Prueba Nissan Juke 1.6 Tekna Premium: atracción marciana

Puntúa este post
nissan-juke-1-6-120-cv-12956330312.jpg
©Cochesafondo

Prueba realizada por Gabriel Esono

nissan-juke-1-6-120-cv-12956330314.jpg
©Cochesafondo

Todas las pruebas de Cochesafondo.com empiezan con una introducción como ésta. Aquí solemos aprovechar para dar una perspectiva global del coche que se va a analizar, se dan ciertas pinceladas sobre lo que es, a quien va dirigido, sus rivales más directos, etc. En definitiva, cualquier cosa que pensemos que puede ser interesante para ti, que has entrado para saber un poco mejor de qué va el modelo en cuestión.

Normalmente, cualquier automóvil que milite en el segmento de los polivalentes es muy fácil de catalogar. Por tamaño, por su ubicación en la gama de su marca, por gama de motores, por coches de similares características… Lo mismo da hablar de un Peugeot 207 que de un Renault Clio, un Opel Corsa o el SEAT Ibiza, o el Citroën C3, o el Ford Fiesta, o el Volkswagen Polo.

nissan-juke-1-6-120-cv-12956330337.jpg
©Cochesafondo

Aunque cada uno tiene sus propios matices, sus puntos fuertes y los no tan favorables, podría decirse que todos ellos están cortados por un patrón muy similar. Se trata de coches de estética convencional, poco arriesgada, replicada generación tras generación y, a menudo, son versiones a escala de sus hermanos mayores. Parece evidente, pues, que si se quiere triunfar en este segmento, hay que pasar por el aro y dejar los experimentos para la gaseosa.

Esta filosofía es prácticamente la misma que se solía aplicar entre los modelos compactos. O, por lo menos, así era hasta que irrumpió en el mercado el Nissan Qashqai, el primer crossover de la firma nipona.

Ahora, sus formas pueden parecer algo sosas, a pesar de su último restyling, pero nadie puede poner en duda que la arriesgada apuesta de Nissan, que ha creado un buen coche compacto con pinta de todoterreno, ha sido todo un acierto. Entonces, visto el éxito conseguido, ¿alguien puede culparles por atreverse a intentar el mismo ejercicio en otro segmento? No seré yo quien lo haga.

nissan-juke-1-6-120-cv-12956330313.jpg
©Cochesafondo

Se puede decir, pues, que el Nissan Juke, protagonista de esta prueba, es un descendiente del Qashqai. Sé que no soy original al hacer esta afirmación, porque cualquiera que esté un poco al día en el mundo del motor lo sabe de sobras.

Sin embargo, su planteamiento, contra todo pronóstico, es completamente diferente al del pionero. Para empezar, porque hay muy pocos coches con una estética tan diferenciada del resto. El Juke no es sólo un coche más alto de lo que nunca llegará a ser el Nissan Micra, sino que también ha sido dibujado para llamar la atención allá donde vaya.

En los siguientes apartados te cuento si, además de hacer un coche diferente, Nissan ha puesto algo de chicha debajo de las peculiares formas de su chapa.

nissan-juke-1-6-120-cv-12957047543.jpg
©Cochesafondo

De los tres motores disponibles para el Nissan Juke, hemos tenido ocasión de conducir el 1.6 de gasolina de 117 CV, denominado HR16E, que se ha asociado a un cambio manual de 5 velocidades y tracción delantera. Alejado de los 190 CV de la versión turboalimentada, este atmosférico con distribución variable en admisión y escape e inyección dual tiene la dura tarea de arrastrar una carrocería de dimensiones considerables, y se nota que le supone un gran esfuerzo.

nissan-juke-1-6-tekna-premium-atraccion-marciana-12962423181.jpg
©Cochesafondo

Contra lo que sugiere su abultado volumen, más que una cuestión de peso, que se ha mantenido por debajo de los 1.200 kg, se trata de un problema derivado de su amplia superficie frontal. Y a ello hay que sumar los enormes neumáticos, de medidas 215/55 en llanta de 17 pulgadas en esta versión Tekna Premium.

