Prueba Volkswagen Passat 1.6 TDI 105 Advance: caballo eficiente

4/5 - (1 voto)

©Cochesafondo

Prueba realizada por Gabriel Esono

Volkswagen ha convertido la denominación BlueMotion en una suerte de franquicia sinónimo de eficiencia. Lo que se inició como una serie de variantes concretas para sus gamas de mayor tirada, con el tiempo se ha ido extendiendo a más modelos y versiones, que se distinguen por contar con dispositivos que ahorran combustible y limitan las emisiones.

©Cochesafondo

La nueva generación de la berlina media de Volkswagen no ha sido ajena a esta estrategia, como puede verse en la tapa del maletero de todos los TDI de esta séptima entrega del Passat, ya que cuentan con el logo BlueMotion Technology. De esta manera, cuando te cruces con uno de estos has de saber que monta de serie neumáticos de baja resistencia a la rodadura, sistema Start/Stop y un dispositivo de recuperación de la energía de frenado. Me pregunto qué se inventarán cuando lancen el Volkswagen Passat BlueMotion “puro”.

©Cochesafondo

La gente de Wolfsburg dice que ha rediseñado por completo este coche, de ahí que lo consideren como su séptima generación. Para ser sincero, cuando vi las primeras imágenes me pareció que sí, que habían partido de cero, aunque en cuanto dejas de lado los detalles más evidentes, como el frontal y la trasera, te das cuenta de que los trazos generales de la carrocería permanecen invariados.

©Cochesafondo

Ésta es la estrategia que ha estado llevando a cabo Volkswagen en los últimos años, como ha podido verse en la familia Golf y sus derivados, ya sean familiares (Golf Variant) monovolúmenes (Golf + y Touran), descapotables (EOS) o sedanes (Jetta, aunque con matices).

Con el Passat están demostrando tener la misma confianza en las bondades de su producto, de forma que partiendo de una buena plataforma, han preferido profundizar en otros aspectos.

©Cochesafondo

Algunos dirán que este tipo de ejercicio no deja de ser un mero “restyling” o “facelift”, pero si se hace caso a lo que dicen desde la marca alemana, parece que no se han limitado a maquillar un coche con unos cuantos años en el mercado, sino que han incorporado tantas mejoras en este Passat que se atreven a decir que es mucho mejor que el anterior. Luego veremos hasta qué punto es cierto y suficiente.

Porque frente a esta berlina media hay otras marcas que también presentan modelos que responden a patrones muy similares: desde el nuevo Peugeot 508 y el Citroën C5, ambos disponibles con el sistema microhíbrido del motor 1.6 e-HDi, al Opel Insignia EcoFlex o el Ford Mondeo ECOnetic.

©Cochesafondo

A pesar de que esto del downsizing es casi tan antiguo como el mismo automóvil, en los últimos tiempos hay una marca que ha sabido incorporarlo bastante bien en su mensaje. Volkswagen, con la prolífica gama de motores de inyección directa de gasolina y turbo TSI. Especialmente los 1.4 que añaden un compresor a la ecuación, han dejado claro que se pueden crear propulsores eficientes y, algunos de ellos, muy prestacionales.

©Cochesafondo

Con los diésel la evolución ha sido un poco diferente. Tras los buenos resultados de los 1.9 TDI y aún mejores 2.0 TDI con bomba-inyector, los bloques de 3 cilindros 1.4 TDI eran resultones, pero sólo válidos para plataformas pequeñas.

©Cochesafondo

No fue hasta la llegada del common-rail a las gamas populares del consorcio alemán cuando el Passat anterior pudo contar con una mecánica refinada y frugal a partes iguales. Ahora que Volkswagen ha democratizado de serie los sistemas de ahorro de combustible, no hace falta convertirse en un adalid de la ecología para contar con una berlina con su escudo que se pare en los semáforos.

©Cochesafondo

De esta manera, el motor 1.6 TDI de 105 CV mantiene al Volkswagen Passat como ejemplo de automóvil para todo aquel que quiere tener un coche grande y pasar lo mínimo posible por la gasolinera. La marca declara un consumo medio de 4,2 l/100 km, una mejora de dos décimas respecto al anterior Passat BlueMotion. Nuestras unidad de pruebas, en cambio, necesitó 7,0 l/100 km de media cuando lo tuvimos.

©Cochesafondo

Aunque nuestros recorridos son aleatorios y las cifras con otras pruebas no son realmente comparables, la sensación que nos ha quedado es la de que, a pesar de contar con una caja de cambios de 6 relaciones y ser una o dos decenas de kilos más ligero que su predecesor, para conseguir la cifra de consumos de la que es capaz hay que estar muy pendiente del tipo de conducción que se hace.

©Cochesafondo

Circular lo antes posible en marchas largas, anticiparse a las condiciones del tráfico, punta de gas en velocidades de crucero, aprovechar las inercias y alargar las frenadas… Si no se hace así, también consume relativamente poco, pero las ventajas de llevar un motor ahorrador se diluyen de forma notable.

