Prueba SsangYong Korando D22T 4×4 Limited Aut.: rústica modernidad

prueba ssangyong korando

Valoración

Puntúa este post

Prueba SsangYong Korando D22T 4×4 Limited Aut.: rústica modernidad

Prueba y opiniones: Gaby Esono

El SsangYong Korando es un modelo de los que ya no quedan. Su tradición es tan notable como la del Volkswagen Golf, ya que nacieron los dos en el mismo año, 1974, aunque diría que los puntos en común entre ambos modelos empiezan y acaban ahí.

prueba ssangyong korando

Nacido como un rústico todoterreno -¿acaso no lo eran casi todos en aquella época?-, el SsangYong Korando ha ido evolucionando de la manera que requería el mercado. Donde antes lo que se demandaba fundamentalmente era robustez, hoy en cambio se reclama sobre todo comodidad, versatilidad, distinción, tecnología, conectividad, seguridad… Sí, los conductores de hoy, sea cual sea nuestro nivel adquisitivo, exigimos todas estas cosas y muchas más a un solo coche, y si encima otro nos lo da a buen precio, pues para allá que nos vamos de cabeza.

prueba ssangyong korando

Por posicionamiento, este SUV compacto se coloca un peldaño por encima del SsangYong Tivoli y su hermano alargado, el SsangYong XLV. Sin embargo, su aspecto moderno disimula -bastante bien, todo sea dicho- que se trata del restyling de un modelo de una generación anterior, desarrollado antes de que SsangYong pusiera en liza sus sistemas de ayuda a la conducción de última hornada.

Pese a ello, un vistazo en diagonal a la lista de equipamientos -especialmente en esta versión Limited, tope de gama- nos hace darnos cuenta de que faltar, lo que se dice faltar, faltan más bien pocas cosas en este coche que tiene que competir con algunos de los automóviles más deseados del momento, como el SEAT Ateca, Volkswagen Tiguan, Renault Kadjar, el Jeep Compass o, cómo no, el Nissan Qashqai, auténtico adalid del mundo crossover.

Como miembro de una marca especialista en todoterrenos, el SsangYong Korando se posiciona como un modelo que no le hace ascos a las aventuras fuera del asfalto. Su elevada altura libre al suelo y sus largos recorridos de suspensión te permite adentrarte en caminos muy rotos sin mayores preocupaciones. Cuando lo haces, además, no se perciben los típicos ruidos de los paneles interiores, lo que significa que el chasis es tan rígido como sugieren las rotundas formas de la carrocería de este coche.

prueba ssangyong korando

El sistema de tracción total permanente es otro gran aliado ya que, además de estar siempre dispuesto a actuar en cuanto se percibe un cierto deslizamiento de las ruedas delanteras, si las cosas se complican se puede mejorar la tracción pulsando el botón de bloqueo del diferencial central, una buena ayuda cuando una de las ruedas se queda en el aire.

A todo esto hay que añadir la buena respuesta del conjunto motor-transmisión. Los 178 CV de potencia y 400 Nm de su motor turbodiésel 2.2 (el único disponible en toda la gama) aliados con una caja de cambios automática AT6 de Aisin, con convertidor de par, son sinónimo de tranquilidad en el campo, donde si contamos con el equipo de ruedas apropiado habrá pocos sitios de donde no podamos salir airosos. Lo dicho el Korando es una de las mejores alternativas entre los SUV de hoy para los que, en el equilibrio entre campo y asfalto, tiran más hacia lo primero.

prueba ssangyong korando

Prueba SsangYong Korando

La consecuencia que puedes intuir al respecto es que, precisamente, ese compromiso campero obliga a tener muy presente que en carretera, con el Korando, prisas las justas. Su comportamiento es cómodo y digiere los trayectos largos por vías rápidas sin dificultad. Ahora, cuando llegan las curvas hay que agarrarse, porque la suspensión, que pasa con muy buena nota sobre las irregularidades, sufre un poco más cuando tiene que contener las inercias de un coche de 1.769 kg de peso y 1.675 mm de altura.

prueba ssangyong korando

Prueba SsangYong Korando

De hecho, es cuando le exiges al acelerador cuando el SUV coreano empieza a protestar, con un motor un tanto ruidoso y una caja de cambios que, a pesar de su gestión electrónica (tiene tres modos de funcionamiento: Eco-Power-Winter) y de su peculiar modo de cambio secuencial con botones en el pomo, se toma su tiempo para hacer los cambios. Diría que este conjunto pasa más desapercibido cuanto menos le exiges o, dicho de otra manera, si lo tratas con mimo te devolverá el mismo trato con creces.

