Mini John Cooper Works Clubman: la familia se hace mayor

El Mini John Cooper Works Clubman aterriza en la zona noble del catálogo del pequeño modelo británico para rellenar el hueco que había entre la carrocería de 5 puertas y el Countryman. Como buen Clubman, esta nueva versión adopta las características de coche familiar que se le suponen a este tipo de carrocería de 5 puertas más portón prácticamente vertical.

Mini John Cooper Works Clubman

Mini John Cooper Works Clubman

Nada nuevo bajo el sol, en realidad, una vez que en esta segunda generación se apostó por una configuración convencional -mucho más práctica- de las puertas traseras. No en vano, sus cinco plazas «de verdad» (aunque la central trasera es algo menos amable que el resto), más el maletero de 360 litros (ampliable hasta los 1.280 litros abatiendo los asientos posteriores) mantienen los cánones establecidos en las versiones civilizadas de la gama Clubman.

Mini John Cooper Works ClubmanMini John Cooper Works ClubmanMini John Cooper Works ClubmanMini John Cooper Works Clubman

La gracia especial de este coche, pues, hay que buscarla en el tratamiento vitamínico que ha recibido en los los aspectos que tienen que ver con su dinámica de conducción. Para empezar, bajo el capó se monta un motor 2.0 turbo de gasolina específico de la familia John Cooper Works. Se trata de un bloque Mini TwinPower Turbo que combina la sobrealimentación (con el turbo formando parte del colector de escape) con la inyección directa de gasolina (con el inyector montado en el centro), control variable de las válvulas (Valvetronic) y el control del árbol de levas variable en admisión y escape (Doble Vanos).

Mini John Cooper Works ClubmanMini John Cooper Works ClubmanMini John Cooper Works Clubman

Sus 231 CV de potencia (39 CV que el Cooper S) y 350 Nm de par motor se asocian por primera vez con la nueva generación del sistema de tracción total All4 de la marca, con gestión electrohidráulica del par que se envía a las cuatro ruedas para mejorar la tracción. Respecto a las cajas de cambio, se puede elegir entre una manual de 6 velocidades, con la que se declara un consumo medio de 7,4 l/100km, o una automática y más eficiente Steptronic Sport de 8 marchas (6,8 l/100 km).

Mini John Cooper Works Clubman

Otras cifras relevantes del Mini John Cooper Works Clubman son la aceleración de 0 a 100 km/h, que se clava en 6,3 segundos, a no ser que sigas pisando a fondo hasta los 238 km/h de velocidad punta. Este poderío mecánico se engalana con un sistema de escape específico, frenos Brembo, llantas de aleación ligera John Cooper Works negras de 18 pulgadas (habrá en opción unas de 19 pulgadas), así como sistemas de seguridad activa como el de conducción dinámica DSC (control dinámico de estabilidad) con DTC (control dinámico de tracción), EDLC (Electronic Differential Lock Control) y Performance Control de serie. Adicionalmente, se podrán solicitar amortiguadores con control electrónico.

 

 

 

Sé el primero en comentar