«Allí, él no podrá frenar tan tarde…» Sébastien Loeb