El reencuentro de Audi quattro y Walter Röhrl

Rate this post

reencuentro-audi-quattro-walter-rohrl-12680390635.jpg

©Audi

Redacción – Audi y Walter Röhrl celebraron juntos el 30º aniversario de quattro y lo hicieron de una manera muy emotiva. El bicampeón del Mundo de Rallyes y cuatro veces ganador del Monte Carlo volvió a exprimir a sus 63 años el motor de cinco cilindros turbo de un Audi quattro en su escenario predilecto, el mítico Col du Turini, uno de los epicentros de la pasión de los rallyes en todo el mundo.

reencuentro-audi-quattro-walter-rohrl-12680390623.jpg

©Audi

La irrupción de Audi en el Campeonato del Mundo de Rallyes con el Audi quattro supuso una revolución para la especialidad por su apuesta por el sistema de tracción total. A los mandos de los Audi quattro de diferentes generaciones y evoluciones, pilotos de la talla de Hannu Mikkola, Stig Blomqvist o Michèlle Mouton, la única mujer que cuenta en su palmarés con victorias de rango mundial, lograron los principales éxitos de sus trayectorias deportivas. Y también celebró muchos de ellos Walter Röhrl, bicampeón alemán con el que la marca alcanzó las más altas cotas de identificación.

reencuentro-audi-quattro-walter-rohrl-12680390624.jpg

©Audi

Röhrl fue el piloto más perfeccionista de su generación. Metódico y estudioso de la conducción, el alemán fue a lo largo de toda su carrera deportiva el verdadero azote de los pilotos nórdicos, tanto suecos como finlandeses, a los que logró batir en todo tipo de superficies. Tras llegar al equipo Audi en 1984, sintonizó con el afán de progreso de los ingenieros del equipo y juntos desarrollaron automóviles legendarios como el Audi Sport Quattro S1, la máxima expresión en materia de coches de rallye de la marca de los cuatro aros.

reencuentro-audi-quattro-walter-rohrl-12680390622.jpg

©Audi

Con una versión potenciada del Quattro S1 y ya cerrado el capítulo de rallyes en la marca, Audi y Walter Röhrl acudieron a la mítica subida al Pikes Peak en 1987. Allí, no sólo lograron una contundente victoria, sino también pulverizaron el récord que estaba vigente hasta entonces.

Röhrl concluyó su carrera en rallyes en Audi, marca con la que luego se pasaría a los circuitos hasta colgar oficialmente el casco, aunque en realidad jamás haya dejado de pilotar hasta hoy. En las pruebas de pista, Audi y Röhrl volvieron a imponer la tracción quattro tanto en los circuitos americanos de TransAm e IMSA, como en el DTM alemán, en su retorno a Europa.

Sé el primero en comentar