Contacto Skoda Octavia: un poco más emocional

© Skoda

© Skoda

Prueba realizada por Roger Escriche

© Skoda

© Skoda

Skoda no ha destacado hasta ahora por ser una marca de esas que apuestan decididamente por el diseño, por lo menos tal y como lo entendemos en el sur de Europa. Los modelos de la marca checa siempre nos han parecido buenos ejemplos de habitabilidad inteligente, coches bien rematados, e incluso opciones interesantes de compra. Exteriormente, sin embargo, se han quedado en formas más o menos elegantes y atemporales, pero poco llamativas.

Por eso la tercera generación del Octavia es tan importante para Skoda, que se encontraba con la necesidad de darle a esta funcionalidad un envoltorio más atractivo. Y todo esto se entiende un poco mejor si tienes la oportunidad de asistir a una auténtica clase de diseño durante la presentación nacional de la berlina checa de la mano Joaquín García, un español que trabaja como coordinador de diseño exterior de Skoda en la República Checa.

© Skoda

© Skoda

El Octavia no dejará de ser un vehículo de diseño elegante y de formas sencillas y atemporales”, nos explicó García, “aunque un poco más emocional y atractivo que hasta ahora”. La necesidad surge de los planes de crecimiento de la firma checa, que actualmente ya vende más coches en China que en la propia Alemania.

© Skoda

© Skoda

El Skoda Octavia es sin ningún atisbo de discusión su modelo más importante. No es solo que haya comercializado 3,7 millones de unidades de las dos anteriores generaciones, sino que éstas representan más del 40% de las ventas totales de Skoda. Para el mercado español, la meta es alcanzar una cuota de mercado del 3% en 2018, algo que ya consiguió en 2012 en el conjunto de Europa occidental.

© Skoda

© Skoda

Pero que nadie piense que en Skoda se han vuelto locos y que, a partir de ahora, dejarán de hacer aquello que mejor saben hacer, que son coches decididamente racionales. La plataforma MQB ha permitido que el nuevo Octavia crezca en longitud, distancia entre ejes y, por lo tanto, en habitabilidad.

Este factor permitirá dejar un poco más de espacio respecto al Fabia para acomodar en condiciones el nuevo Skoda Rapid, que atacará más claramente el segmento de los compactos mientras el Octavia se marca como meta el compacto y el de las berlinas medias.

© Skoda

© Skoda

El factor clave en las mejoras que presenta el nuevo Skoda Octavia es la plataforma modular MQB, que como explicó el diseñador Joaquín García “ofrece una flexibilidad enorme a la hora de crear coches”. La principal dificultad en este caso consistía en integrar “semejante volumen de maletero”, en palabras de García, en las proporciones del coche que cuenta con una batalla ampliada en 108 mm hasta los 2,68 metros y 90 mm más de longitud total (4,65 metros). Pero el resultado final, ficha técnica en mano, ha sido satisfactorio.

© Skoda

© Skoda

El nuevo Octavia ha ganado 125 litros de volumen del maletero respecto a su predecesor, y sus 590 litros son ampliables a 1.580 litros con la banqueta trasera abatida. El maletero también incorpora nuevos elementos de sujeción de carga, espacios de fijación, y una moqueta de doble cara para transportar objetos mojados. A pesar de que no es precisamente el punto fuerte de las berlinas de tres cuerpos, el acceso al maletero también ha mejorado ligeramente con una boca de carga de 1,12 metros de longitud.

© Skoda

© Skoda

Un poco más hacia adelante en el sentido de la marcha, en el habitáculo, también hay mejoras destacadas respecto a la segunda generación del Octavia. Joaquín García sacó a relucir en este punto un concepto curioso pero perfectamente comprensible para el gran público, el de los “interiores democráticos” de la marca checa. Es decir, interiores que no solo están pensados para el goce y disfrute del conductor, sino de todos los ocupantes por igual.

© Skoda

© Skoda

La longitud del habitáculo ha crecido en total 33 mm, pero el espacio para las piernas de los ocupantes traseros ha pasado de los ya generosos 47 mm a los 73 mm, unas cifras auténticamente de berlina media, y no de todas. También ha crecido el espacio en altura disponible para los pasajeros y el espacio para los hombros en todas las plazas.

