Prueba Bentley Continental GT Speed Convertible: mirada altiva

Valoración

Prueba realizada por Gaby Esono

¿Qué puede haber más apasionante para un profesional del motor que probar uno de los descapotables más lujosos y exclusivos que se fabrican hoy en día? Pues, sin ninguna duda, probar dos.

cochesafondo-prueba-bentley-continental-gt-speed-convertible-125Tras la intensa experiencia vivida con el Bentley Continental GT V8 S Convertible, Cars Gallery, concesionario oficial de Bentley en Barcelona, me cedió otra unidad de la gama de descapotables de Crewe. Esta vez, además, quisieron ir más allá, poniendo a mi disposición el modelo alto de gama, valga la redundancia, el Bentley Continental GT Speed Convertible.

cochesafondo-prueba-bentley-continental-gt-speed-convertible-138Sí, el Continental GTC Speed es algo así como el no va más en el catálogo de los cabrios de la firma británica, de momento. Teniendo en cuenta que la base de partida es la que es y que, por tanto, muy fino habría que hilar para mejorar la gran calidad de acabados y materiales del interior, lo que hace de verdad diferente a esta joya sobre ruedas es la otra joya que oculta bajo su capó infinito: el motor W12 de 6,0 litros de cilindrada potenciado con un sistema twin-turbo.

Y es que, por mucho que estén cambiando las cosas en el mundo del automóvil, el lujo y la distinción sobre ruedas siguen su propio ritmo y su propio camino, de modo que, ¿qué mejor forma de hacerlo que con 12 cilindros apuntando al infinito?

Renovado en 2013 tras la presentación en 2011 de la segunda generación del descapotable, el Bentley Continental GT Speed Convertible cuenta con una versión potenciada del peculiar y veterano motor 6.0 W12 de origen Volkswagen, construido a partir la unión de dos bloques VR6 con la V estrecha, a 15º.

cochesafondo-prueba-bentley-continental-gt-speed-convertible-195No se puede decir que no se esté sacando provecho de este propulsor, que si en el Continental W12 entrega unos más que razonables 575 CV, para el GTC Speed se consideró que los 625 CV y 800 Nm de par no eran suficientes, y apenas un año después de su lanzamiento se subió el rendimiento hasta los 635 CV de potencia a 6.000 rpm, con un par motor máximo de 820 Nm disponibles entre las 2.000 y las 5.000 rpm. Es decir, que parece que podrías engancharle un trailer y tiraría de él como si tal cosa.

cochesafondo-prueba-bentley-continental-gt-speed-convertible-106Para conseguir estas cifras, Bentley ha llevado a cabo un desarrollo específico en esta mecánica, en la que destacan la actuación del sistema de doble turbocompresor, ubicado en el interior de la V principal, y la gestión electrónica ME17 firmada por Bosch. Con esta se ha conseguido un control más ajustado de los turbos y, por consiguiente, una entrega de par más controlada.

cochesafondo-prueba-bentley-continental-gt-speed-convertible-144Tanto ha sido así, que este motor destaca más por su suavidad y refinamiento que por un comportamiento desbocado. Antes al contrario, el sonoro motor del GTC V8 S me dio una sensación más acorde con la potencia prometida que este lujosísimo descapotable, que cuenta además con el eficaz cambio automático ZF de 8 velocidades, con las levas en el volante típicas de la marca, bastante separadas del aro, por lo que invitan poco a ser utilizadas.

cochesafondo-prueba-bentley-continental-gt-speed-convertible-213No me gustaría dar lugar a malentendidos, porque el Bentley Continental GT Speed Convertible es un descapotable altísimamente prestacional: el ejercicio del 0 a 100 km/h lo clava en 4,4 segundos, y la marca promete que la velocidad máxima es de 325 km/h. Así pues, el que se queje por no llegar a tiempo a los sitios, que se lo haga mirar, especialmente si lo que separa al punto A del punto B es una carretera amplia.

cochesafondo-prueba-bentley-continental-gt-speed-convertible-147En curvas, sin embargo, la cosa cambia un poco. Su bastidor está perfectamente puesto a punto, con una suspensión neumática que, además de variar la altura de la carrocería a voluntad, permite ajustar los tarados entre extremadamente cómodo a razonablemente duro.

Ahora bien, por mucho que la tracción total sea un ejemplo de eficacia y que dé la sensación de que nada puede perturbar el paso de este altivo británico, cuando se llega a un punto de alegría los 2.495 kg de peso, 4.806 mm de longitud y 1.944 mm de anchura llaman a las señoras leyes físicas para que las inercias dicten sentencia.

cochesafondo-prueba-bentley-continental-gt-speed-convertible-131cochesafondo-prueba-bentley-continental-gt-speed-convertible-121cochesafondo-prueba-bentley-continental-gt-speed-convertible-188

En los tramos más cerrados, los en general muy eficaces neumáticos Pirelli P Zero (enormes, de medidas 275/35 ZR 21 en ambos ejes) cambian su rol a «simplemente» voluntariosos. Sujetan bien, pero la eficacia se ve un tanto comprometida si no se ajustan muy bien los tiempos en la trazada.

cochesafondo-prueba-bentley-continental-gt-speed-convertible-156Los frenos son otra historia, al menos con el equipo opcional que montaba la unidad de prueba: discos carbocerámicos (carbono/carburo de silicio) perforados delanteros de 420 mm (con pinzas de 8 pistones) y traseros de 356 mm. Si bien las distancias de frenado no son tampoco para hacer tiempos en circuito, su resistencia al trato duro sí es digna de todo elogio, y aportan una gran confianza.