nissan-juke-1-6-120-cv-12957047542.jpg
©Cochesafondo

Ante semejante panorama, el pequeño tetracilíndrico bastante ha hecho con conseguir homologar una aceleración de 0 a 100 km/h en 11,0 segundos y alcanzar una velocidad máxima de 178 km/h.

nissan-juke-1-6-tekna-premium-atraccion-marciana-12962423206.jpg
©Cochesafondo

En este sentido, hay que decir que, una vez lanzado, no le resulta demasiado difícil mantener cruceros cercanos a esa cifra, siempre y cuando la orografía sea benévola.
De todas formas, por mucho que lo intentes, cuando pulsas el botón de arranque y te lanzas a la carretera, olvídate de las prisas. ¿O quizá habría que darle una segunda oportunidad?

Resulta que a partir de las versiones Acenta del Juke, en la consola central nos encontramos con una pantalla rodeada de varios botones y mandos que, cuando menos, despiertan la curiosidad.

nissan-juke-1-6-tekna-premium-atraccion-marciana-12962423218.jpg
©Cochesafondo
nissan-juke-1-6-tekna-premium-atraccion-marciana-129624232210.jpg
©Cochesafondo
nissan-juke-1-6-tekna-premium-atraccion-marciana-129624232211.jpg
©Cochesafondo

Se trata de lo que en Nissan llaman Sistema de Control Dinámico (Nissan Dynamic Control System, NDCS para los amigos), un dispositivo camuflado de control del climatizador que se convierte, al tocar la tecla D-Mode, en el maquillador ideal del Nissan Juke.

nissan-juke-1-6-120-cv-12957047531.jpg
©Cochesafondo

De repente, un coche que parecía muy perezoso, descubres que lo que pretendía en realidad era gastar lo menos posible. Tendría que haberlo sospechado a ver el logo «ECO» brillando en el salpicadero. Gracias al NDCS, pues, puedes dejar de lado la tentación de alargar los viajes a cambio de hacerlos más divertidos. Porque si en el modo «Normal» el motor se comporta algo mejor de lo que uno esperaba antes de subirse al coche, en la posición «Sport» resulta que te devuelve algo que podríamos denominar buen temperamento.

nissan-juke-1-6-120-cv-12959771686.jpg
©Cochesafondo

No es un invento revolucionario, ya que tanto Fiat y Abarth como Alfa Romeo u Opel están instalando un sistema similar en sus modelos, pero es un gadget muy poco común en su segmento y no veo razón para que no se extienda a partir de ahora. Gracias a la electrónica, los fabricantes ya no tienen que esforzarse tanto en buscar el perfecto equilibrio entre prestaciones, comportamiento del motor y consumos. Tal y como ha hecho Nissan con el Juke, basta con diseñar varios mapas de inyección y encendido, combinarlos con una respuesta al acelerador ajustada a cada uno de ellos, y permitir así que sea el estado de ánimo de quien está al volante el que elija si quiere economizar combustible o divertirse un poco.

nissan-juke-1-6-tekna-premium-atraccion-marciana-12962423219.jpg
©Cochesafondo

Cuando prefieras la primera opción, sabes que los consumos serán bastante comedidos. Una media oficial de 6,4 l/100 km es más que aceptable, aunque para ello tengas que resignarte a tener una respuesta al acelerador poco satisfactoria.

nissan-juke-1-6-120-cv-12956330336.jpg
©Cochesafondo

Ahora bien, cuando selecciones el modo Sport, entonces el motor te entregará todo lo que lleva dentro. No es un poderío exultante, pero sí obliga a tratar con mimo el pedal derecho, porque se vuelve de lo más sensible. Apenas importa. Lo que cuenta aquí es descubrir que sus 117 CV de potencia a 6.000 rpm y el par de 158 Nm a 4.000 rpm se desenvuelven con mucha más comodidad en la zona alta, justo la más indicada para pasar buenos ratos, mejor solo que acompañado, eso sí.

