Prueba Ford Fiesta 1.6 120 CV Sport: atracción y diversión

4.3/5 - (3 votos)

Prueba realizada por Gabriel Esono

ford-fiesta-1-6-120-cv-sport-atraccion-diversion-12634554881408.jpg

©Cochesafondo

El aumento de las dimensiones es una de las constantes que más se están repitiendo en el relevo de cada generación de automóviles. El segmento de los pequeños polivalentes ha perdido su compacidad para acercarse a la barrera de los 4 metros, como el Renault Clio (3.986 mm de longitud). Otros incluso la superan, como el Peugeot 207 (4.030 mm) o el Seat Ibiza (4.034 mm), aunque también existen excepciones como la del Toyota Yaris (3.785 mm).

Contrariamente a lo que podría parecer, el motivo principal de este fenómeno no está en la búsqueda de una mejora de la habitabilidad interior. Hay que buscarlo, más bien, en las cada vez más exigentes medidas de seguridad, que obligan a diseñar estructuras mucho más grandes que sean capaces de absorber mayores impactos en caso de accidente.

ford-fiesta-1-6-120-cv-sport-atraccion-diversion-12634554891412.jpg

©Cochesafondo

Aunque el Ford Fiesta no escapa de esta tendencia, su afilado frontal se mantiene dentro de unas cotas que lo hacen más manejable en ciudad que muchos de sus rivales, al quedarse en 3.950 mm. La marca del óvalo, que acaba de iniciar la producción de este modelo en la factoría valenciana de Almussafes, ha querido dotar al nuevo Fiesta con un carácter más dinámico y juvenil del que tuvo la generación anterior, y lo ha plasmado con unas líneas muy marcadas que acentúan con los vistosos apéndices aerodinámicos disponibles según las versiones.

Por supuesto, el Fiesta Sport 1.6 con 120 CV que traemos a estas líneas contaba con gran parte de esta parafernalia estética, en la que destacan el prominente spoiler sobre la luneta trasera y las llantas de aleación de 16″, además de los faros antiniebla y los paragolpes con aditamentos específicos. La paleta de colores disponible va también en esa misma dirección, de modo que se puede decir que el nuevo Fiesta puede ser cualquier cosa menos discreto.

ford-fiesta-1-6-120-cv-sport-atraccion-diversion-12634554871395.jpg

©Cochesafondo

La mecánica que impulsa a este Fiesta 1.6 forma parte de la familia Duratec de la firma americana. Es un gasolina que ofrece 120 CV de potencia a 6.000 rpm y un par máximo de 152 Nm a 4.050 rpm. Atmosférico, debe su rendimiento a una distribución de 4 válvulas por cilindro y un doble árbol de levas de calado variable.

Esto, traducido a sensaciones, significa que se trata de un motor voluntarioso en baja que no oculta que se encuentra mucho más a gusto girando a regímenes más bien elevados.

ford-fiesta-1-6-120-cv-sport-atraccion-diversion-12634554891411.jpg

©Cochesafondo

La caja de cambios, de 5 velocidades, tiene unas relaciones tirando a largas, lo cual obliga a estar atentos para elegir la marcha adecuada y hacer un uso intensivo de la palanca si se quiere llevar un ritmo deportivo. Afortunadamente, el tacto es bastante correcto y sus recorridos cortos y precisos, por lo que apetece jugar con ella.

El resultado de esta configuración mecánica son unas prestaciones dignas, aunque más que un temperamento rabiosamente deportivo, al ponerse al volante de este modelo cabe esperar más bien una invitación a la conducción dinámica sin excesivas pretensiones. No hay que olvidar que este motor 1.6 Ti-VCT se encuentra en la zona tibia de la categoría, en la que se encuentran rivales como el 1.6 VTi de Peugeot-Mini o el sempiterno 1.6 de 105 CV de Seat, que con el cambio DSG compensa en cierto grado la diferencia de potencia.

ford-fiesta-1-6-120-cv-sport-atraccion-diversion-12634554881401.jpg

©Cochesafondo

Ford declara una aceleración de 0 a 100 km/h en 9,9 segundos y una velocidad máxima de 193 km/h, unas cifras que están dentro de los márgenes habituales en este rango de potencia. Los consumos se mantienen también en concordancia con las prestaciones, con unas medias que lindan entre los 6 l/100 km en conducción tranquila y por encima de los 11 l/100 km a ritmo más deportivo. En resumidas cuentas, ofrece todo lo que se espera de él, ni más ni menos.

ford-fiesta-1-6-120-cv-sport-atraccion-diversion-12634554861381.jpg

©Cochesafondo

Desde que salió a la luz la primera generación del Focus, en Ford han demostrado tomarse muy en serio la puesta a punto de sus bastidores. Y no sólo en las berlinas, sino también en lo que se refiere a sus modelos de carácter familiar, como el S-Max.

