Prueba SEAT Mii 1.0 60 Syle: ciudades a mí…

Puntúa este post

 

©Cochesafondo

Prueba realizada por Gabriel Esono

Si en lugar de Mii al nuevo benjamín de SEAT lo hubieran llamado Arosa, a nadie le habría tenido que extrañar. Aquel pequeño SEAT de mediados de los ’90 permitió a la firma de Martorell recuperar algunos de sus valores de antaño como fabricante especialista en coches urbanos, abandonados durante tres lustros tras el fin de la producción del lejano SEAT 133 para concentrarse en el desarrollo de modelos más polivalentes y, por tanto, de mayor tirada, en una época en la que los españolitos de a pie ya no nos contentábamos con meros ‘pelotillas’ que fueran capaces de llevar a toda la familia a la playa en las vacaciones de agosto.

©Cochesafondo

Queda claro, pues, que SEAT tiene un rato de historia en esto de hacer automóviles pequeños, aunque ahora la mano de Volkswagen tiene un gran peso a la hora decidir el cómo y el cuándo. Sin ir más lejos, las formas del SEAT Mii delatan una relación muy cercana con el Volkswagen up! (como el Arosa la tenía con el Volkswagen Lupo) y con el Skoda Citigo, con los cuales comparte la gran mayoría de los componentes (plataforma, motores, interiores…).

©Cochesafondo

Es algo muy parecido a lo que les ocurre al Citroën C1, Peugeot 107 y Toyota Aygo, otros tres modelos que obligan a los respectivos departamentos de marketing a escudriñarse los sesos para diferenciar unos productos que, al menos técnicamente, apenas difieren entre sí.

A nivel de imagen, quizá a SEAT le pese el hecho de haber mostrado tanta discontinuidad en su oferta para este segmento, aunque su actual política comercial sigue aupándo a la marca a lo más alto de la mermada lista de ventas de vehículos en nuestro país.

¿Será esto suficiente para ganarle la partida a nombres claramente instaurados como el del Renault Twingo o el Ford Ka?

©Cochesafondo

El SEAT Mii estrena una nueva generación de motores tricilíndricos del Grupo Volkswagen, denominada EA211. Las únicas motorizaciones disponibles serán el gasolina 60 CV que hemos probado, realizado en aluminio y que cubica 999 cc, y una variante de 75 CV, algo más ambiciosa.

©Cochesafondo

No se trata de una estructura extraña para SEAT, que ya monta desde hace tiempo otro 1.2 tricilíndrico de gasolina de potencias similares en el Ibiza. De hecho, hasta la llegada del 1.6 TDI, el motor encargado de defender la bandera de la ecología en la marca era el rumoroso 1.4 TDI de bomba inyector.

En el Mii, sin embargo, a corto plazo no parece probable que monten un bloque diésel, más caro y, en consecuencia, de menor demanda en un segmento donde hay que ajustar muy bien la relación entre costes y precio de venta. En su lugar, han preferido desarrollar este bloque que, en el caso del 60 CV montado en el benjamín de SEAT, declara unas cifras de consumos (4,5 l/100 km) y prestaciones (0 a 100 km/h en 14,4 segundos) sensiblemente mejores que las del 1.2 60 del Ibiza SC (5,5 l/100 km y 15,9 segundos respectivamente).

©Cochesafondo

A decir verdad, después de haber recorrido más de 500 km con él y haber obtenido una media de 5,1 l/100 km, se puede decir que el diésel no le hace ninguna falta, porque este gasolina es un auténtico mechero. Ha conseguido el récord de consumo en las pruebas de Cochesafondo.com, por debajo de destacados ejemplos de sobriedad como el Audi A1 1.6 TDI o el Renault Mégane 1.5 dCi con el cambio EDC.

©Cochesafondo

También es cierto que es el de menor potencia que ha pasado por nuestras manos, si exceptuamos al smart electric drive. Esto implica que aventurarse a salir fuera de la ciudad se convierte precisamente en eso, una aventura. La respuesta del motor es justa, que es lo que uno puede esperar leyendo las cifras del principio de este apartado, pero es que además las relaciones del cambio manual de 5 velocidades son extremadamente largas.

De hecho, la segunda, que en la mayoría de los coches se puede quedar un tanto corta incluso en carretera revirada, en el SEAT Mii es plenamente utilizable, lo cual no deja de ser una ventaja en conducción urbana, ya que ahorra hasta cierto punto hacer uso de la palanca de cambios que, por cierto, en SEAT las hemos probado mucho mejores.

©Cochesafondo

El inconveniente es que cuantas más marchas vas subiendo, más consciente te tienes que hacer de que tendrás que reducir en cuanto el más pequeño desnivel o camión te encuentres en el camino. Al final, no cabe duda que entre las prioridades de SEAT entraba el conseguir que este coche consumiera muy poco y que el motor, en su hábitat natural, fuera cómodo de conducir.

©Cochesafondo

Agilidad sería el término que mejor define el comportamiento del SEAT Mii. Lógicamente, no se trata aquí de juzgar si es capaz de trazar como un Ford Focus RS, sino más bien si se mueve como pez en el agua en los cambios de carril. Pues sí que lo hace.

En este caso no hace falta recurrir al topicazo de que se comporta como si fuera un coche de superior categoría, porque eso sería más un defecto que una virtud.

