Los coches del Dakar 2015: Peugeot 2008 DKR

Rate this post

El retorno de Peugeot al Dakar, 25 años después de su última participación (y victoria) es una de las grandes noticias del Dakar 2015. Para la ocasión, la firma del león ha desarrollado desde cero el nuevo Peugeot 2008 DKR, un buggy que, como era de esperar, tiene en común con el Peugeot 2008 de serie poco más que el nombre.

Peugeot 2008 DKR con Sainz, Peterhansel y Despres. ©Peugeot

Peugeot 2008 DKR con Sainz, Peterhansel y Despres. ©Peugeot

Alrededor de una rígida estructura multitubular de acero se ha desarrollado una suspensión de dobles triángulos en ambos ejes, con dos muelles Eibach y dos amortiguadores ZF por rueda (una composición que ya utilizaban en los Peugeot 205 Grand Raid y Peugeot 405 Grand Raid en los años ’80) que autorizan un recorrido de 460 mm.

Cada rueda del Peugeot 2008 DKR pesa 54 kg. ©Peugeot

Cada rueda del Peugeot 2008 DKR pesa 54 kg. ©Peugeot

Las llantas, de 17 pulgadas de diámetro y 8,5 pulgadas de garganta, son de dos piezas de aluminio y sobre ellas van montadas unos neumáticos Michelin de medidas 37/12,5×17.

Una marca como Peugeot, que ha hecho bandera de la propulsión diésel (con ella lograron ganar en Le Mans con el Peugeot 908 HDi FAP) aprovecha cualquier oportunidad para demostrar las bondades de esta tecnología.

Han trabajado para mejorar la agilidad en caminos del Peugeot 2008 DKR ©Peugeot

Han trabajado para mejorar la agilidad en caminos del Peugeot 2008 DKR ©Peugeot

El Peugeot 2008 DKR es el último ejemplo de ello, al estar equipado con un motor 3.0 V6 biturbo que es capaz de entregar a las ruedas traseras 340 CV de potencia máxima y 800 Nm de par motor a través de una caja de cambios secuencial de 6 velocidades del especialista francés Sadev (el mismo que equipa a los coches del Trofeo Andros) que forma parte del propio chasis.

Carlos Sainz, Stéphane Peterhansel y Cyril Despres serán los encargados de llevar las tres unidades que tomarán la salida del Dakar 2015 el próximo 4 de enero de 2015 en Buenos Aires. Dada la inexperiencia de Despres sobre cuatro ruedas (el cinco veces ganador del Dakar en motos debuta este año en coches), el piloto madrileño y «monsieur Dakar» han sido los que más kilómetros de test han recorrido para desarrollar el Peugeot 2008 DKR.

Peugeot 2008 DKR ©Peugeot

Peugeot 2008 DKR ©Peugeot

Peugeot 2008 DKR ©Peugeot

Peugeot 2008 DKR ©Peugeot

Peugeot 2008 DKR ©Peugeot

Peugeot 2008 DKR ©Peugeot

Sainz, que en la presentación del Dakar 2015 en Barcelona el pasado mayo mostró cierta molestia por no haber tenido aún ocasión de probar su nuevo buggy, no oculta la incertidumbre que le produce que se no hayan realizado todos los tests que él habría deseado. Pese a ello, entre él y sus compañeros, la marca ha contabilizado un kilometraje de pruebas cercano a dos Dakar, con dos puntos de inflexión importantes: el primero, el trabajo realizado para mejorar la fiabilidad del conjunto, ya que las tomas de contacto de mediados de año mostraron que ese era uno de los puntos débiles del proyecto.

Carlos Sainz y Lucas Cruz en el Peugeot 2008 DKR ©Peugeot

Carlos Sainz y Lucas Cruz en el Peugeot 2008 DKR ©Peugeot

El segundo fue la puesta a punto de las suspensiones, en sesiones de test específicas, para asegurar un buen comportamiento dinámico en un concepto de buggy que es innovador, pero visualmente desconcertante debido a sus enormes ruedas y su espectacular altura (1.912 mm).

Los motivos por los que han optado por una configuración tan peculiar son que se querían mantener las ventajas de los buggy en las etapas de arena y a la vez compensar sus déficits en las pistas respecto a los tradicionales todoterreno, especialmente el Mini All4 Racing, el rival a batir.

A la ligereza inherente a este tipo de vehículo (chasis tubular en lugar de plataforma, carrocería de fibra, transmisión trasera…), y a la ventaja de un reglamento que permite incorporar el sistema para modificar la presión de los neumáticos (especialmente útil cuando se afrontan zonas de arena o barro), hay que sumarle unas dimensiones compactas (longitud, 4.099 mm; anchura, 2.033 mm) y un reparto de pesos más equilibrado, gracias a que una rueda de repuesto se guarda delante y la otra detrás, y cada una pesa 54 kg.

Y es que los técnicos de Peugeot han trabajado para mejorar la agilidad y capacidad de tracción del Peugeot 2008 DKR en los caminos, que en el Dakar sudamericano a menudo parecen tramos propios del WRC y son menos propicios para los buggy.

La caja de cambios secuencial Sadev forma parte del chasis ©Peugeot

Caja de cambios secuencial ©Peugeot

Chasis multitubular de acero ©Peugeot

Chasis multitubular de acero ©Peugeot

Carrocería de fibra de carbono ©Peugeot

Carrocería de fibra de carbono ©Peugeot

Aunque las dudas siempre están presentes cuando se va a correr un Dakar, sobre todo con un coche nuevo, las caras serias del comienzo han dado paso a semblantes más alegres en el seno del Team Peugeot-Total. Las pruebas al motor hechas en el banco de potencia y los últimos entrenamientos «serios» realizados en Erfoud (Marruecos).

Sé el primero en comentar