Ojalá este panorama estuviera acompañado por un cambio de marchas con mejor tacto. Así como las relaciones de cambio están muy bien escogidas y permiten aprovechar el modesto potencial de la mecánica, el tacto un tanto impreciso de la palanca no invita a su uso intensivo. Y eso, con un motor de funcionamiento puntiagudo como éste, es todo un debe.

nissan-juke-1-6-120-cv-12959771674.jpg
©Cochesafondo

Una de las ventajas con las que cuenta Nissan desde que formó la alianza con Renault es que puede compartir componentes con el fabricante francés.
En el caso del bastidor, para el Nissan Juke se ha tomado la plataforma B del grupo como base de partida, la misma de la familia Clio/Modus o el nuevo Nissan Micra, que ya comienza a verse en la calle.

nissan-juke-1-6-120-cv-12959771685.jpg
©Cochesafondo

Igual que la carrocería, la estructura del crossover pequeño de Nissan se ha sobredimensionado, tanto en sus cotas de longitud como de anchura. Ello ha permitido no sólo montarle un cuerpo más imponente de lo habitual en su segmento, sino también unas ruedas de medidas nada comunes para un coche de sus características.

nissan-juke-1-6-120-cv-12959771672.jpg
©Cochesafondo

Las suspensiones, en cambio, mantienen esquemas muy similares a lo que puede verse entre modelos utilitarios, con las típicas columnas McPherson en el eje delantero y ruedas tiradas con barra de torsión detrás, muy al estilo francés. A pesar de que el tren trasero va montado sobre un subchasis en forma de cuna que, según la marca, aumenta la rigidez lateral del conjunto, a la hora de conducir salen a relucir ciertas peculiaridades de este sistema, suficientemente solvente en turismos convencionales, pero no tanto cuando se trata de coches con grandes recorridos de suspensión.

A ritmo tranquilo el comportamiento es bueno y da confianza. El tarado de la suspensión es tirando a firme, lo que confirma las buenas sensaciones, manteniendo a raya las inclinaciones de la carrocería, sin llegar a ser incómoda para sus ocupantes.

nissan-juke-1-6-120-cv-12959771673.jpg
©Cochesafondo

La perspectiva, en cambio, no es tan favorable cuando se quiere ser coherente con la tecla Sport del NDCS. A pesar de que la dirección pierde la extrema suavidad de los otros modos de actuación, no basta para tener la sensación de tenerlo todo bajo control cuando se abordan curvas cerradas a buen ritmo. La elevada altura del Nissan Juke sale a relucir con claridad y, teniendo en cuenta que no es un motor demasiado potente, las pérdidas de tracción llegan antes de lo deseable y hacen que desee comprobar cómo lo han resuelto con el motor turbo de 190 CV, con o sin tracción total.

En cualquier caso, nada de esto es realmente un problema si tenemos en cuenta que el Nissan Juke no es un coche deportivo, sino un crossover que, teniendo en cuenta sus características, se desenvuelve sobre el asfalto, su terreno preferido, como un buen turismo, en el que el control de estabilidad se encarga muy pronto de devolver las ruedas a la trayectoria deseada.

nissan-juke-1-6-tekna-premium-atraccion-marciana-129624232314.jpg
©Cochesafondo

El Nissan Juke mide 4.135 mm de largo, 1.765 mm de ancho, 1.750 mm de alto y tiene una distancia entre ejes de 2.530 mm. Esto significa que, por dimensiones exteriores, se coloca en la órbita de monovolúmenes como el Renault Grand Modus.

Si te has fijado bien en las fotos habrás visto que, sin embargo, un buen puñado de centímetros se han dedicado a diseñar un coche llamativo, con enormes pasos de rueda, dejando el habitáculo con unas proporciones más acordes con las de un turismo convencional.

