Prueba Dacia Duster 1.6 Laureate: señal de rebeldía

Rate this post
dacia-duster-12802180234.jpg
©Cochesafondo

Prueba realizada por Gabriel Esono

Lo que está sucediendo con Dacia es digno de un profundo estudio sociológico. Renault, empresa propietaria de la marca rumana, ha visto como todas sus previsiones se han desbordado tras haber decidido relanzarla creando una gama tecnológicamente sencilla y, por tanto, asequible.

dacia-duster-128021802610.jpg
©Cochesafondo

Inicialmente, la intención fue la de desarrollar un catálogo compuesto por coches de bajo coste, y ofrecerlo a países en vías de desarrollo, como los del este de Europa o Sudamérica, entre otros. El tremendo potencial de esos mercados abría las puertas a un tipo de producto barato pero fiable.

dacia-duster-12802180259.jpg
©Cochesafondo

La sorpresa llegó cuando países como Francia se mostraron muy receptivos a esta nueva presentación de los productos de Renault. Porque, al fin y al cabo, desde el lanzamiento del Dacia Logan, lo que se ha vendido siempre es que los componentes de la marca low costson los mismos que los utilizados antiguamente por los modelos de la Régie. Es decir, tienes un Renault moderno pero más barato. Un coche que hace lo mismo que los demás, pero por menos dinero, según reza la propaganda.

A toro pasado puede sonar obvio, pero el éxito de esta propuesta pilló desprevenida a la marca, que no tenía prevista una producción ajustada a la demanda que luego tuvo. De hecho, al principio, en el país vecino los Dacia Logan de segunda mano llegaron a superar el precio de tarifa de los modelos nuevos, debido a los retrasos en las entregas.

dacia-duster-12802180246.jpg
©Cochesafondo

La consecuencia de estos resultados no se hizo esperar demasiado, y llegó en forma de incremento paulatino de la gama de Dacia. La marca ha entendido que este fenómeno, llamémosle «low costde calidad», tiene mucha más salida y puede abarcar más segmentos de los inicialmente previstos. El Sandero es un claro ejemplo de ello.

dacia-duster-12802180258.jpg
©Cochesafondo

Lo que es ya una completa sorpresa es que se hayan atrevido a entrar en un área en la que, hasta ahora, no se contemplaba la posibilidad de ofrecer vehículos que no fueran prácticos, y punto. Para los que pensaban que el Sandero Stepway era una frivolidad, Dacia les ha preparado el Duster, un coche que combina un claro talante campero enfocado, al menos en mercados como en nuestro, a disfrutar del tiempo libre. Y sin olvidar el que sigue siendo el principal valor de la marca, el precio ajustado en un coche versátil.

La osadía de Renault con este Dacia ha sido tal que resulta complicado encontrarle un rival con el que enfrentarlo. Podríamos hablar del Skoda Yeti, igual de práctico pero más caro. O de los gemelos Fiat Sedici y Suzuki SX4, más cercanos por precio pero más pequeños.

Y si no nos centramos sólo en los turismos, entonces el abanico se abre hasta las versiones más de ocio de los derivados comerciales, muy próximas por planteamiento económico, como son el Peugeot Partner Tepee, el Citroën Berlingo XTR o la Renault Kangoo Combi, con la que el Duster comparte gran cantidad de componentes mecánicos.

Colar aquí al nuevo Mini Countryman puede parecer una broma, teniendo en cuenta el enfoque completamente opuesto de su propuesta, pero como no todo es dinero en esta vida, aquí lo dejo.

dacia-duster-128021850610.jpg
©Cochesafondo

A pesar de ser un coche que marca un punto de inflexión en la historia de Dacia, el Duster no renuncia a los principios que han hecho de la firma rumana lo que es hoy. Basta levantar el capó para ver dónde está el truco: el veterano y amortizado motor K4M de gasolina, con las letras Renault impresas en mayúsculas sobre la tapa de balancines.

dacia-duster-12802182201.jpg
©Cochesafondo

La calificación de veterano tiene dos implicaciones directas. Por un lado, se trata de una mecánica sobradamente preparada, que ya podía verse en el Clio de segunda generación, con lo que la robustez y la fiabilidad deberían ser de plena confianza. Por el otro, precisamente al haber sido desarrollado hace tanto tiempo, el carácter dinámico que se le suponía se ha ido diluyendo para poder hacer frente a unas normas anticontaminación cada vez más exigentes.

