Carlsson va un poco más lejos con el C25 Royale

Puntúa este post
carlsson-va-poco-lejos-c25-royale-13003018261.jpg

©Carlsson

Merzig (Alemania).- Si ya en 2010 el especialista en Mercedes-Benz fue un poco más allá de lo habitual con el Carlsson C25, en 2011 el preparador alemán ha dado un paso más en la misma dirección con el superdeportivo C25 Royale, que presenta más de 70 innovaciones respecto a su predecesor.

 

carlsson-va-poco-lejos-c25-royale-13003018262.jpg

©Carlsson

Siguiendo con la base del Mercedes-Benz SL 65 AMG, la nueva carrocería de carbono ha permitido rebajar el centro de gravedad del Carlsson C25 Royale y mejorar el comportamiento. Ahora son 180 kg menos que el deportivo de Mercedes-Benz, y un reparto de pesos completamente diferente. También los frenos cerámicos han permitido mejorar las masas suspendidas y mejorar la direccionalidad.

 

Debajo del capó se encuentra el mismo V12 biturbo cuyos 753 CV que le permite acelerar de 0 a 100 km/h en 3,7 segundos y alcanzar una velocidad máxima de 352 km/h.

carlsson-va-poco-lejos-c25-royale-13003018273.jpg

©Carlsson

Una de las novedades más interesantes del C25 Royale es la nueva suspensión C-Tronic desarrollada por el preparador alemán con el objetivo de combinar las máximas prestaciones con usabilidad diaria. La suspensión analiza constantemente las condiciones de la carretera y el estilo de conducción para anticiparse automáticamente a las necesidades del conductor.

 

carlsson-va-poco-lejos-c25-royale-13003018274.jpg

©Carlsson

No se fabricarán más de 25 unidades del vehículo. La política de Carlsson es la de una solo unidad comercializada por país para asegurar, y de qué modo, la absoluta exclusividad del modelo. Cada uno de ellos, además, se construirá bajo la expresa petición del cliente, que cuenta entre el equipamiento opcional disponible con una carrocería bañada en oro de 24 quilates por 156.000 €, o un smart fortwo con los mismos colores que el Carlsson acabado de adquirir, este por 45.000 €. Claro que habrá tenido que desembolsar un mínimo de 429.000 € para hacerse con el deportivo.

 

Sé el primero en comentar