Antes de subirme al Bentley Continental GT Speed Convertible recordaba la sensación un poco de coche bestial que me dio su hermano V8, y esperaba encontrarme algo más o menos por el estilo, pero llevado más al límite. Nada más lejos de la realidad.

cochesafondo-prueba-bentley-continental-gt-speed-convertible-167Quizá porque las especificaciones de equipamiento eran diferentes -en las fotos puede apreciarse la Mulliner Specification, con elementos como las costuras cosidas a mano dando forma de diamante a la tapicería de piel- lo cierto es que en esta unidad el refinamiento estaba por encima de otras prioridades. Afortunadamente, he de añadir.

cochesafondo-prueba-bentley-continental-gt-speed-convertible-203Si uno le pone un poco de empeño con el acelerador y el cambio, el motor W12 puede estar claramente presente en los desplazamientos de este descapotable. Ahora bien, su talante natural es más bien el de pasar todo lo desapercibido que sea posible mientras no se le pida lo contrario. El aislamiento es tal, que no hay vibración ni sonido perceptibles ni al ralentí ni en marcha (con la capota de lona puesta, claro está, que para algo cuenta con cuatro capas de aislamiento), hasta que se alcanzan muy altas velocidades. Incluso con la capota quitada (el mecanismo eléctrico la pliega en 30 segundos incluso en marcha, a 32 km/) se puede gozar de un alto confort.

cochesafondo-prueba-bentley-continental-gt-speed-convertible-181Así pues, uno puede plantearse hacer largos desplazamientos con este cabrio 2+2 sin temor al cansancio, al menos en las plazas delanteras. A pesar de su excelsa longitud, las dos traseras hacen que el Continental GTC sea un coche con el que se pueda presumir dando un garbeo a un par de amigos por algún paseo marítimo de concurrencia elitista, pero poco más.

Por supuesto, el confort está asegurado, puesto que los asientos traseros te acogen con todo el cariño de su amplitud, pero el espacio para las rodillas hace que los viajes a la Costa Azul sean claramente cosa de dos. Además, con apenas 260 litros de capacidad de maletero, hay que calcular bien qué necesitas llevarte a tu paraíso de veraneo.

cochesafondo-prueba-bentley-continental-gt-speed-convertible-199cochesafondo-prueba-bentley-continental-gt-speed-convertible-185cochesafondo-prueba-bentley-continental-gt-speed-convertible-180

Sean 3 o sean 3.000 kilómetros, de lo que no cabe duda es de que la experiencia de montarse en un Bentley, especialmente si es descapotable como este GTC Speed, es única.

cochesafondo-prueba-bentley-continental-gt-speed-convertible-186Es evidente el esmero con el que se han fabricado y montado todos y cada uno de sus detalles, en los que resulta complicado encontrar alguno en el que se hayan ahorrado algún esfuerzo. Yo no fui capaz, y dudo que aunque lo hubiera tenido varias semanas en mi garaje habría sido capaz de ponerle un pero a un habitáculo tan bien rematado.

Independientemente de las preferencias que uno tenga como conductor, lo cierto es que ponerse al volante del Bentley Continental GT Speed es una experiencia que te traslada a otra dimensión.

cochesafondo-prueba-bentley-continental-gt-speed-convertible-3La sensación de poderío de su motor, convenientemente edulcorada por un aislamiento perfecto y una calidad de interiores difícil de superar, son de las que le cambian a uno las referencias en el mundo del motor.

De hecho, cuando se piensa en el precio de un coche de estas características, bien por encima de los 200.000 euros, lo importante no es tanto lo que cuesta, sino cuanto vale para cada uno esa sensación de pertenecer a un mundo al que muy pocos pueden acceder.

Bentley definía al Continental GTC Speed como el descapotable más rápido del mundo. Desde luego, homologar 325 km/h son como para presumir de ello.

cochesafondo-prueba-bentley-continental-gt-speed-convertible-114Ahora bien, ser capaz de alcanzar esa velocidad, y hacerlo además en tiempos de vértigo, no le convierten en un deportivo, ni falta que le hace, pensarán algunos.

Yo, en cambio, es quizá lo que más he echado de menos. Quizá sea porque el aplomo que este convertible muestra a cualquier velocidad exige ponerle mucho metal al asunto, pero es que ni el apelativo «Speed» ni el llamativo color «Continental Yellow» consiguen hacerlo pasar por un coche especialmente ágil, por más que su equipo de frenos sea todo un portento de resistencia.

Mi sentencia

Sé el primero en comentar