dacia-duster-12802185021.jpg
©Cochesafondo

Los 105 CV que emanan de sus 1.598 cc resultan bastante justos para la gran carrocería del Duster, incluso en la versión con sólo tracción delantera. La distribución multiválvula, antaño símbolo de prestaciones alegres, aquí sirve para asegurar una respiración adecuada durante un mayor rango de revoluciones, pero con el consumo como prioridad.

dacia-duster-12802185058.jpg
©Cochesafondo

En este sentido, si bien la marca tiene homologados unos optimistas 7,5 l/100 km, en el mundo real de las carreteras con subidas y bajadas, aceleraciones y retenciones, los consumos no tienen más remedio que dispararse si intentamos seguir un ritmo de marcha que no desentone con el del resto del tráfico. Además, se trata de un coche con gran volumen de carga, así que a poco que queramos aprovecharlo nos veremos obligados a hacer un uso muy intensivo del cambio manual de 5 velocidades.

El tacto de éste recuerda al de hace algunos años, cuando era habitual que la inserción de marchas fuera bastante esponjosa y la precisión era responsabilidad casi exclusiva del conductor. No va mal, y cumple su función sin alardes, que al fin y al cabo es de lo que se trata.

dacia-duster-128021851015.jpg
©Cochesafondo

Algo parecido a lo que he sentido con la caja de cambios es lo que me ha trasladado el comportamiento del Dacia Duster sobre el asfalto. Con la única ayuda del sistema antibloqueo de frenos ABS, uno ha de confiar más de lo habitual hoy en día en sus dotes como conductor. A mí no me parece mal, pero incluso en un coche de bajo coste como éste, debería existir por lo menos la opción del control de estabilidad ESP en todas las versiones, en lugar de limitarlo a las unidades más equipadas y con motor diésel. Luego, que sea el comprador el que decida.

dacia-duster-12802185035.jpg
©Cochesafondo

Dicho esto, lo cierto es que su comportamiento no plantea ningún problema. Es, como cabía esperar, marcadamente subvirador, un fenómeno muy tranquilizador porque resulta muy fácil de controlar.

dacia-duster-128021850813.jpg
©Cochesafondo

Su alta carrocería, toda una ventaja en el campo, también tiene algo que decir al respecto, ya que contribuye a que los límites en la carretera aparezcan en cuanto se pasas un poco de optimista, a pesar de que las suspensiones tienen un punto de rigidez muy de agradecer. La limitada respuesta del motor, además, hace que sea difícil que alguna vez se pierda rueda a la salida de las curvas más lentas.

De todas formas, como no es un coche que invite de ninguna manera a llevar un ritmo alto, casi todo pasa a velocidades en las que sólo deberías asustarte si conduces de manera distraída, o bien si cometes un error tan grande como un Boeing 747.

dacia-duster-12802185022.jpg
©Cochesafondo

Curiosamente, el que la asistencia de la dirección sea como las de antes, hidráulica, sí es un punto agradecido en su comportamiento. Echaba de menos esa sensación de suave dureza que se ha perdido con los servos eléctricos y, en el Duster, ayuda a conocer muy bien qué es lo que sucede bajo las ruedas.

dacia-duster-12802185069.jpg
©Cochesafondo

Los frenos, por su parte, cumplen sin alardes, lo que significa que en conducción normal raro será el que piense que se han quedado justos.

Un último comentario antes de acabar con este apartado. En las últimas semanas han podido verse imágenes de un Duster de tracción delantera llevado bastante más allá del límite de lo razonable. Desde que unos periodistas se hicieran famosos poniendo en aprietos un Mercedes-Benz Clase A con la prueba del alce, cada cierto tiempo aparece algún iluminado que trata de repetir la dudosa hazaña con un coche que no está pensado para tales menesteres.

dacia-duster-12802185023.jpg
©Cochesafondo

Si a un Dacia Logan, que no es un prodigio de agilidad precisamente, le incrementas la altura y el peso, no puedes esperar milagros. El Duster cuenta con el pseudo McPherson delantero del utilitario de tres volúmenes, mientras que detrás se ha elegido una suspensión prácticamente de vehículo comercial para las versiones sin tracción total. Esta concepción resulta idónea tienes intención de cargar mucho el coche, pero no intentes hacer de coche 0 en un tramo de rallies.

En las unidades 4×4, en cambio, el tren multibrazo trasero, más que la propia tracción total, obra un milagro en el comportamiento que cuesta 2.000 €. ¿Crees que merece la pena? Si levantaste la mano con el ESP, también deberías hacerlo ahora.

dacia-duster-12802182238.jpg
©Cochesafondo

Al montar en este Dacia Duster, he recuperado ciertas sensaciones de las que, en realidad, nunca había sido consciente antes. En su interior se respira un ambiente familiar, y no sólo en un sentido literal, sino también en otros más bien nostálgico.

