Prueba Citroën DS3 1.6 HDi 90 FAP Airdream: salir del rebaño

Rate this post

citroen-ds3-hdi-110-12755753618.jpg

©Cochesafondo

Prueba realizada por Gabriel Esono

Hasta hace pocos años, podías definir un coche de lujo por detalles como el tamaño, la potencia y la tecnología, por la calidad de sus acabados o por la cantidad de equipamientos disponibles, la mayoría de ellos como opción. Aunque la mayoría de marcas de amplia difusión suelen contar con modelos de este tipo, hay que reconocer que, al menos en Europa, entre BMW como Audi y Mercedes-Benz se reparten la mayor parte del pastel premium.

citroen-ds3-hdi-110-12755753595.jpg

©Cochesafondo

El resto se divide entre las exóticas más o menos recién llegadas, como Lexus o Infiniti, y las tradicionales europeas, como Peugeot con el veteranísimo 607, Citroën con el tecnológico C6 o Renault con el sinérgico Latitude, sin olvidar por supuesto el Phaeton de Volkswagen, la propuesta más cercana al lujo de la élite salida de un constructor generalista.

Sea como fuere, hace ya tiempo que el reino de los coches de más de 5 metros parece quedárseles pequeño a las marcas de campanillas, que han ido fijándose en segmentos cada vez más populares donde hincar el diente. Ya no sorprende a nadie ver un coche compacto con un escudo más propio de berlina de representación, y de allí al segmento inferior sólo había un paso, el mismo que dio BMW cuando relanzó la firma Mini.

citroen-ds3-hdi-110-12755753606.jpg

©Cochesafondo

Para algunos, lo que diferencia al caro producto de Oxford ideado en Múnich podría ser su elaborado bastidor o sus evolucionados motores, especialmente en esta segunda generación. Sí, podría decirse que es un valor añadido. Pero yo apostaría más bien que el secreto de su éxito radica en tres premisas nada sutiles: el diseño homenaje al Mini original, con el que sólo comparte el nombre; las múltiples posibilidades de personalización; el tratamiento de firma premium.

Pues bien, aquí es donde entra de lleno el nuevo Citroën DS3. En la firma del doble chevrón tienen algún modelo emblemático que habría servido perfectamente para atacar el lado nostálgico del público. Sin embargo, han optado, muy inteligentemente, por desarrollar un diseño muy atractivo y muy moderno. Su mismo anuncio lo dice todo: «el antiretro». Todo un acierto el de competir con el pequeño británico justo en el lado contrario al que éste propone.

citroen-ds3-hdi-110-12755753594.jpg

©Cochesafondo

Este diseño, además, se complementa con los kits exteriores e interiores, que junto con la variedad de llantas disponibles, harán difícil encontrarse con dos DS3 iguales por la calle.
Citröen considera que esto, junto con los motores de última generación que monta (los mismos que el Mini, por cierto), debería bastar para hacer frente al nostálgico «british» y al Fiat 500, otro icono que ha vuelto con el mismo talante «chic».

La propuesta del Audi A1 va en el mismo sentido que la del Citroën DS3, que apuesta por un carácter moderno y juvenil, y dejan el aspecto más clásico para el Lancia Ypsilon.

citroen-ds3-hdi-110-127557563011.jpg

©Cochesafondo

Si por algo se ha caracterizado el Grupo PSA Peugeot-Citroën a lo largo de los años es por el cariño con el que desarrollan sus motores diésel. Entre las marcas más populares, Citroën fue una de las últimas en aplicar la tecnología de inyección directa a sus propulsores turbo alimentados por gasoil, pero la llegada de los primeros 2.0 HDi, con el common-rail como sistema de alimentación, trajo nuevas referencias en cuanto a suavidad de funcionamiento y baja rumorosidad se refiere, tanto en 90 CV como en 110 CV.

©Cochesafondo

Claro que de eso hace más de 10 años y ya se sabe, los tiempos avanzan que es una barbaridad. Ahora, aquellos bloques de 2,0 litros de capacidad desarrollan más de 140 CV, mientras que para los rangos de potencias inferiores se ha confiado en los 1.6 HDi, los cuales ofrecen un rendimiento similar a cambio de unos consumos y emisiones más reducidos.