Como es lógico, hay que destacar también mejoras en cuanto al diseño del habitáculo, que ahora integra un mayor número de espacios portaobjetos y una pantalla multifunción opcional de 8 pulgadas. Todavía están por llegar el asiento del acompañante totalmente plegable (mayo) y la banqueta trasera plegable desde el maletero.

© Skoda

© Skoda

La plataforma MQB no solo ha facilitado el crecimiento interior del nuevo Octavia, sino que también tiene su réplica en el apartado dinámico gracias a la rebaja de hasta 102 kg en el peso del conjunto según la versión.

© Skoda

© Skoda

Junto con una importante optimización a nivel aerodinámico, especialmente gracias al diseño del frontal, y la incorporación de la última hornada de motores TDI y TSI del Grupo Volkswagen, el nuevo Octavia ha conseguido reducir las emisiones de CO2 y los consumos en un 17% de media respecto a su predecesor.

© Skoda

© Skoda

Pero todo ello son cuestiones que pasarán bastante inadvertidas en marcha, porque el carácter del nuevo Skoda Octavia no ha dejado de ser el que era. Un gran rodador de carácter afable y refinado, con verdaderas aspiraciones de berlina media.

Como ha pasado con el SEAT León, el Octavia podrá montar dos tipos de eje trasero. Las versiones de gasolina con menos de 140 CV y las diésel de hasta 150 CV cuentan con un nuevo eje trasero de viga de torsión. Las motorizaciones más potentes, así como las versiones con tracción total y gas natural que llegarán más adelante emplearán el eje trasero multibrazo. Delante, todas las versiones incorporan el eje tipo McPherson con un triangulo de nuevo diseño que ha sido revisado para perder 2,8 kg de peso.

© Skoda

© Skoda

El nuevo Octavia tiene en Skoda su propia tarjeta de presentación: Berlina media a precio de compacto. Así que el argumento del precio vuelve a la palestra en un momento de tremenda desaceleración del mercado del automóvil.

© Skoda

© Skoda

Además del precio, lo que corresponde en estos momentos es también reforzar el factor equipamiento, con novedades importantes como los 7 airbags de serie, el sistema de frenada anticolisión múltiple MKB, el detector de fatiga, el asistente de carril, control de crucero adaptativo y la última generación del Park Assist, capaz de aparcar el coche en línea y en batería.

© Skoda

© Skoda

La marca checa también se ha apuntado a la moda de los modos de conducción, que podrán ser Normal, Deportivo, Eco e Individual (es decir, personalizable). Entre las opciones disponibles también se encontrará el asistente de luz inteligente, el reconocimiento de señales de tráfico y el acceso y arranque sin llave, además del techo solar corredizo de cristal tintado (de casi un metro de longitud) capaz de reflejar la mayor parte del calor y dejar pasar la luz.

Todas las motorizaciones incorporan de serie la tecnología Green Tec con sistema Start-Stop de serie, aunque habrá que esperar hasta finales de año para ver la versión GreenLine equipada con el 1.6 TDI de 110 CV para la que se han homologado unos consumos de 3,3 l/100 km y unas emisiones de CO2 de 87 gr/km.

Los precios del nuevo Skoda Octavia arrancan en los 19.700 € para el motor de gasolina 1.2 TSI de 105 CV, aunque el plan de lanzamiento contempla un ahorro de 5.000 € para todas las versiones, que por su nivel de eficiencia pueden optar al Plan PIVE, con financiación de la propia marca.

Skoda OctaviaP.V.P.
1.2 TSI 105 CV Active19.170 €
1.6 TDI 105 CV Active21.250 €
1.2 TSI 105 CV Ambition20.720 €
1.4 TSI 140 CV Ambition22.800 €
1.6 TDI 105 CV Ambition22.800 €
1.6 TDI 105 CV DSG Ambition24.420 €
2.0 TDI 150 CV Ambition24.700 €
2.0 TDI 150 CV DSG Ambition26.320 €
1.8 TSI 180 CV Elegance25.790 €
1.8 TSI 180 CV DSG Elegance27.490 €
1.6 TDI 105 CV Elegance23.800 €
1.6 TDI 105 CV DSG Elegance25.420 €
2.0 TDI 150 CV Elegance25.700 €
2.0 TDI 150 CV DSG Elegance27.320 €

Sé el primero en comentar