Así pues, el pequeño crossover de Nissan acoge más o menos bien al conductor y a su acompañante, aunque llama la atención que para modificar la altura del asiento, o incluso a veces para ponerte el cinturón, sea más práctico hacerlo con la puerta abierta.

nissan-juke-1-6-tekna-premium-atraccion-marciana-12962423205.jpg
©Cochesafondo

Detrás dos adultos viajarán más anchos que tres niños, aunque éstos no tendrán tanto problema en altura y espacio para las piernas como aquéllos. Es decir, en las plazas posteriores el espacio no sobra. Además, las puertas traseras son muy pequeñas y tienen un ángulo de apertura reducido, lo que dificulta el acceso.

nissan-juke-1-6-tekna-premium-atraccion-marciana-12962423182.jpg
©Cochesafondo

El maletero, de 251 litros de capacidad, también se ajusta mejor a lo que uno espera de un polivalente pequeño que a lo que necesita una familia en ciernes, aunque cuenta con varios detalles interesantes. La amplia apertura del portón, que incluye a su vez la tapa del propio maletero sería uno de ellos. Otro sería también el aprovechable doble fondo y, no por nombrarlo el último lo considero menos importante, cuando se pliegan los asientos traseros la superficie resultante es diáfana.

nissan-juke-1-6-tekna-premium-atraccion-marciana-129624232416.jpg
©Cochesafondo
nissan-juke-1-6-tekna-premium-atraccion-marciana-129624232517.jpg
©Cochesafondo
nissan-juke-1-6-tekna-premium-atraccion-marciana-129624232518.jpg
©Cochesafondo

En otro orden de cosas, creo que el diseño del salpicadero también merece ser destacado. Quizá su dibujo sea menos original que el de la llamativa carrocería, pero sí marca claras distancias con lo que estamos acostumbrados a ver. Han conseguido unas líneas originales manteniendo unos criterios ergonómicos estándar y una calidad de acabados y materiales bien por encima de la media.

nissan-juke-1-6-120-cv-12956330349.jpg
©Cochesafondo

El precio de tener un coche diferente a todos los demás empieza en los 16.250 € del Nissan Juke 1.6 Visia. Nuestra unidad de pruebas, el Tekna Premium con el mismo motor y la caja de cambios manual, sube hasta los 18.950 €, 1.000 € más si se solicita el recomendable cambio CVT de variador continuo.

Tal y como es costumbre en Nissan, la lista de opciones se suele reducir a la mínima expresión. En este caso, además de la transmisión, se puede elegir la pintura metalizada (416 €) y la tapicería de piel (1.000 €). Todo lo demás, viene de serie.

nissan-juke-1-6-120-cv-12956335671.jpg
©Cochesafondo

Esto significa que en el precio final se incluyen los sensores de luz y lluvia, la llave inteligente y botón de arranque, el climatizador, los elevalunas traseros eléctricos, la cámara de visón trasera, el navegador y Bluetooth, entre otros.

Este completo equipamiento no consigue enmascarar del todo un precio que resulta un tanto elevado si lo comparamos con los modelos tradicionales. Pero, ¿qué ocurriría si, en lugar de mirar donde siempre, echáramos un ojo a esos coches que, a pesar de su talante urbano, ofrecen un algo más? Me vienen a la cabeza el Mini, más el 3 puertas que el carísimo Countryman, o el nuevo Audi A1 o incluso el Citroën DS3. Todos ellos, como el Nissan Juke, dan a quien los conduce una posición de privilegio frente a lo que estamos acostumbrados a ver todos los días. Y eso, nos guste o no, tiene su precio. Visto así, quizá el Juke no sea tan caro.

nissan-juke-1-6-120-cv-129563303410.jpg
©Cochesafondo

Una de las cosas que me gusta observar cuando pruebo un coche es la reacción de la gente al verlo pasar. No es la primera vez que lo digo, ni será la última, espero.

Repetirlo en esta prueba tiene sentido porque he podido comprobar que el Nissan Juke es de esos coches que no se conforman con girar cabezas. Lo mantuve estacionado sobre una acera durante 10 minutos, en una zona con pocos transeúntes. En ese rato, lejos de recibir paraguazos, insultos y recuerdos caninos en alguna rueda, pude comprobar una sorpresa casi unánime. Los que sabían, hablaban de un Qashqai en pequeño. Los que no tanto, preguntaban qué era eso. En cualquier caso, a pesar de sus formas marcianas, es un coche que además de llamar la atención, gusta. Y eso, a mí me gusta también.

2 comentarios

  • Responder enero 28, 2012

    ALICIA

    ESTA PADRISIMO PERO CARISIMO ES UN CRESOVER QUE NO LLEGO PARA QUEDARSE

¿Quieres responder?