©Cochesafondo

En el urbanita de la firma de Martorell los movimientos que se hacen con el volante traducen de inmediato en giros muy precisos, bastante más de lo que uno esperaría de un coche de este tipo. Claro que cuando resulta que entre las posibilidades de equipamiento de las versiones Style nos encontramos con la suspensión deportiva del Paquete Sport (800 euros, en los que se incluyen también los cristales oscuros, las llantas de 15 pulgadas, el volante y el pomo del cambio en piel, los faros antiniebla, los espejos retrovisores eléctricos y calefactados y una tapicería específica), la sorpresa deja paso a las ganas de jugar al volanteo ocasional.

©Cochesafondo

Así, tras un breve periodo de adaptación, esa rapidez, apoyada en un balanceo contenido y un apoyo franco a pesar de la corta distancia entre ejes, se convierte una gran aliada, que cuenta además con la inestimable ayuda de una dirección de tacto suave pero que transmite bastante bien lo que sucede bajo las ruedas.

©Cochesafondo

Para acabar de completar el excelente panorama, los frenos de comportan muy correctamente y son fácilmente modulables. Además, aunque ya no sea un mérito especial porque en los coches de nuevo diseño son ya obligatorios, disponer de serie de ABS y el control de estabilidad siempre alerta es un plus de seguridad que se agradece. Por si esto fuera poco, el SEAT Mii se ha destapado con el asistente de frenada en ciudad, un dispositivo que a baja velocidad es capaz de localizar un obstáculo y detener el coche si no reaccionamos a tiempo. Una opción más que interesante por apenas 225 euros.

©Cochesafondo

Cuando se está ante un coche pequeño y que aspira a ser accesible para el gran público, es fácil tender a disculpar determinadas carencias de calidad de acabados y cantidad de equipamiento. ¿Es un defecto que el guarnecido de la puerta sea sólo parcial? Quizá no, siempre que la chapa vista esté pintada del color de la carrocería.

©Cochesafondo

¿Se puede reclamar que los materiales a la vista tengan ese tacto blandito que tanto se identifica con la exquisitez? Pues, por poder, claro que se puede, pero quien tenga esa idea quizá debería plantearse un smart fortwo preparado por Brabus o, ya puestos, un Aston Martin Cygnet, con sus fibras de carbono y sus tapizados en piel.

©Cochesafondo

El interior del SEAT Mii delata que su planteamiento es bastante más modesto que el de estos casi microcoches, aunque a la versión Style tampoco se la puede tildar de espartana precisamente. Es cierto que la abundancia de plásticos duros transmite inicialmente una cierta sensación de automóvil sin pretensiones, pero si antes de entrar le echas un vistazo a la lista de equipamiento, igual te sorprendes menos cuando te encuentras un navegador portátil sobre el salpicadero, con su pantalla táctil de 5 pulgadas, su manos libres Bluetooth (350 euros) y su peculiar integración con sistemas del automóvil, como el ordenador de a bordo, el cuentarrevoluciones o el indicador de temperatura del agua que le falta en el cuadro de mandos.

©Cochesafondo
©Cochesafondo
©Cochesafondo

Tampoco es habitual encontrar en este segmento asientos calefactados (200 euros) o un paquete compuesto control de crucero, ordenador de a bordo y sensor de parking trasero (200 euros).

©Cochesafondo

Todos estos artilugios están muy bien, aunque para muchos bastará con el aire acondicionado (de serie en Style; 700 euros en el Reference), el cierre centralizado o los elevalunas eléctricos. Por cierto, se echa de menos que el conductor no tenga un interruptor para la luna del acompañante. A pesar de que el Mii es un coche pequeño, los ocupantes delanteros están a sus anchas y alargar el brazo hasta el otro lado no es tan sencillo como podría parecer. Por otra parte, los asientos delanteros son cómodos y sujetan bastante bien, pero personalmente habría preferido que los reposacabezas no fueran fijos, o que la regulación del respaldo fuera con una rueda.

Las dos plazas traseras son suficientes para cuerpos menudos o desplazamientos cortos, siempre teniendo en cuenta que aquellos ocupantes de más de 1,75 m tocarán con la cabeza en el techo.

©Cochesafondo
©Cochesafondo
©Cochesafondo

Y en lo que se refiere al maletero, los 3.557 mm de longitud dan para lo que dan, pero los 251 litros que declara la marca con los asientos posteriores en su sitio pueden considerarse muy generosos, con la ventaja añadida de que se han dispuesto dos alturas. Si el fondo se mantiene en la parte alta, además, la superficie de carga con los respaldos de los asientos traseros abatidos es completamente plana, un detalle cada vez más raro de ver.

©Cochesafondo

La ventaja del SEAT Mii es también su gran desventaja. Al estar desarrollado conjuntamente con el Volkswagen up! y el Skoda Citigo, comparte con ellos gran parte de sus argumentos de venta objetivos.

O quizá no tantos, porque ni la marca alemana ni la checa suelen dar el toque dinámico que SEAT acuña en los últimos tiempos a casi todos sus modelos.

Un comportamiento dinámico de referencia en su segmento, junto con un motor que compensa con economía lo que le falta de emoción, ayudan a inclinar la balanza hacia el lado bueno.

©Cochesafondo

A ello hay que sumarle unos equipamientos (opcionales o no) que colocan al Mii por encima de la media del segmento por un precio bastante razonable, que parte de los 8.690 euros del 1.0 60 CV Reference y llega hasta los 10.690 euros del 1.0 75 CV Style, que se quedan en 10.240 CV en este 1.0 60 CV Style.

Sé el primero en comentar