Teniendo en cuenta, pues, el punto de partida del motor de este DS3, no es de extrañar que el silencio de marcha sea una de sus cualidades. En realidad, el resultado era el esperado, ya que hemos tenido ocasión de probar sus bondades en multitud de ocasiones, tanto en modelos Citroën como Peugeot.

La versión de 90 CV es lógicamente, menos prestacional de lo que hasta ahora se había mostrado el tranquilo pero voluntarioso 1.6 HDi 110. También hay que decir, no obstante, que frente a lo que éste es capaz de ofrecer en carrocerías como las del C3 Picasso o el Berlingo, en el pequeño burgués muestra un

citroen-ds3-hdi-110-127557761810.jpg

©Cochesafondo

nivel de prestaciones aceptable, aunque desde luego no invita a exprimir el cuentavueltas hasta la zona roja en ninguna de las 5 marchas. Antes al contrario, se muestra poco amante de los extremos, de ahí que se desenvuelva más a gusto en la zona media.

Esto significa que se trata, sobre todo, de un buen rodador a ritmos tranquilos. Manteniendo este tipo de conducción, además de la suavidad y silencio de marcha mencionados, nos encontraremos con unos consumos irrisorios que, en nuestro caso, no pasaron de los 6,0 litros a los 100 km/h. Sólo el SEAT León Ecomotive nos ha dado mejor resultado este año.

citroen-ds3-hdi-110-12755776154.jpg

©Cochesafondo

Citroën lleva unos cuantos años participando en el WRC con unos resultados que están batiendo récords. Por eso, cada vez que me monto en uno de sus coches de serie tengo tentaciones de emular a Sebastien Loeb durante un rato.

citroen-ds3-hdi-110-12755776189.jpg

©Cochesafondo

Coloco el asiento, regulo los retrovisores, me pongo el cinturón y arranco. Hasta aquí la emulación. Lo que sigue después es disfrutar del filtrado de las irregularidades y de la comodidad general del coche.

Como si el motor hubiera contagiado su pausado carácter al resto del coche, el Citroën DS3 es un automóvil con el que se pueden afrontar largos viajes como si estuvieras sentado en el sofá de tu casa.

{IMGCOD0216012}El tacto general es de coche del segmento superior, con una dirección suave pero suficientemente precisa y unos frenos más que correctos para el ritmo que incitan a llevar su propulsor y sus suaves suspensiones. Da la sensación de ir algo mejor sujeto que el nuevo Citröen C3, pero no hay que dejarse engañar.

citroen-ds3-hdi-110-12755753607.jpg

©Cochesafondo

Cuando se trata de ir al límite, la inclinación de la carrocería es acompañada de una sensible tendencia al subviraje. Si la detectas a tiempo, se puede corregir simplemente dejando el acelerador y todo vuelve a su sitio sin mayor novedad. Si, por el contrario, te dejas llevar, entonces será el ESP el que deje todo en orden durante el tiempo suficiente como para hacerte recapacitar. Si quieres correr, búscate a otro, porque el DS3 1.6 HDi es para otro tipo de paladares, y lo lleva con orgullo.

citroen-ds3-hdi-110-12755756285.jpg

©Cochesafondo

He de reconocer que la primera sensación que tuve al subirme al Citroën DS3 fue un tanto agridulce. Por una parte, es un coche polivalente, con unas plazas traseras realmente utilizables y un maletero bastante capaz de cargar con lo tuyo y lo de tu pareja en vuestras vacaciones de verano a la costa adriática.

Además, el salpicadero tiene un diseño muy acertado y se nota el esfuerzo de la marca francesa en mejorar la presentación general, con una calidad de materiales a años luz de lo conocido hasta ahora en sus anteriores generaciones de coches pequeños e, incluso, compactos.

citroen-ds3-hdi-110-12755756273.jpg

©Cochesafondo

citroen-ds3-hdi-110-12755756284.jpg

©Cochesafondo

citroen-ds3-hdi-110-12755756272.jpg

©Cochesafondo

No sólo es la calidad de materiales, sino la de sensaciones, la que ha ganado enteros en el DS3. El tacto y sonido de mandos y puertas al cerrarse trasladan una impresión de mayor empaque a un producto que, en este sentido, no desentona con lo visto en las marcas de referencia en este sentido, que sólo le superan en el nivel de los ajustes.

