondo-prueba-mazda3-sportsedan-skyactive-d-150-52No en vano, a la hora de marcar un techo al dinero que uno se gasta en el coche, no resulta sencillo decidir entre uno decididamente grande y de prestaciones modestas, o uno aparentemente grande y que permita realizar cruceros a plena carga sin que tengamos nada que reprocharnos.

Este es el caso del Mazda3 SportSedan con el motor Skyactiv-D de 150 CV, un propulsor del que guardaba un muy grato recuerdo después de haberlo probado en el Mazda CX-5 y en el Mazda6 SportWagon, de modo que tenía grandes expectativas puestas en lo que podía dar de sí en una carrocería más ligera que la del estupendo familiar y con menor lastre y resistencia aerodinámica que la del resuelto crossover.

cochesafondo-prueba-mazda3-sportsedan-skyactive-d-150-41Aunque decía al principio que el segmento de las berlinas derivadas de compactos es más bien reducido comparado con generaciones anteriores, aunque el elenco de rivales al que se enfrenta el Mazda3 SportSedan es suficientemente amplio como para pasar unas cuantas horas visitando concesionarios: apunta a modelos como el pretendidamente dinámico Opel Astra Sedan, el polivalente Ford Focus o el enorme Volkswagen Jetta, pero también, con el salto dado por Mazda en sus últimas generaciones de modelos, el compacto nipón podría resistir comparaciones con el Audi A3 Sedan y, ya que estoy señalando un modelo premium, no puedo dejar de lado el Mercedes-Benz CLA. De acuerdo, la imagen de Mazda está muy separada de la de las clásicas de lujo europeas, pero si sigues leyendo igual te puedes hacer una idea de por qué me atrevo a llevar tan lejos a este japonés.

Hasta ahora, cada vez que me he topado con un Mazda, me he quedado con las ganas de tenerlo más tiempo. De hecho, incluso el Mazda3 Skyactiv-G con sus modestos 120 CV me dejó en la prueba un regusto dulce que no hizo más que alimentar mi deseo de probar una unidad con un motor con mayores pretensiones, como es este caso.

cochesafondo-prueba-mazda3-sportsedan-skyactive-d-150-72Qué gran satisfacción cuando las expectativas se cumplen. Efectivamente, el Skyactiv-D de 150 CV, asociado en esta unidad a un cambio manual de 6 velocidades y tacto magnífico, desarrolla en el Mazda3 SportSedan unas prestaciones que, sin ser lo que se dice un deportivo, sí demuestran que se puede hacer un propulsor rendimiento muy satisfactorio sin tener que renunciar a unos consumos muy contenidos.

Durante la prueba, con muchos kilómetros realizados con 5 ocupantes, necesitó una media de 5,9 l/100 km, récord en su segmento en las pruebas de Cochesafondo (empatado con el Mercedes-Benz Clase A o el Volkswagen Golf Variant) de manera que los 3,9 l/100 km homologados por la marca, aun pareciendo un poco optimistas, son bastante verosímiles.

cochesafondo-prueba-mazda3-sportsedan-skyactive-d-150-54Lo mejor de esta mecánica, sin embargo, no es que sea muy frugal, sino lo bien que sube vueltas desde prácticamente el ralentí hasta pasadas las 5.000 rpm, algo muy poco usual en un motor diésel. Fruto de la filosofía Skyactiv de Mazda de desarrollo integral de los vehículos, este cuatro cilindros de 2,2 litros de desplazamiento alardea no tanto de los 150 CV de potencia a 4.500 rpm como del par motor, ya que entrega 380 Nm a 1.800 rpm. En estos niveles de potencia en motores turbodiésel, todavía no se ha extendido realmente el «downsizing» como sí lo ha hecho en otros segmentos y casi todas las marcas mantienen sus bloques 2.0.

cochesafondo-prueba-mazda3-sportsedan-skyactive-d-150-86El fabricante de Hiroshima, en cambio, es una de las raras excepciones (junto con Mercedes-Benz, por ejemplo…) que han apostado por mantener un desplazamiento relativamente alto (2.191 cc concretament) para conseguir que funcione siempre más desahogado y que trabaje así con menos combustible en la mayoría de situaciones de conducción habituales.

cochesafondo-prueba-mazda3-sportsedan-skyactive-d-150-74Pues no solo lo consigue, sino que además regala unas sensaciones que, sin ser de deportivo, sí pueden satisfacer a quien tenga ciertas necesidades dinámicas. Liberado del lastre de una transmisión automática y tracción 4×4 (eficaces, pero peso extra al fin y al cabo) de la prueba del Mazda CX-5 (1.564 kg.), o de la gran carrocería en la prueba del Mazda6 SportWagon (1.430 kg), los apenas 1.310 kg del Mazda3 SportSedan Skyactiv-D 150 convierten a esta berlina compacta en un modelo de muy buenas prestaciones que, además, tiene un comportamiento magnífico.

cochesafondo-prueba-mazda3-sportsedan-skyactive-d-150cochesafondo-prueba-mazda3-sportsedan-skyactive-d-150-83cochesafondo-prueba-mazda3-sportsedan-skyactive-d-150-37

Sujeto por un esquema de suspensiones que ya no sorprende a nadie, con un eje delantero McPherson y multibrazo posterior, el equilibrio entre confort y firmeza es sin embargo uno de los mejor conseguidos de su segmento. Con eso me quedo.