El nuevo Fiesta se beneficia también de esta filosofía, y en su desarrollo se ha puesto un buen empeño en conseguir un comportamiento de lo más dinámico. La anterior generación ya contaba con un correcto calibrado de las suspensiones que le daban un carácter. Ahora, a ese aplomo han sabido añadirle un plus de vivacidad que combina a la perfección con el talante juvenil que emana de su estética.

ford-fiesta-1-6-120-cv-sport-atraccion-diversion-12634554861389.jpg

©Cochesafondo

La dirección tiene asistencia eléctrica y es capaz de variar su dureza en función de la velocidad, con lo que permite un uso muy cómodo en ciudad y maniobras a la vez que ofrece firmeza en trayectos rápidos. Es directa y permite meter el eje delantero con agilidad en los virajes.

La suspensión, en configuración deportiva de serie para la versión Sport, es sin embargo la mayor responsable del vivo carácter de este coche. De hecho, a pesar del talante más bien tranquilo del motor, la agilidad de su bastidor hace que su conducción sea bastante divertida. En ello colaboran los anchos neumáticos de serie, puesto que con unos 195/45 en llanta de 16″ (205/40 R 17 opcionales) el límite de adherencia en seco es muy alto.

ford-fiesta-1-6-120-cv-sport-atraccion-diversion-12634554861385.jpg

©Cochesafondo

Hay que decir, sin embargo, que la opción que combina el control de estabilidad con el control de tracción y el repartidor electrónico de frenada es del todo recomendable, ya que puede sacarte de un apuro en el caso de que cometas un error de apreciación. Servirá además de necesario complemento para un equipo de frenos un tanto modesto, con discos ventilados de 258 mm de diámetro delante y tambores detrás.

ford-fiesta-1-6-120-cv-sport-atraccion-diversion-12634554881405.jpg

©Cochesafondo

Los valores de Ford a la hora de fabricar coches se ven claramente reflejados en el interior, que cuenta con unos ajustes que van mejorando su remate con cada generación. En este caso, además, también se ha ganado en calidad percibida, ya que en la zona superior del salpicadero se han abandonado los materiales de tacto sólido, que ahora delante ocupan zonas menos visibles. El diseño, igual que ocurre con la carrocería, también ha subido muchos enteros respecto a su predecesor, y cuenta con unas formas mucho más actuales.

La postura de conducción es correcta. Los asientos tienen un mullido cómodo pero firme y el del conductor dispone de suficientes posibilidades de regulación (el

ford-fiesta-1-6-120-cv-sport-atraccion-diversion-12634554881404.jpg

©Cochesafondo

ajuste lumbar es opcional). El volante, además, puede reglarse tanto en sentido vertical como longitudinal. El tacto de los mandos es el esperable en un coche de este segmento, pero hay algunos como los de las intermitencias que podrían mejorarse.

Una de las sorpresas positivas es la de la habitabilidad, especialmente en la cota vertical trasera, que permite a una persona de altura considerable acomodarse en los asientos de atrás sin mayor problema. El maletero, por su parte, cuenta con una capacidad de 295 litros que le coloca entre las mejores de su categoría, por encima de modelos más grandes como el Seat Ibiza (284 litros), siempre y

ford-fiesta-1-6-120-cv-sport-atraccion-diversion-12634554881402.jpg

©Cochesafondo

cuando no solicites la rueda de recambio opcional. En ese caso, pierde 14 litros, con lo que se queda no obstante en unos valores razonables para su tamaño.

Lo que no resulta tan atractiva es la sonoridad del motor. Sin llegar a ser estruendoso, lo cierto es que se deja sentir con claridad en el interior, sobre todo si se conduce al ritmo que solicita para sentirse cómodo.

El equipamiento cuenta de serie con gran parte de los elementos considerados imprescindibles hoy en día. Por ejemplo elevalunas y retrovisores eléctricos, cierre centralizado, asiento del conductor regulable en altura, 4 airbags, pretensores pirotécnicos, aire acondicionado, entre otros.

ford-fiesta-1-6-120-cv-sport-atraccion-diversion-12634554861388.jpg

©Cochesafondo

Si el Fiesta es un automóvil pensado para un público juvenil, que valora la estética, el carácter dinámico y la seguridad, entonces se puede decir que han dado en el clavo. Es un coche que llama la atención y se presta a hacer algunas diabluras, aunque sin demasiadas pretensiones. Una habitabilidad suficiente para cuatro adultos y un nivel de calidad razonable son otras de sus cualidades más a tener en cuenta.

ford-fiesta-1-6-120-cv-sport-atraccion-diversion-12634554871390.jpg

©Cochesafondo

El precio base de esta versión es de 15.590 €, a los que se pueden sumar el sistema de audio con manos libres Bluetooth y control por voz (270 €), el climatizador (250 €), los airbags de cortina (240 €) o el control de estabilidad (450 €). Con ello se completa un panorama que hace del Ford Fiesta 1.6 Sport un producto muy a tener en cuenta en su segmento.

Sé el primero en comentar