El Dacia Tour se exhibe por toda España

Puntúa este post

 

Dacia celebra su décimo aniversario en España con un Tour en el que da a conocer toda gama, recientemente renovada. Se trata de una gira que finaliza el 3 de julio con 17 etapas: Valladolid, Vigo, Santiago de Compostela, Lugo, Vitoria, Zaragoza, Valencia, Barcelona, Alicante, Murcia, Málaga, Sevilla, Badajoz, Salamanca, Madrid, Palma de Mallorca y Santa Cruz de Tenerife.

Dacia Duster ©Dacia

Dacia Duster ©Dacia

De esta manera, la firma rumana propiedad de Renault quiere fortalecer aun más su presencia en nuestro país, donde es la líder de ventas en 2013 y en lo que llevamos de 2014, con más de 130.000 unidades vendidas desde que comenzara a distribuirse en la red de concesionarios de la marca del Rombo.

Dacia Sandero Stepway ©Dacia

Sandero Stepway ©Dacia

A pesar de compartir instalaciones, ambas marcas tienen identidades bien definidas, y ello se va a transmitir también a los puntos de venta, que dividirán claramente los puntos de venta. El motivo es porque consideran que el perfil del cliente de Dacia es bien distinto del de Renault.

Mientras el de la marca low cost es a menudo un cliente nuevo (especialmente en el Dacia Duster), que llega pensando en comprar un coche de segunda mano y tiene en el precio la prioridad, el de Renault «suele ser un cliente que ya conoce la marca y busca algo más», aseguran desde la firma gala.

Dacia es una marca relativamente joven, que nació en 1966 fruto del interés del gobierno de Rumanía por crear una industria del automóvil que fortaleciera la movilidad del país. La relación con Renault viene ya de esa época, porque la apuesta de Dacia fue construir vehículos bajo licencia Renault (algo parecido al vínculo entre SEAT y Fiat, por ejemplo), y explotó esa fórmula durante décadas, en las que estuvo produciendo derivaciones «rumanizadas» del Renault 8 y del Renault 12 después.

Dacia Logan MCV ©Dacia

Dacia Logan MCV ©Dacia

No fue, sin embargo, hasta el año 1995 cuando la marca cambió radicalmente el rumbo. La irrupción de la Régie como accionista mayoritario tenía un claro objetivo: hacerse con un fabricante que conociera su producto, modernizarlo y relanzar la marca para ofrecer un producto de bajo precio en un mercado, el europeo, que adolecía de propuestas autóctonas de ese tipo. De hecho, la mayoría de fabricantes europeos estaban centrados en los mercados occidentales y no tenían en cuenta las necesidades de muchos conductores de los países del otro lado del ya desaparecido Telón de Acero, además de Turquía.

Dacia Lodgy ©Dacia

Dacia Lodgy ©Dacia

Así, en 2004 nació el Dacia Logan, un utilitario de 3 volúmenes que, sobre la base de tecnología de Renault ya amortizada, ofrecía unas prestaciones suficientes, una habitabilidad por encima de la media y un precio claramente por debajo. La contrapartida estaba también asumida, porque la calidad de acabados estaba por debajo de lo habitual incluso en aquella época. Y ahora queda un poco lejos, pero el Dacia Logan fue uno de los damnificados por la polémica ‘Prueba del alce’.

Dacia Sandero ©Dacia

Dacia Sandero ©Dacia

¿Y qué?, debieron pensar los 22.833 primeros usuarios de este modelo, que en 2005 aterrizó en los principales mercados de Europa Occidental, lo que hizo que las ventas se multiplicaran por 6. En una época -todavía- de bonanza económica, parecía claro que el mensaje de Dacia había dado en el clavo, vendiendo la idea de que un Logan hacía lo mismo que los demás coches, por la mitad de dinero.

Desde entonces hasta hoy, las ventas (cerca de 2,9 millones de Dacia vendidos) y los mercados en los que está presente (43 en 2013, tras la llegada a 6 nuevos) no han hecho más que aumentar, sin contar los países en los que los Dacia se comercializan con el logo de Renault.

El éxito de ventas de Dacia no se debe sólo al Logan. Después de este modelo fueron llegando el Logan Break (familiar de 7 plazas, hoy denominado Logan MCV), el Sandero (la versión de 5 puertas y dos volúmenes del Logan), el Duster (SUV), el Lodgy (monovolumen) y los Dokker y Dokker Van (vehículos comerciales ligeros).

Dacia Dokker ©Dacia

Dacia Dokker ©Dacia

Con esta gama, en la que tras las últimas renovaciones ningún modelo tiene más de dos años, Dacia cubre de un modo u otro los principales segmentos del mercado. «De momento la gama está completa», comentan sus responsables, «aunque ninguna puerta está cerrada», refiriéndose a la posibilidad de entrar en otros segmentos. Eso sí, sin perder nunca la identidad de la marca, cuya oferta consideran complementaria a la de Renault. Incluso en lo que se refiere a versiones eficientes, un área en la que la firma francesa se ha decantado por la propulsión eléctrica y la de Dacia sería una apuesta por el GLP.

Dacia Dokker Van ©Dacia

Dokker Van ©Dacia

Llama la atención que en una marca enfocada tan claramente al precio y a lo que denominan «compra inteligente» tengan cabida modelos con un mayor componente lúdico como son el Sandero Stepway y el Duster, modelos de planteamiento más campero, tal y como está de moda ahora. Ello da una idea de que, por muy racional que sea la adquisición de un automóvil, siempre hay un espacio para la parte emocional.

Dacia Logan ©Dacia

Dacia Logan ©Dacia

Por otra parte, está la cuestión de los equipamientos, en los que «no falta de nada». Los que tenemos cierta edad aun recordamos la manivela en la puerta delantera para bajar la luna en verano como recurso contra el calor. En un Dacia no tienes por qué retroceder varias décadas, porque según versiones cuentan con elevalunas eléctricos, cierre centralizado, aire acondicionado, radio con pantalla táctil… E incluso navegador que, aunque sea como opción, ahí está.

Por otra parte está la gama de motores, que ya está tan separada como antaño de los modelos Renault. El bloque 1.5 dCi ya es un estándar entre los diésel, la nueva generación de motores tricilíndricos 1.2 TCe de gasolina, como el de la prueba del Renault Clio.

 

Sé el primero en comentar