El salto sustancial que han experimentado los modelos de esta última generación de Mazda no solo se percibe en los diseños de sus carrocerías, rendimiento de sus motores o eficacia de sus bastidores. La forma como se sienten tratados sus ocupantes, especialmente los delanteros, cuando suben al habitáculo del Mazda3 SportSedan, también es de las de apuntarse como referencia, aunque con ciertos matices.

cochesafondo-prueba-mazda3-sportsedan-skyactive-d-150-148Mientras las formas de su carrocería son de lo más llamativas (luego a cada uno le gustarán más o menos, pero a mí me encantan), el interior, muy bien insonorizado, tiene una extraña combinación entre elementos modernos y vistosos como el cuadro de instrumentos, con otros típicamente japoneses como los mandos de los elevalunas, el de apertura del capó o del depósito de gasolina, o las teclas de desconexión los sistemas de ayuda a la conducción, que de tacto bien, pero que al no estar en el campo de visión al conducir parece que no haya sido necesario cambiarles ese aspecto de hace alguna década ya.

cochesafondo-prueba-mazda3-sportsedan-skyactive-d-150-110Y es que, a pesar de los esfuerzos realizados en hacer un coche emocional, no han podido evitar ese punto pragmático aplicado a las piezas que no se ven mucho o que no se miran nunca.

El puesto de conducción, en cualquier caso, es magnífico, de esos pocos en los que uno se siente cómodo en pocos segundos. La distribución de los mandos principales correcta e intuitiva, incluido el que controla el sistema de información y entretenimiento, ubicado en la consola central.

cochesafondo-prueba-mazda3-sportsedan-skyactive-d-150-120cochesafondo-prueba-mazda3-sportsedan-skyactive-d-150-117cochesafondo-prueba-mazda3-sportsedan-skyactive-d-150-140

No acabo de ver claro hasta qué punto es estéticamente acertado que la pantalla multifunción sobresalga del salpicadero como si fuera un anexo (del mismo estilo que los que está usando Mercedes-Benz, pero táctil), en lugar de estar integrada, aunque sí me gusta su funcionamiento, ya que se accede muy rápido a las diferentes funciones (radio, navegador, teléfono, ajustes…), y el diseño de los gráficos, más elaborados que los que suelen verse por ahí.

cochesafondo-prueba-mazda3-sportsedan-skyactive-d-150-75Con 4.580 mm de longitud, 120 mm más que su hermano de 5 puertas, no se puede decir que el Mazda3 SportSedan sea un coche precisamente pequeño. Ahora bien, el que se haya mantenido la misma distancia entre ejes en las dos carrocerías implica que el habitáculo es prácticamente idéntico, con unas plazas traseras tirando a justas, y que toda la ganancia se la ha llevado el maletero: 419 litros son una mejora notable frente a los 364 litros de Mazda3 con portón, pero sigue siendo una capacidad tirando a justa en una carrocería de este tipo.

Del Mazda3 SportSedan me gusta sobre todo que es un coche que apetece conducir. La combinación del motor Skyactiv-D de cochesafondo-prueba-mazda3-sportsedan-skyactive-d-150-28150 CV con un bastidor ejemplar hacen que cualquier excusa valga para sacarlo de la plaza del garaje y largarte a hacer kilómetros con él, solo o con toda la familia.

De esta berlina sí se puede decir que tiene un tacto de coche del segmento superior, porque realmente en muchos sentidos se trata de un coche muy bien trabajado, con un nivel de ajustes y acabados por encima de la media, pese a ciertos detalles. Un coche que da gusto, vamos.

Decía antes que con el Mazda3 SportSedan apetece aventurarte a hacer miles de kilómetros solo o con el coche lleno, aunque la marca ha priorizado la satisfacción de quien conduce y de su acompañante.

cochesafondo-prueba-mazda3-sportsedan-skyactive-d-150-44El espacio para los pasajeros traseros, sin ser angosto, no se corresponde con el que se puede esperar de un coche de más de 4,5 metros de largo, y lo mismo se puede decir de la capacidad del maletero. Se trata del único pero importante que le encuentro a este coche, el mismo después de tres generaciones, lo que deja claro que se trata de un sacrificio que Mazda asume en aras de un diseño de morro alargado.

El Mazda3 SportSedan Skyactiv-D 150 de esta prueba contaba con el acabado Luxury, el más completo disponible, por el que piden 27.100 euros (24.600 euros la versión Style).

cochesafondo-prueba-mazda3-sportsedan-skyactive-d-150-33A cambio de ese precio, aparte de uno de los mejores compactos del mercado, Mazda incluye de serie el Head-Up display, equipo de sonido Bose, climatizador bizona, asientos delanteros calefactables, sensores de aparcamiento delanteros y traseros, faros delanteros bixenon, sensor de luz y lluvia o asistente de cambio de carril, entre otros.

cochesafondo-prueba-mazda3-sportsedan-skyactive-d-150-142Entre sus opciones no se encuentra el cambio automático, que sí se puede solicitar con la carrocería de 5 puertas, de modo que, aparte de diversos accesorios de personalización interior y exterior, la lista se limita al navegador (400 euros) y al Pack Safety (2.000 euros), que integra asistente de cambio involuntario de carril, luces de largo alcance automáticas, sistema de iluminación frontal adaptativa, control de crucero adaptativo y frenada de emergencia preimpacto.

 

Sé el primero en comentar