Y a esto, que en general exige hacerse muy consciente del manejo del cambio y del acelerador, se le añade que los 105 CV de potencia y 250 Nm de par tienen que hacerse cargo de casi 1.500 kg de peso (sin opciones). Es decir, que a poco que el terreno sea irregular, es necesario reducir con frecuencia si se quiere tener un ritmo de marcha decente.

©Cochesafondo

¿Qué se puede hacer con uno de los mejores bastidores de la categoría? Pues, en general, virguerías.

Cuando Volkswagen optó por montar un chasis para montar en el Passat los motores en posición transversal, no se puede decir que diera un paso para atrás necesariamente. Antes al contrario, teniendo en cuenta los estándares del segmento en el que milita, el de las berlinas medias-altas de marca generalista, a esta disposición le bastaba con añadir un McPherson delantero bien concebido y una suspensión trasera multibrazo para asegurar una pisada en condiciones.

©Cochesafondo

En esta ocasión, el esquema delantero, anclado a un subchasis y formado por un doble brazo, cuenta con componentes de aluminio que hacen el conjunto más ligero y rígido. Para el trasero, también se ha aislado el eje de la carrocería mediante un subchasis desacoplado, unido mediante cuatro soportes de caucho metal.

©Cochesafondo

Todo este ejercicio técnico delata de forma bastante clara el talante del Volkswagen Passat sobre el asfalto, que no es otro que el de un coche tremendamente cómodo. Una de las ventajas de este tipo de esquema es que no requiere de suspensiones duras para asegurar un buen guiado de las ruedas, y en este caso han rizado el rizo. Aunque la inclinación de la carrocería es evidente en los apoyos más radicales, ello no va en detrimento del comportamiento, que es muy noble y, sin ser para nada deportivo, sí hace gala de una razonable eficacia.

©Cochesafondo

La valoración que creo que mejor se ajusta al Volkswagen Passat es que es un coche hecho para todos los que viajan en él. Empezando por la plaza del conductor, sigue la tónica habitual en los modelos de Wolfsburg, que se distinguen por una ergonomía muy cuidada, culpable de que al sentarse frente al volante te sientas cómodo casi de inmediato. Lo mismo, lógicamente, se puede aplicar a la plaza del acompañante, que como su gemela presume de un asiento que sujeta algo mejor de lo que sugieren sus formas.

©Cochesafondo

Al mirar por el retrovisor, las caras de los viajeros de los asientos traseros podrán transmitir muchas cosas, pero no estrechez. En este sentido ya su antecesor contaba con un espacio muy destacado en todas las cotas, de modo que el margen de mejora era escaso. Hay que decir, en cualquier caso, que tanto Peugeot con el nuevo 508 como Citroën con el C5 se han puesto muy serios en este sentido, metiendo centímetros por doquier a sus modelos respectivos.

©Cochesafondo

©Cochesafondo

©Cochesafondo

Esto significa que donde antes el Passat tenía una clara ventaja, ahora decidir entre cual de ellos es mejor en este apartado es un asunto más subjetivo y dependiente de los detalles que a uno le llamen más la atención. La calidad de ajustes y materiales, en cualquier caso, es excelente y cuenta con detalles muy de agradecer, como por ejemplo el plegado del respaldo de los asientos traseros desde el maletero. Por cierto, en cuanto a capacidad de carga, sus 565 litros le ganan la partida a los franceses.

©Cochesafondo

Para decir que el Volkswagen Passat es un coche de impecable factura no hace falta dedicarse a esto. Basta con subirte a uno y compararlo con la competencia para darte cuenta de que está bien hecho.

©Cochesafondo

Otra cosa es que no te importe que el motor 1.6 TDI sea algo menos voluntarioso de lo que se espera de un coche de este porte, y que si intentas hacerlo correr se pierda algo de la gracia ahorradora de la que nos ha dado muestras en numerosas ocasiones.

Ahora bien, si tienes claro a lo que juega esta combinación de carrocería grande y motor discreto, entonces sospecho que te puede encantar la comodidad y templanza de su bastidor, además de la calidad percibida en su interior.

©Cochesafondo

Que Volkswagen pida 26.290 € por el Passat 1.6 TDI 105 BlueMotion Technology con acabado Advance es, eso sí, un peaje al que la marca no parece dispuesta a renunciar.

La firma alemana sigue jugando la baza de la sensación de solidez alemana para colocar a su modelo unos 1.000 € por encima de la variante equivalente del buque insignia de Peugeot (y unos 4.000 € más caro que el Citroën C5). Con el climatizador bizona Climatronic, el sensor de lluvia y de luz o el asiento del conductor con ajuste lumbar eléctrico que monta de serie no llega para igualar el equipamiento de sus principales rivales.

Sé el primero en comentar