citroen-ds3-hdi-110-12755756286.jpg

©Cochesafondo

citroen-ds3-hdi-110-12755756297.jpg

©Cochesafondo

Ahora bien, tratándose de una gama específica, esperaba de un DS un algo que me recordara que se trata de un coche con un valor añadido. Hay que decir que lo tiene, pero esa distinción hay que buscarla en los pequeños detalles, porque en lo principal apenas se distingue de un Citroën C3. Comparten el mismo salpicadero y muchos de los componentes del interior, como el volante de piel, que al menos cambia el logo de Citroën por el de la división premium.

Sólo destacan elementos como el mando a distancia y el pomo del cambio, que son del mismo color que la tira central del salpicadero, o el cuadro de relojes, que incluye el cada vez más extraño indicador de temperatura de agua. Poco más se puede decir de un habitáculo que, eso sí se puede personalizar con el kit interior (100 €) y con la tapicería de piel (700 €).

citroen-ds3-hdi-110-127557563010.jpg

©Cochesafondo

citroen-ds3-hdi-110-12755756309.jpg

©Cochesafondo

citroen-ds3-hdi-110-12755756298.jpg

©Cochesafondo

citroen-ds3-hdi-110-127557536313.jpg

©Cochesafondo

A pesar de que el interior tiene puntos en común con el nuevo Citroën C3, el DS3 no acepta comparaciones con su hermano de 5 puertas. Citroën está poniendo mucho empeño en diferenciar la gama DS de la gama C y, aunque los puntos en común son muchos e inevitables en esta economía de escala que nos ha tocado vivir, está claro que los chicos de marketing de la casa se están ganando el sueldo a pulso.

citroen-ds3-hdi-110-127557536211.jpg

©Cochesafondo

Sólo así se entiende que por un coche con la misma plataforma, motores y similar interior del C3, pero con tres puertas en vez de las cinco, haya que desembolsar 17.700 €, más de 2.000 € por encima de éste.

Ése es el precio de la exclusividad según Citroën. Exclusividad y personalización, por supuesto, ya que a los detalles configurables del interior se suman los del exterior, con variantes que van desde el color de los retrovisores y el techo a la colección de llantas de 16″ y 17″ pulgadas a elegir (entre 100 € y 500 €).

citroen-ds3-hdi-110-127557761912.jpg

©Cochesafondo

Entre el equipamiento de serie, sólo se echa de menos el climatizador automático en lugar del aire acondicionado, aunque se ofrece en opción junto con el navegador My Way por 1.300 €.

Muy claras tienen las aptitudes del confortable DS3 en Citroën, por lo que parece, ya que el Mini One D, con este mismo motor turbodiésel de 90 CV, cuesta 17.200 €, apenas 40 € menos que el Audi A1 Attraction 1.6 TDI.

citroen-ds3-hdi-110-127557761911.jpg

©Cochesafondo

Sea por la novedad o bien por su atractivo diseño, el Citroën DS3 es uno de esos coches que la gente se queda mirando al verlo pasar. El poderoso frontal con las luces tipo LED, el concepto de «techo flotante», que parece no estar sustentado por los montantes y la combinación de llamativos colores, que incluyen también las llantas, juegan claramente a su favor.

citroen-ds3-hdi-110-127557536110.jpg

©Cochesafondo

En los segmentos más populares, el precio es una de las variables más tenidas en cuenta a la hora de decidirse por adquirir un coche u otro. Sin embargo, cada vez nos estamos encontrando con más coches que despiertan (o reflejan) nuestra necesidad de salir del rebaño y, por fortuna, ya no tenemos que esperar a ser altos directivos para acceder a ellos.

Yo ahora los veo con cierta distancia, por esas cosas que tiene la edad, pero pienso lo mucho que me habría costado decidir entre uno de éstos hace 15 años. De modo que si me preguntan si merece la pena pagar un extra por un coche del estilo del Citroën DS3, diré que sí, sin necesidad de que esté presente mi abogado.

Sé el primero en comentar