Una vez más, quienes hayan viajado con antiguos Renault quizá lo entiendan mejor. Los sonidos que se oyen (desde el motor a las intermitencias), la grafía de las esferas del cuadro de instrumentos, la forma de los interruptores y de los mandos, el volante… Si no son de la firma gala, desde luego se les parecen muchísimo.

dacia-duster-128021822410.jpg
©Cochesafondo
dacia-duster-12802182239.jpg
©Cochesafondo
dacia-duster-12802182214.jpg
©Cochesafondo
dacia-duster-12802182213.jpg
©Cochesafondo

Una vez contextualizado el coche, estos detalles carecen de toda importancia, porque de lo que se trata es de que cuando presiones un botón del salpicadero, la ventana baje, y si aprietas otro, se cierren todas las puertas.

Lo que no es de coche barato es el espacio en su interior. Si dijera que tiene un buen maletero no estaría haciendo justicia a su inmensa cavidad para guardar objetos. Son 475 litros de bultos los que caben en el maletero, que llegan hasta los 1.636 litros si plegamos los asientos traseros. Ahora bien, si te ronda la idea de usarlo de autocaravana, ya te puedes ir olvidando. La banqueta no acompaña al respaldo (que, eso sí, en la versión Laureate se divide en dos partes asimétricas de serie), con lo que la cueva se convierte en un loft de dos alturas.

dacia-duster-128021822411.jpg
©Cochesafondo
dacia-duster-128021822412.jpg
©Cochesafondo
dacia-duster-128021822513.jpg
©Cochesafondo
dacia-duster-12802182225.jpg
©Cochesafondo

Es el único inconveniente reseñable en un interior que combina un diseño sencillo y moderno, con plásticos de diferentes colores, con unos materiales muy sufridos, especialmente el de los asientos. Son cómodos y, aunque no ofrecen una elevada sujeción lateral, albergan bien a conductores de todas las tallas.

Los pasajeros traseros también se sentirán bien tratados. La cota longitudinal no tiene nada que envidiar a la de una berlina alemana, y las tres plazas te serán útiles aunque tus hijos adolescentes sean aficionados al McDonalds.

dacia-duster-12802180222.jpg
©Cochesafondo

¿Tiene sentido un coche low cost en un segmento pensado para disfrutar en familia del tiempo de ocio? Yo diría que más bien sí. El Dacia Duster es un coche práctico y sencillo, robusto y silvestre, de tecnología «clásica» pero estética moderna y diferenciadora. Y, en el caso de la unidad probada, te da todo esto y algo más a cambio de 13.060 €.

dacia-duster-128021802711.jpg
©Cochesafondo

Las versiones Laureate son las más equipadas, con barras negras para el techo, el aire acondicionado, radio-CD lector de MP3 con mandos en el volante o los faros antiniebla. Si se quiere prescindir de todo esto, el Duster con el motor 1.6 110 CV se puede comprar por 11.900 €, un precio de ganga, aunque a cambio de retroceder tres décadas en cuanto al equipamiento disponible.

Este propulsor de gasolina es una de las pocas aristas en un producto francamente redondo, aunque Dacia lo tiene resuelto con el dCi 110 que, sin ser un cañón, sí da mas juego y permite sacar un mayor partido a su gran carrocería.

dacia-duster-128021850914.jpg
©Cochesafondo

La primera vez que vi el Dacia Duster, su conductor era nada más y nada menos que Alain Prost. El cuatro veces campeón del mundo de Fórmula 1 pasa los ratos libres de invierno compitiendo en el Trofeo Andros, el campeonato de carreras sobre hielo, y fue el encargado de estrenar la versión de competición del nuevo SUV rumano.

dacia-duster-128021850611.jpg
©Cochesafondo

Sé que el motor V6 colocado en posición central y la tracción a las cuatro ruedas sobre un bastidor multitubular no tienen absolutamente nada que ver con el modelo de serie, ni falta que hace.

Sin embargo, si Renault ha decidido que merece la pena desarrollar un coche de carreras para dar a conocer el nuevo modelo de su marca filial, será por algo.

dacia-duster-12802185046.jpg
©Cochesafondo

Conduciendo el Duster uno ve confirmado que, por muchos artilugios que monten los automóviles, y por muy potentes y sofisticados que sean sus motores, para sentirse orgulloso del coche que tienes en el garaje lo único que necesitas es que sus cuatro ruedas y su volante te lleven donde quieras para hacer aquello que más te gusta. En este caso, además, en buena compañía.

Sé el primero en comentar