prueba ssangyong korandoprueba ssangyong korandoprueba ssangyong korando

Y lo mismo se puede decir de los consumos. La marca anuncia para esta versión un consumo de 8,6 l/100 km, pero yo lo devolví con una media de 11,8 l/100 km que, sin embargo, en recorridos por autopista a velocidad contenida se mantuvieron por debajo de los 10 l/100 km,

Me ha sorprendido lo que pueden dar de sí los 4.410 mm de longitud de la carrocería del Ssangyong Korando. Las plazas delanteras son espléndidas en todas sus cotas, y los asientos son amplios butacones con los que, una vez más, da gusto hacer viajes largos. Además, en la versión Limited la tapicería de piel es de serie y, para ser un coche bastante de campo, no se echa nada de menos.

prueba ssangyong korando

Detrás el panorama sigue siendo en general muy positivo. Quizá la cota de altura no sea excelsa, debido al techo solar, pero no es un aspecto crítico y ofrece un espacio más que suficiente para tres adultos. Incluido el del centro, ya que no hay túnel de transmisión central.

prueba ssangyong korandoprueba ssangyong korandoprueba ssangyong korandoprueba ssangyong korando

A ello hay que añadir que se puede reclinar el respaldo en varias posiciones, aunque se trata de una característica más útil para incrementar las posibilidades del maletero (su capacidad es de 486 litros, 1.312 litros con los asientos traseros abatidos) que para el confort de los ocupantes. La altura de carga del maletero es bastante alta, pero por otra parte se agradece que se haya pensado en un hueco para dejar la bandeja cuando necesitamos todo el espacio de carga. No es sencillo dejarla, pero el espacio está ahí y eso siempre viene bien.

prueba ssangyong korandoprueba ssangyong korandoprueba ssangyong korandoprueba ssangyong korando
prueba ssangyong korandoprueba ssangyong korandoprueba ssangyong korandoprueba ssangyong korando

Una de las cosas en la que debo insistir es en el tema de la sonoridad del motor, demasiado presente si llevamos el motor revolucionado o hacemos constantes cambios de ritmo. Como contrapartida, la impresión de los materiales y ajustes en general es buena.

El SsangYong Korando es un coche muy correcto para una familia con hijos que ya tengan cierta autonomía, porque estarán a sus anchas y viajarán muy cómodos. Ahora bien, si son muy pequeños hay que tener en cuenta varios detalles.

prueba ssangyong korando

Prueba SsangYong Korando

El primero es que instalar las sillitas infantiles con fijaciones Isofix requiere mucha práctica. Ssangyong es de las marcas que mantiene las argollas para fijarlas ocultas entre la tapicería de los asientos, lo que significa que hay que tomarse las cosas con calma hasta que consigues anclar las sillitas.

prueba ssangyong korando

Yo tengo dos sillitas, de diferentes marcas, y con las dos estuve un buen rato hasta que conseguí instalarlas correctamente. Esto solo es un problema si tienes que ir moviendo las sillitas de forma habitual, pero si es tu caso añade entre las tareas pendientes leerte el manual, montar cadenas para la nieve e instalar varias veces las sillitas infantiles.

El otro tema que me ha llamado la atención es el del bloqueo de los elevalunas eléctricos posteriores. El botón que permite al conductor activarlo hace que se bloqueen también las teclas que tiene el mismo conductor, de manera que si por lo que sea quieres bajar una ventanilla trasera, tienes que desbloquearlas antes. Es una tontería de fácil solución, sí, pero no conozco a otra marca que lo haga así.

El precio de tarifa del SsangYong Korando D22T Limited 4×4 Auto. es de 30.250 euros (menos 2.000 euros de descuento de la marca).

prueba ssangyong korando

Se trata de un importe ya importante, incluso para ser el tope de gama de este SUV compacto, pero que cuando se ve la lista de equipamientos de serie queda mucho mejor contextualizado: climatizador automático, volante multifunción, navegador con pantalla táctil (de funcionamiento es un tanto lento), cámara de visión trasera, sensor de lluvia y luces, tapicería de piel, asientos delanteros y traseros.

La gama empieza con el Korando D22T 4×2 Line, con cambio manual de 6 velocidades, disponible por 20.150 euros (menos 2.000 euros de descuento).

 

 

Mi sentencia

Sé el primero en comentar